Al “habla” un espectador cualquiera de los muchos que seguimos tu trayectoria.

No quiero empezar sin agradecerte el riesgo asumido al dar el salto a la política, a pesar de que me dolió la pérdida de uno de los pocos tertulianos ante el que callaban los demás cuando le tocaba la palabra. Y lo digo porque ese paso, el de aspirar al poder, lo diste a sabiendas de que implicaría una reacción brutal e inmediata en tu contra, que alcanzó casi el esperpento en aquella ocasión en la que Sánchez, otro atrevido, se dio cuenta del error del PSOE cayendo en la trampa del PP contra Podemos y, ante Evole y ante millones, repitió “Podemos, Podemos, Podemos” para demostrar que era capaz de pronunciar esa palabra, en un ejercicio más parecido a una catarsis liberadora que a cualquier otra cosa. El sacrificio asumido por la dedicación a la política tiene mucho mérito en las personas que, como tú, brillan con luz propia, pues no deja de ser una incomodidad tener que someterse a los equilibrios internos y una frustración insoportable que el fracaso propio pueda ser producto del error de un compañero. Que ya es difícil la vida en pareja, con lo que no digamos ser uno más de una multitud, aunque seas el líder indiscutible.

Pero antes de seguir me gustaría saber si compartimos dos o tres ideas.

La primera es que gracias a la Guardia Civil y a otras fuerzas de seguridad, a los funcionarios que denuncian la corrupción, a los inspectores de Hacienda, a fiscales, a jueces y a otros profesionales dedicados a la persecución del delito, cada día miles de personas abren los ojos y se dan cuenta, de repente, de lo mismo que tu y yo sabemos desde siempre: que el PP ha sido, es y no podrá dejar de ser nunca una organización criminal, y que solo el miedo que inspira el poder en España, resultado de muy pocos años de libertad en los últimos dos siglos, es lo que ha permitido la impunidad casi absoluta de los de Rajoy, que son los políticos que mejor recuerdan el autoritarismo franquista.

La segunda es que ni el PSOE ni Ciudadanos ni Podemos son organizaciones criminales.

Y la tercera es que sacar del Gobierno a los miembros de las organizaciones criminales es la tarea principal, de tal manera que ni las especulaciones electoralistas, ni las dinámicas internas ni ningún otro motivo justifican el aplazamiento de esa prioridad.

Tras esta breve retahíla de coincidencias, podemos concluir que a partir del 20D de 2015 cada minuto que esa organización criminal y blindada llamada PP se mantiene en el gobierno nace una nueva duda que interroga a los señores Sánchez, Rivera e Iglesias. Miles de preguntas ya, a las que tampoco en ti he encontrado la respuesta que me convenza.

Ahora recalaré en algunos momentos de los vividos durante estos dos años tan veloces.

En mayo de 2015 puede que, aunque también se te envió, no leyeras, tú tampoco, un trabajo sobre el comportamiento ante las urnas del Senado desde 1977 hasta 2011 titulado “La ruta S para el cambio de modelo”. En esos gráficos y argumentos se demostraban dos cosas: Que a lo largo de la democracia se ha mantenido un rechazo minoritario, pero convencido y específico, hacia la urna del Senado. Y también que la única manera de derrotar al PP en 2015 consistía en unir fuerzas en coaliciones por el cambio para esa urna precisamente. Para conseguir que tal cuestión se os pasara por la cabeza a los líderes hasta se organizó por parte del grupo coyuntural “Sin voz no voto al Senado” una recogida de firmas en Change. Y una vez convocadas las elecciones del 20D también se llevó a cabo una campaña de mensajes a los principales partidos, exceptuando al que en realidad ocultaba una organización criminal, solicitando esa candidatura amplia, decente y eficaz al Senado para evitar que lo ganaran los de Rajoy. Impulsamos tal propuesta porque era público y notorio que bloquearían desde esos escaños cualquier reforma importante. ¿Quién no recuerda lo amenazantes que estuvieron los del PP con su mayoría de senadores tras el 20D? Casi daba vergüenza ajena.

Por supuesto, ni para el 20D de 2015 ni para el 26J de 2016, que eso sí que tuvo “delito”, se planteó lo de una candidatura ganadora al Senado y así estamos ahora. Con el PP contraprogramando desde esa Cámara una comisión de investigación sobre la corrupción en Podemos, PSOE y en cualquier partido que les interese, porque tienen mayoría para imponerla y la TVE para ahogar en ese teatro la del Congreso contra sus corruptelas.

