Me acosté esa noche pensando en el viaje del día siguiente, en las peripecias que seguramente me sucederían en las costas libias. Traté de conciliar el sueño en esas circunstancias. El avión para Barcelona salía a las 8 de la mañana, había que intentar descansar. Colaboro desde hace 25 años como voluntario en labores de salvamente marítimo. Mi primera intervención fue en 2.107 como voluntario de la ONG no gubernamental Proactiva OPEN ARMS sin ánimo de lucro que recibe donaciones de muchas partes del mundo. Único miembro español de la “International Maritime Rescue Federation”, para la preservación de los derechos humanos en el mar. Su lema es mostrar las historias que otros quieren esconder. Afirman que “no dejarán ni una vida más a la deriva”.

Su misión es rescatar del mar – el objetivo es que sean los máximos posibles- a todas aquellas personas que intentan llegar a Europa huyendo de los conflictos bélicos, persecución y extrema pobreza de países como   Nigeria, Somalia, Eritrea, Mali, Niger, Gambia, Chad, Sudán Afganistán o Bangladés entre otros muchos. Todos salen dramáticamente convencidos que Europa es la solución a sus problemas, no les importa arriesgar sus vidas hasta llegar a las costas libias para después atravesar el Mediterráneo, muchos de ellos mueren en la travesía al naufragar, debido a la escasa flotabilidad de sus embarcaciones y a la falta de combustible, otros son capturados en su huida por patrulleras libias a escasas millas de la playa – donde embarcan- y devueltos a las sombras en los campos de refugiados de Trípoli.

Madres solteras, familias, niños que mueren asfixiados por el humo tóxico de los motores de las barcazas, pues solo han tenido dinero para viajar en las zonas más bajas del barco junto a los motores, ancianos, también jóvenes con buena cualificación profesional y estudios.

El viaje de Bilbao a Barcelona se me hizo rápido. Lo suficiente para darle vueltas a la pelota y visualizar la decisión tomada para acometer una misión humanitaria que preveía complicada y difícil. Dos días en la sede central de la ONG PRO ACTIVA OPEN ARMS de Badalona y de seguido a Malta para coger el barco de rescate de la organización OPEN ARMS, un remolcador adquirido a la compañía bilbaína Ibaizabal, donado y perfectamente adaptado para el rescate en situaciones límite, con dos grúas elevadoras en sus costados para subir y bajar, en un abrir y cerrar de ojos, las dos lanchas neumáticas de rescate semi rígidas provistas de dos potentes motores cada una. El barco cuenta con dos mecánicos, tres marineros, el capitán, primer oficial cuatro socorristas, dos patrones para las dos neumáticas rígidas, un médico, enfermero, un jefe de misión y dos marineros-cocineros. Una fuerte inversión que genera costes mensuales muy altos, costeada por cientos de donantes de la ONG en todo el mundo, salvo el trabajo de los propios voluntarios que lo hacen de forma totalmente desinteresada.

Más de 3.000 AHOGADOS en 2017 y 15.000 desde el 2013

Todo comenzó con un amigo mío que tenía contactos con esta ONG. Me sedujo sus primeras observaciones, le pedí me pusiera en contacto con la sede en Badalona y allí estaba. Di vueltas a mis ideas y me dije -con mi experiencia en rescates y salvamento marítimo creo puedo hacerlo-, solo faltaba que me admitieran. Contacté con el coordinador de la organización y con su director Oscar Camps, envié mi currículum. A los dos días tenía la respuesta. Me habían admitido y participaría en una misión humanitaria en el mes de Abril del 2017.

Nos programaron sesiones con psicólogos para entender el verdadero alcance de la misión y prever situaciones de estrés ante lo que íbamos a contemplar y asegurar nuestra estabilidad emocional para intervenciones en circunstancias adversas. Un psicólogo a nuestro servicio, nos explicaba las situaciones límites –muertes y ahogamientos- con las que nos podíamos encontrar. Este procedimiento lo siguen haciendo en la actualidad garantizando el trabajo de los voluntarios.

Cuando en misión de rescate, llegamos a socorrer a una patera que está sobrecargada y con problemas de flotabilidad nada más salir de las costas libias, lo primero que conviene decir es que nos encontramos con personas que no saben nadar, en el momento que se precipitan al agua – casi siempre sucede por la noche- se ahogan inmediatamente a no ser que rápidamente puedan hacerse con un chaleco salvavidas. De ahí lo importante que es proceder al rescate de una patera en el menor tiempo posible. Más que importante es vital y a eso ayuda los potentes motores de nuestras dos semirígidas.

