Vivimos tiempos para mucha gente difíciles que en ocasiones llevan a la desesperación, como 3 millones de niños que pasan hambre física; en invierno desayunan y comen en los colegios que tienen comedor; en verano el problema que tienen es mayor, pues la mayoría de los colegios están de vacaciones. Tan sólo algunos comedores sociales les dan de comer junto a parados y jubilados. La situación social en España es de lamento; organismos europeos e internacionales están dando un toque de atención a los gobiernos para que solucionen los problemas sociales: hambre, paro, jubilados y un largo etc.

Se compra poca fruta, aceite, pan y se compran productos pasados de fecha, caducados y el ex-ministro de Agricultura, Sr. Cañete el candidato a las europeas, se le llenaba la boca diciendo que él se comía los yogures caducados, para hacer propaganda ilícita y que muchos ciudadanos compraran productos caducados o a punto de caducar; el resultado fue proliferación de intoxicaciones. NO SE PUEDE JUGAR O ENGAÑAR CON LA COMIDA, NI CON NADA. Los pobres, los parados, los que están BAJO EL UMBRAL DE LA POBREZA son los que sufren las consecuencias.

Siento vergüenza ajena porque hoy en España hay más pobres, pobres, y los ricos son más ricos, ricos. Por qué ha sucedido esto? Dónde está el dinero de las quiebras bancarias? En qué se ha invertido? Quién o quiénes lo tienen y dónde? Las acciones preferentes, una forma rimbombante de hacer creer al que las compraba que eran personas como su nombre indica importantes y con unos intereses elevados, en qué han quedado? En estafas a personas jubiladas que han creído que sus pocos ahorros de toda la vida les iban a reportar algunos beneficios.

Que vergüenza, colas y manifestaciones con pancartas y cace-roladas en bancos de acciones preferentes de ancianos, los mal llamados “yayo flautas” ¡Que vergüenza, ya habrán podido con ellos!; como los han engañado. Y el dinero dónde está? Al parecer se ha devaluado alrededor del 60-70 % de dichas acciones preferentes. ¡Pobres ancianos, como los han engañado!

Casi 13 millones de españoles viven en riesgo de pobreza, viven en exclusión social, de los que 3 millones tienen pobreza severa. Son uno de cada tres ciudadanos, según Red Europa de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social.  El informe elaborado por la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social muestra enormes diferencias entre las autonomías que pueden alcanzar hasta 25 puntos porcentuales en el índice Arope.

En general, la desigualdad se ajusta al eje norte-sur. En la parte superior de la tabla está Navarra, País Vasco y Aragón, con tasas inferiores al 20% . En la zona inferior se sitúa Canarias, Extremadura, Castilla-La Mancha y Andalucía con valores entre el 35% y el 39%.El extremo lo marca la ciudad autónoma de Ceuta donde prácticamente la mitad de su población (el 47%) se encuentra en situación de riesgo de pobreza o exclusión social. España, el país más desigual de la OCDE después de Chipre.

Según OXFAM INTERMÓN la pobreza y la exclusión en España han aumentado “de manera alarmante” en los últimos años, con 13,4 millones de personas en riesgo de exclusión (el 29,2% de la población española). Nuestro país supera hasta en 14 veces a Grecia, según el informe ‘Una economía al servicio del 1%’ que publica Oxfam Intermón. La distancia entre ricos y pobres ha crecido y el 1% de la población concentró tanta riqueza como el 80% de los más desfavorecidos. “La fortuna de sólo veinte personas en España alcanza un total de 115.100 millones de euros”, explica el informe.

La Corrupción política, en términos generales, es el mal uso del poder público para conseguir una ventaja ilegítima, generalmente de forma secreta y privada. El término opuesto a corrupción política es transparencia. Por esta razón se puede hablar del nivel de corrupción o de transparencia de un Estado.

Sayed y Bruce (1998) definen la corrupción como “el mal uso o el abuso del poder público para beneficio personal y privado”, entendiendo que este fenómeno no se limita a los funcionarios públicos. También se define como el “conjunto de actitudes y actividades mediante las cuales una persona transgrede compromisos adquiridos consigo mismo, utilizando los privilegios otorgados, esos acuerdos tomados, con el objetivo de obtener un beneficio ajeno al bien común”. Por lo general se apunta a los gobernantes o los funcionarios elegidos o nombrados, que se dedican a aprovechar los recursos del Estado para de una u otra forma enriquecerse o beneficiar a parientes o amigos.