Más adelante, en octubre de 2015, seguro que lo recuerdas, Jordi Evole te invitó a un café con Rivera en Nou Barris. Tú sabrás lo que te pasó, pero noté tanto la indigestión que sufriste que no pude dejar de escribir dos artículos consecutivos con el mismo título, “Puede que Pablo Iglesias haya cumplido su papel 1 y 2”, que se publicaron los días 18 y 25 de octubre de ese año. Perfectamente localizables en Internet, no procede aquí ampliar detalles.

Después vinieron las elecciones del 20D y todo lo que ocurrió, tantas cosas y tan decepcionantes. Ante el desastre que se veía venir, dijeran lo que dijeran unas encuestas que parecieron publicadas para confundirte, y lo consiguieron, no pude evitar escribir el día 1 de junio de 2016 el artículo “Rajoy a Galicia e Iglesias a la ONU”, título suficientemente explícito y contenido también perfectamente localizable.

Desde entonces han pasado muchas cosas y lo cierto es que, a estas alturas, tanto tu autobús como la moción de censura, aunque corre a favor del viento que sopla contra el gobierno y siempre espero alguna sorpresa por tu parte, ha sido derrotada de plano por las primarias del PSOE, habiendo crecido tanto la autoestima entre los doscientos mil socialistas que ahora cada uno de ellos se piensa que vale por tres o cuatro de los de Podemos. Les ha ayudado a ello recordar que su líder, repuesto a base de osadía contra propios y extraños, tuvo la gallardía de renunciar a su escaño, poniéndote a ti el listón muy alto, que da muchas vueltas la vida.

Y ahora las encuestas, quien sabe si esta vez certeras, dicen todas que el PSOE se está despegando de Podemos, mientras su líder, tú, es carne de chistes como el de eldiario.es, que muestra a un Rajoy burlón, es decir, a Rajoy, diciéndote que no van a exhumar los restos de Franco del Valle de los Caídos, pero que lo harán de manera muy antifranquista, para de esa forma reírse de tu ocurrencia a la hora de apoyar a tu alcalde de Cádiz, cuando vas y dices que te parece bien que haya concedido una medalla a una virgen, porque lo ha hecho “de una manera muy laica”.

A estas alturas intuyo, y solo es una pregunta para que la respondas en la intimidad, que los fracasos a la hora de sacar a Rajoy del gobierno han tenido más que ver con el miedo ante la economía y al lío de Catalunya que a las excusas de desacuerdos entre los grupos parlamentarios que estáis obligados a forzar esa renovación política. Porque si lo que en realidad ocultas es que solo quieres gobernar con mayoría absoluta, te diré que eso no cuadra ni con tu propuesta de Sánchez presidente mientras estaba reunido con el Rey tras el 20D, ni con un mínimo de realismo a la hora de especular sobre los resultados electorales en este país.

Para terminar, es necesario tener presente que sacar a Rajoy y los suyos de La Moncloa solo será posible con una moción de censura constructiva que, en mi opinión, solo se conseguirá articular con un compromiso de elecciones anticipadas en breve y que, una vez convocadas, por mucho que la unidad de la izquierda sea en España un tabú desde el 36, volvemos al principio: sin una coalición contra la corrupción o fórmula parecida que agrupe millones de votos contra las candidaturas del PP al Senado, las imprescindibles reformas políticas en España volverán a estar a merced de una organización criminal.

Es verdad que el PP se irá descomponiendo poco a poco, pero eso constituye un grave peligro. Sus líderes, los diputados y senadores “populares” blindados con la legalidad vigente, se convertirán progresivamente en delincuentes autónomos que, mientras duren, venderán sus votos al mayor postor, que también será, siempre, el menos legal de todos.

No sabría decirte cómo puedes conseguirlo, pero creo que solo en tus manos está lo de no seguir siendo, personalmente, un factor de bloqueo para ese acuerdo que permita enviar al PP al mismo lugar donde están enterradas las últimas Cortes franquistas. Ese funeral que tantos millones estamos esperando, aunque del primer asalto no consigamos el cielo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorMatrícula gratis para el que apruebe
Artículo siguiente8 de junio: Día Mundial de los Océanos
Nacido 1951, Madrid. Casado. Dos hijos y dos nietos. Cursando el antiguo Preu, asesinato de Enrique Ruano y la canción de Maria del Mar Bonet. Ciencias Políticas. Cárcel y todo eso, 1970-71. Licenciado en 1973 y de la mili en 1975. Director comercial empresa privada industrial hasta de 1975 a 1979. Traslado a Mallorca. de 1980 a 1996 gerente y finanzas en CC.OO. de Baleares. De 1996 hasta 2016, gerente empresa propia de informática educativa: pipoclub.com Actualmente jubilado pero implicado, escribiendo desde verano de 2015, con unos 170 artículos publicados, sin ningún compromiso, en diversos medios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 + veinte =