Volamos hacia Malta, base del actual barco OPEN ARMS, dos días haciendo maniobras de rescate y preparándolo todo. No tenía ni tiempo para pensar. Asegurando todos los cabos para no dejar nada al aire. Entrenamos maniobras de aproximación. Yo actuaba de patrón y piloto de una de las lanchas de rescate, me acompañaban dos compañeros socorristas. Equipados con trajes especiales de rescate, chalecos, cascos protectores, equipos de radio, localizadores, bengalas de atención, etc. Éramos una unidad civil con procedimientos muy estudiados similares a los de una unidad militar. Todo está perfectamente sincronizado. Órdenes precisas para un pequeño equipo de tres personas que tiene que actuar en forma muy coordinada.

A principios de septiembre del 2015 el fundador de Proactiva OPEN ARMS, Oscar Camps, experto en salvamento marítimo ve las dramáticas fotos – que dieron la vuelta al mundo- del niño sirio Aylan ahogado en la costa de Turquía, comprobando que no hay ninguna misión de salvamento en el mar.

Hipersensibilizado, funda Proactiva OPEN ARMS y decide trasladarse junto a voluntarios, a la isla de Lesbos en el Mar Egeo (Grecia) para ayudar a rescatarlos. Durante el 2015 más de 800.000 personas provenientes de Siria, Irkak, Afganistan y distintos países africanos, entraron en Europa huyendo de la guerra y la miseria, utilizaron la llamada Ruta de los Balcanes para continuar su tránsito hacia el viejo continente. Fuente propia ONG. Durante el 2015 alrededor de 3.660 refugiados murieron ahogados en el Mar Mediterráneo según ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados). Las cifras en el 2017 son también dramáticas, estas ya en el Mediterráneo Central.

La ruta de los BALCANES se iniciaba en Grecia desde donde los refugiados tomaban embarcaciones hacia Macedonia, para seguir su viaje a Serbia, Croacia y Eslovenia. Hasta llegar a Alemania, Austria o los Países Escandinavos atravesando duros controles fronterizos. La actual crisis de refugiados es la peor desde la segunda guerra mundial. Hungría, Serbia, Austria y Eslovenia decidieron levantar barreras para evitar el flujo de refugiados por sus fronteras. La ruta de los Balcanes occidentales conectaba Grecia con Austria a través de Macedonia, Serbia, Croacia, Eslovenia y Hungría El recorrido comenzó a ser popular en noviembre del 2013. El corredor se cerró en Marzo del 2016 por el acuerdo sobre refugiados entre Turquía y la UE.

De los 636.000 refugiados sirios que hay registrados en Jordania, un país con 8 millones de habitantes, ciento veinte mil han optado por vivir en los campos. Son los que menos recursos tienen y no pueden soñar con pagar a las mafias el dinero que cuesta viajar a Europa según Naciones Unidas. El sueño para los sirios se llama Alemania y sobre todo Canadá. (Oriente Medio, Oriente Roto de Mikel Ayestarán de Ediciones península)

Tras el acuerdo firmado por la UE con Turquía en 20 de marzo del 2.016 – una verdadera barrera para los inmigrantes-, disminuyó drásticamente el flujo de refugiados que salían de Turquía e intentaban cruzar el mar Egeo. A partir de entonces Pro Activa OPEN ARMS pone sus esfuerzos en cubrir también otra ruta migratoria. La denominada del Mediterráneo Central. El acuerdo firmado decía que toda persona que llegara de manera irregular a las islas griegas sería devuelta a Turquía, solicitantes de asilo incluidos. A cambio Turquía recibiría 6 millones de euros para atender a la comunidad de refugiados que acogía el país. Los nacionales turcos podrían viajar a Europa sin visado y cuando disminuyera las llegadas irregulares se activaría un protocolo humanitario “voluntario” para trasladar a personas sirias desde Turquía a otros países europeos. El problema era que los turcos no ofrecían protección real a los refugiados. En junio del 2016 unos nuevos comités decidieron que Turquía sí era segura. Esto compone la causa judicial de NOORI. Kondylia Gogou, investigadora de Amnystia Internacional sobre Grecia.

Proactiva OPEN ARMS comenzó en LESBOS (Grecia) de forma un tanto heroica, pues solo contaban con dos motos de agua y unos localizadores, con muy poco juego. En julio del 2016 el multimillonario Livio Lo Mónaco cedió el velero de lujo ASTRAL para tareas de rescate en el Mediterráneo central.