La corrupción es un mal endémico del Estado español. Afecta a todos los estamentos y administraciones, central, municipal y autonómica.

El sistema político de la Transición (la justicia es lenta y cara y poco financiada), propicia el incremento por robar dinero y esta corrupción provoca que haya espacios de decisión arbitrarios en manos de altos funcionarios y políticos.

La corrupción también se expande entre algunos empresarios y constructores.

Existen políticos, funcionarios de todas las administraciones, empresarios, constructores en los que la corrupción no les ha afectado y son honrados.

El Estado español no combate la corrupción como es debido. Si los partidos políticos pusieran a disposición de la Fiscalía Anticorrupción  a  presuntos políticos corruptos, la justicia podría juzgar a los imputados y si son culpables, sancionar con penas de cárcel y repatriar el dinero de los paraísos fiscales. Los partidos políticos deben sancionar con expulsión del partido y dimisión del cargo público al instante de cometer el acto punible. El Gobierno no debe indultar a ningún sancionado con o sin cárcel.

El dinero repatriado podría servir para crear puestos de trabajo a los  millones de ciudadanos en exclusión total, a los millones de parados, a los 3 millones de niños que pasan hambre (comen una sola vez al día en el colegio) a los millones de ciudadanos españoles que no tienen calefacción, al 25% que viven en el umbral de la pobreza (12 millones de ciudadanos españoles), que viven y comen de la solidaridad de los bancos de alimentos etc. etc.

No sirve decir “ya no lo voy a hacer más”, “pido perdón” por los casos de corrupción u otras cosas; quienes piden disculpas lo hacen como niños pequeños creyéndose que los españoles somos menores de edad, o tontos o alguna cosa por el estilo, es decir ¡gilipollas!. No sirven estas frases pues les hacen cómplices. Son una estafa a los ciudadanos.

Quienes dirigen los destinos de España ante tales situaciones, si tuvieran un poco de dignidad, presentarían su dimisión ante los numerosos casos que están saliendo, no dos años más tarde. Aunque en este país no dimite nadie.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorDos detalles relevantes en medio de un caos contenido
Artículo siguienteEl término diversidad
Licenciado en Geografía e Historia (Sección Geografía) por la Universidad de Zaragoza. Agregado y Catedrático de Bachillerato. Desde 1982 imparte docencia como Profesor Tutor de Geografía en la Licenciatura y Grado de Historia, y en la Diplomatura de Turismo en el Centro Regional de Cartagena. Profesor Tutor telemático de Geografía en las mismas carreras. Sus líneas de investigación son Climatología, Medio Ambiente y Tercer Mundo. Entre sus libros figuran: "La estadística y las Representaciones gráficas aplicadas a la Geografía", "La Comarca del Campo de Cartagena. Dependencia climática y Biodiversidad. Retos y Realidades", "El Planeta tierra en peligro (Calentamiento Global, Cambio Climático, Soluciones)". Colaborador de revistas científicas de Geografía en Universidades españolas y en el Instituto Geográfico Vasco, en las que constan algunos artículos como: “La región geográfica”; “Las temperaturas del Campo de Cartagena 1940-1980”; “Aspectos de la Degradación del Medio Ambiente: su influencia en el clima”; “Aproximación al estudio de las corrientes oceánicas y su influencia en el clima. El fenómeno de la corriente de El Niño”; “Aproximación al estudio del Subdesarrollo, Globalización, pobreza y hambre en el mundo”; “Consideraciones en torno al impacto medioambiental de las Fuentes de Energía”; “El arte de conocer el tiempo”; “Precipitación, aridez, sequía y desertificación de la Comarca del Campo de Cartagena”. Ponente y coordinador de varios cursos organizados por el Centro Regional de la UNED de Cartagena. Ponente en el II Congreso sobre Etnoarqueología del Agua en el Campo de Cartagena con el artículo “Precipitaciones, sequía y agua del trasvase en el Campo de Cartagena”. Perteneció como miembro electo al Claustro del Centro Regional de la UNED en Cartagena. Dedicado a la docencia y a la investigación geográfica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × tres =