Cualquier edad es buena para amar, para trabajar, para compartir, para ayudar.

Nunca para imponer, obligar, o, aislarse del mundanal ruido.

Es importante disfrutar de buena salud y, para ello, es necesario llevar una vida sana,  cumplir unos horarios. Los míos no son los más habituales: duermo poco, me levanto pronto, nunca hice siesta, me acuesto tarde, no miro la TV.

Intento disponer de buenos momentos compartidos para hablar del bien y del mal, de nuestras preocupaciones, de nuestros logros y esperanzas. Participo en charlas y debates.

Es bueno  no subir el tono,  no enfadarse, no  querer imponer razones por buenas y justas que nos parezcan a nosotros. Cada cual tiene las suyas de ahí la necesidad de escuchar,  y, a manera de juego, como solíamos hacer cuando éramos niños negociar un tira y afloja hasta encontrar el punto medio, el justo.  Esforzarse, cueste lo que cueste. Seguro que saber conciliar redundará a beneficio de todos.

Me gusta charlar con los jóvenes, con mis nietos, escuchar sus anhelos, su visión respecto a la vida que les ha tocado en suerte.  Yo, relato la mía, de épocas difíciles de Dictadura, de falta de libertades, de escasez de todo.

Lo que sucede es que antes no teníamos tantas necesidades, no estaba a nuestro alcance lo que ahora está en manos de cualquiera.

Intento, si es preciso, ayudar a  corregir, siempre que me pidan opinión.

Tengo grandes amigos por los que daría la vida, de los que he aprendido mucho.  Lo triste es que, muchos de ellos, mayores que yo, pasaron a mejor vida. Les echo mucho en falta.

Me gusta ayudar a descubrir incógnitas donde las haya. Dos mentes pueden más que una y, a menudo, surgen razones que, al otro, no se le habían ocurrido.

He hablado de intentar llevar una vida sana y, muchos me preguntan ¿qué supone una vida sana?

Considero que, además de organizar los tiempos: dormir lo necesario pero no demasiado,  es imprescindible comer alimentos saludables  -no es preciso que sean ecológicos,  todos deberían reunir estas condiciones-. Me refiero a verduras-hortalizas, legumbres, frutas variadas, huevos, yogures. Reducir el consumo de carne y ampliar el de pescado. Poca leche, pocos embutidos. Sí una copa de vino tinto cuando las comidas, NO, a destajo. Beber mucha agua.

Caminar, hacer algún tipo de gimnasia, yo hago YOGA.

Leer lo que me apetezca, no lo que me viene marcado por nadie, escribir y, largos tiempos para pensar, escuchar el silencio, contemplar el firmamento. La luna me tiene embelesada.

Ah!! Mi pasión es cocinar tanto si me siento feliz como si me siento sola, triste, o con alguna dificultad. Es mi válvula de escape, igual que ir al teatro, al cine, a un concierto, viajar…

Ayer festejamos mi 80 cumpleaños con familia y amigos. Hermoso encuentro, eso sí  supone dar vida a la vida.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 5 =