De Junio a Octubre se rescataron 15.000 refugiados. Muchos de estos eran personas de clase media-alta. Luego por reparaciones necesarias se alquiló el barco GOLFO AZURRO un pesquero de 43 metros de eslora, medicalizado con capacidad para 400 personas equipado con dos lanchas neumáticas para intervenciones rápidas. Se logró salvar a muchas más personas. Finalmente en diciembre del 2016, se adquirió por donación un gran barco, un antiguo remolcador – matrícula con el nombre Bilbao– que se acondicionó para el rescate, equipado con dos grandes neumáticas con buenos motores actualmente en servicio gracias a la ayuda económica de donantes, pues los costes son muy importantes, pero más aún las vidas humanas que llevan salvadas. La conferencia de Viena y la firma del acuerdo entre la UE y Turquía en Marzo del 2016 supuso el final del corredor humanitario hacia los Balcanes. Cientos de familias en ruta hacia Europa Occidental se vieron gravemente afectadas.

La nueva ruta del Mediterráneo central desde las costas de Libia hasta Italia en la nueva salida, es mucho más costosa y peligrosa. En Libia según testimonios reportados por reconocidos medios de comunicación, los inmigrantes se compran y venden por 300 dólares. Hay un grave peligro de muerte. En septiembre del 2017 más de 100.000 personas se habían adentrado en la ruta del Mediterráneo central hasta Italia. ACNUR estima que en 2018 más de 1.3 millones de refugiados necesitan asistencia humanitaria en Libia. Es cerca de las aguas jurisdiccionales de Libia donde se mueven las embarcaciones de OPEN ARMS al auxilio de ellas.

Las dos lanchas rápidas de rescate semirígidas- asociadas al barco OPEN ARMS van equipadas con dos potentes motores cada una. Tienen una capacidad para 20 rescatados, dos tripulantes y un patrón (todos socorristas con experiencia). Se necesitan bastantes viajes al barco nodriza y muchas horas- para finalizar un rescate de entre 100 y 400 personas por patera. Los voluntarios de Proactiva OPEN ARMS rotan en misiones cada 15 días debido al desgaste de cada misión en forma totalmente altruista.

Imagínese la siguiente escena. “Descubrimos una pequeña embarcación, cuando nos fuimos acercando comprobamos era un barco-patera de madera con más de 300 personas hundiéndose. El cuadro era dantesco. Había llamas, pasabas al lado de personas que te miraban aterrorizados, sabían que iban a morir pero habías puesto la atención en cuatro niños que flotaban agarrados a dos chalecos. Primero eran ellos. Fue salvaje lo que tuvimos que movernos para salvar a 250 personas. Desaparecieron 50, algunos abrasados, la mayor parte ahogados. Había una familia entera que fue rescatada, la madre agarraba fuertemente un chaleco salvavidas. No se dio cuenta que había perdido su bebe” Fuente: Open Arms.

RTVE realizó un reportaje de Proactiva OPEN ARMS en el Mediterráneo central, fue en Noviembre del 2017. El médico de las misiones Guillermo Cañardo, dedicado con cuerpo y alma al rescate y al apoyo a las personas rescatadas, con más de 20 años como médico de emergencias dice que “las patrulleras libias que impiden su normal actuación tienen metralletas, nosotros tenemos chalecos”, esa es nuestra arma. Lo que buscan estas personas es lo mismo que deseamos nosotros, todos somos seres humanos, somos personas iguales aquí y en donde sea. Solo que no tienen la fortuna de haber nacido en el Mediterráneo norte sino en el sur.

La ONG Proactiva OPEN ARMS ha rescatado a más de 30.000 personas desde su fundación en el 2015. Fuente propia OPEN ARMS.

En una semana se publicará la segunda parte de este artículo.

 

Nota adicional.- El asesor de este artículo es bilbaíno, joven de 43 años, voluntario veterano en salvamento y socorrismo con la Cruz Roja del Mar en Getxo (Bizkaia) con más de 25 años de experiencia. Voluntario de la ONG Proactiva OPEN ARMS desde 2.016 y participante en misiones de rescate en el Mediterráneo en 2.017 y 2.018. En el presente artículo ha preferido guardar el total anonimato, pues así es el trabajo de todos los voluntarios de OPER ARMS. Mi agradecimiento personal y el de muchos miles de personas a estos héroes anónimos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorAlzheimer y Lucha
Artículo siguienteMujeres haciendo historia, mujeres haciendo justicia
Donostiarra, afincado en Bizkaia Licenciado en Ciencias Económicas Ex dirigente de Xerox España S.A.U Ex profesor de la UPV y de la Escuela Superior de Marketing de la Cámara de Comercio de Bilbao Ex Vicepresidente de la Fundación Aulamar Ex Presidente de la Asociación de Vecinos de San Bartolomé de Leioa (Bizkaia) Ex concejal por el Ayuntamiento de Leioa (Bizkaia) Escritor y analista Social https://felix.lareki.Wordpress.com felix lareki - Pasión por el arte y las personas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − 7 =