La calidad de la universidad pública en España ha sido cuestionada en diversas ocasiones a lo largo del año. La tónica general de los estudiantes sostiene que la forma de enseñar en las universidades españolas debería fomentar más la practica y tender hacia una enseñanza más europeizada. Un mensaje que se desprende de un vídeo publicado en Youtube en julio de este año y que ahora se ha viralizado,

Se trata del discurso de dos graduados en el doble grado de Matemáticas y Física por la Universidad de Sevilla. Un discurso que advierten, “quizá no sea lo que la gente quisiera oír en una circunstancia como esta” puesto que señalan a “algunos profesores” responsables de que este viaje por la universidad “sea alucinante o un purgatorio”.

“Tenemos aquí una generación de gente con una vocación y una tremenda pasión por la física, que es el combustible necesario para hacer del mundo un lugar mejor, y la sensación es que parte de esa pasión ha sido desaprovechada” indica uno de los portavoces.

En varias ocasiones, insisten en que no quieren generalizar ni asumir que todo el personal docente ha generado este descontento pero si que buscan transmitir un mensaje que sirva a nuevos alumnos que deseen apostar por este doble grado.

Un doble grado que “no terminan ni la mitad de los que empezamos” por muchos motivos. En primer lugar, por que “el plan de estudios” al que califican de “bola de hierro atada al tobillo” es un “potaje de asignaturas que requiere mucha revisión”.

“A día de hoy se implantan dobles grados a coste cero, por que pinta muy bien tenerlos pero no hay manera de ofertar asignaturas optativas por que si no, tenemos que estar en dos clases a la vez. En esta línea los laboratorios cada vez se llenan más y hay hasta peleas por ver quién coge el osciloscopio. Cada vez queda más claro que estamos al límite de nuestras capacidades en la facultad” subrayan.

Ambos estudiantes encargados de difundir el mensaje de sus compañeros aseguran salir con un “sentimiento de incapacidad” que se les ha inculcado en una “carrera dónde se extenúa nuestra capacidad física” mientras que “nuestras capacidades intelectuales no han sido sondeadas de la misma manera”.

Por ello, considerando que se trata un “fracaso desde muchos puntos de vista” se dirigen a aquellos profesores que “no se toman la enseñanza tan en serio” para decirles “que de sus enseñanzas, de su entusiasmo a la hora de transmitir, depende, en gran medida que este viaje sea alucinante o un purgatorio”.

Los responsables del discurso lamentan “los años se han sucedido sin revisar con actitud crítica los planes de estudio, y sin comparar con cómo estamos con fuera”. “En la Universidad de Sevilla podemos hacer gala de excentricidades inéditas, una de ellas parte del descontento del alumnado. Hemos visto cosas como se entregan de nota de evaluación continua 24 horas antes de un examen, asignaturas que sobrepasan todo límite humano de horas de dedicación y otras cuya tasa de fracaso supera el 50% y la cosa no cambia”.

Finalmente, ambos reconocen que “también existen en la facultad profesores que aman la enseñanza y que, además saben transmitirlo”. Sin embargo, insisten en que la universidad no debe ser usada como “un mecanismo unilateral de investigación regalando la enseñanza a aspectos secundarios” sino que es “de obligada necesidad encontrar el equilibro necesario entre estos dos aspectos que no tienen por qué ser independientes.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 + dieciseis =