Santiago Abascal con el líder del partido ultra Geert Wilders, en una fotografía de archivo.

Los últimos sondeos sobre las elecciones andaluzas dan a Vox, el partido ultraderechista de Santiago Abascal, entre 2 y 5 escaños. Nunca antes la extrema derecha española había estado tan cerca de tocar poder en las instituciones democráticas. El Partido Popular, y también Ciudadanos, están preocupados por el fulgurante avance de la formación nacionalista, que amenaza con desbancar a los partidos de la derecha tradicional. El pánico en Génova 13 es más que evidente y algunos líderes populares han empezado a sacar trapos sucios contra Abascal y los suyos. En los últimos días Javier Maroto, vicesecretario de Organización del Partido Popular, acusó a Vox de estar recibiendo, “presuntamente”, financiación de partidos de extrema derecha europea partidarios de la independencia de Cataluña. Entre los posibles “mecenas” estarían el Frente Nacional francés; el Partido de la Libertad de Geert Wilders, en Países Bajos; y Alternativa por Alemania de Frauke Petry.

Las explosivas declaraciones de Maroto provocaron la ira inmediata de Abascal, que se sintió herido en su honor y en su orgullo patriótico al ser relacionado con formaciones europeas próximas al independentismo de Carles Puigdemont. Tal fue el enfado de Abascal con el político popular que se enfrascó con él en una discusión pública a través de las redes sociales, en las que le respondió airadamente y tratando de desprestigiarlo.

¿Había dado en la diana el vicesecretario del PP? “Maroto, ¿por qué dices “presuntamente”? Porque sabes que mientes miserablemente y sin escrúpulos, y porque no tienes lo que hay que tener para asumir una querella y sentarte en los tribunales por difamar y por atribuirnos un delito de financiación ilegal. Eres un cobarde”, afirmó el presidente de Vox en su cuenta de Twitter.

Abascal siguió interpelando sin compasión: “Puigdemont dio un golpe de Estado y está en libertad porque el Gobierno que apoyabas, Maroto, no evitó ni lo uno ni lo otro. No tenemos financiación de nadie, más que de los españoles. Eres un mentiroso y solo pretendes hacerte querer por tu peluquero de Bildu”.

La furia de Abascal contra todo aquel que insinúa que Vox recibe fondos de organizaciones ultras europeas se ha desatado en plena campaña de las elecciones andaluzas, incluso contra el diario El Mundo, que el pasado 29 de noviembre publicó un artículo bajo el pseudónimo Tadeu destapando este asunto. La columna, titulada Voxemos, aseguraba: “¿Quién paga los actos de presentación y la campaña andaluza (las encuesta le dan tres escaños) de Vox? Podemos hubo de irrumpir en las europeas para que se le empezase a tomar en serio, y surgieran dudas sobre su financiación, que nunca llegó a aclararse. Vox es un movimiento tan antisistema como Podemos (en Italia podrían gobernar juntos), a pesar del nacionalismo de los unos y el internacionalismo de los otros (…) ¿Quién financia a Vox? Conviene saberlo”.

La reacción de Abascal fue tan dura como su programa político al asegurar que periodistas de El Mundo como Jorge Bustos habían inaugurado un nuevo tipo de periodismo: “la insinuación”. Además, llamó “cobarde” al redactor. “¿Os lo dictan vuestros amos oligarcas?”, preguntó Abascal al reportero, que contestó: “No me obligue usted a contar las súplicas a los medios de los oligarcas para que le saquen”. ¿Quiénes son esos oligarcas de los que habla Bustos? ¿Quién pone el dinero de Vox?

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 + 8 =