Hoy, 14 de  abril, celebraríamos oficialmente el 85 aniversario de la  proclamación de la República en España, pero no se hará con  fastos  oficiales, se celebrará  en  las calles con la reivindicación de los que  nos sentimos  republicanos y republicanas.

¿Y  por qué? ¿por qué en España algo tan obvio,  tan  democrático como querer  que  el jefe  del Estado sea elegido  por sufragio  universal  parece ser una  utopía,  algo que  ni  se puede  plantear  para la  mayoría  de  nuestros  representantes? La respuesta es estremecedora, no  hay  república en España porque un golpe de Estado fascista en aquel 1936 nos condujo a una  guerra  civil, a una  cruel  represión, a una  dictadura de  40 años y a una  reinstauración, instauración de una nueva  monarquía  le  gustaba  decir al  dictador  Francisco Franco, que  nos  marcó por  su  sanguinaria  voluntad la jefatura  del Estado,  y encima  hereditaria.

Hoy se cubrirían nuestras calles de banderas tricolores, banderas que no  diríamos  republicanas, sino  sencillamente  españolas, y sería  la  bandera  del  pueblo, como  lo es  la  portuguesa,  que también  cambió su  bandera cuando instauraron  la república  en el  país  vecino,  o  como es  la alemana, que también varió a  lo largo de  la  historia. Las banderas son  símbolos y la tricolor  lo es de España de la Repúblca y de la  libertad.

Y  seguimos  viendo  por qué  no  hay  república  en España, y  vemos la traición de  las  llamadas democracias europeas, aparte de la  cobarde no  intervención en la guerra civil. Después se  permitió que un  régimen  filonazi continuara  campando a sus anchas tras la  derrota  del fascismo en la II Guerra Mundial,  cuando  se  tenía  que  haber derrocado al tirano y haber vuelto a la  normalidad  democrática, a la República, pero la sangre de los republicanos españoles que ayudaron a la  libertad de Europa parece  que no bastó para que se prefiriera una dictadura en España por  parte de  los  vencedores de la Guerra Mundial, ay,  la  pérfida  Albión no  fue tan  pérfida para Franco y sí para la  democracia y la república en nuestro país.

Al  final ,  como  dejó escrito el tirano, tuvimos un rey. Tenemos el  raro honor, deshonor  más  bien, de  ser un  país en el que se reinstaura una monarquía  tras  una  dictadura cuando se tuvo una república, y aquí ni referéndum ni nada, simplemente votar una Constitución amañadita para que no se pudiera al menos votar  por  una opción u otra, y a dorar la  píldora al monarca como  artífice de las libertades y la democracia en España, cuando  la  democracia fue usurpada, asesinada y, con ella,  tantos  españoles  y españolas por defender la democracia, la  libertad y  lo que encarna  estas  palabras: República.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Once − Diez =