Agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil con la colaboración EUROPOL, han desarticulado una organización en España que llevaba varios años favoreciendo la inmigración irregular de ciudadanos procedentes del Kurdistán iraquí con tránsito en España, desde donde se les introducía en camiones frigoríficos con destino a Reino Unido.

Las investigaciones se iniciaron cuando el pasado mes de febrero de 2017, en un área de servicios de la población de Ferreruela de Huerva (Teruel) seis inmigrantes de nacionalidad iraquí (cuatro de ellos menores) y de la misma familia, son localizados en el interior de un camión frigorífico que transportaba mercancías con destino a Reino Unido. El mismo día se tuvo conocimiento de otro hallazgo de inmigrantes en situación irregular ocurrido en Chiva (Valencia). En este caso, son halladas dos personas de origen iraquí en el interior de un camión frigorífico.

Días más tarde, en marzo de 2017, en un área de servicio de Villafranca del Campo (Teruel) en el interior de un camión frigorífico que se dirigía a Reino Unido se localiza a ocho inmigrantes (cuatro de ellos menores) de nacionalidad iraquí. Fueron las propias personas transportadas en el interior de los remolques frigoríficos, quienes dieron la voz de alerta llamando a emergencias ante el temor a morir de frío.

Por los hechos anteriores y de forma paralela, agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil iniciaron sendas investigaciones para el esclarecimiento de los hechos, lo cual llevó a coincidencias entre ambos cuerpos. Detectadas dichas coincidencias, se creó un equipo conjunto de trabajo, coordinado por el Centro de Inteligencia y contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), con la finalidad de desmantelar la organización criminal asentada en España y sus ramificaciones en otros países. Se valoró también la importancia de incorporar a EUROPOL, para mantener el intercambio permanente de información con otros países de la Unión Europea.

Las investigaciones iniciales se centraron en torno a un individuo iraquí nacionalizado español y residente en Valencia, el cual condujo paulatinamente hasta otros miembros de la red y a los distintos países de la Unión Europea por los que se desplazaban y residían de forma itinerante para dificultar su detección. El mencionado individuo actuaba como líder de la organización supervisando las operaciones de traslado de los inmigrantes por los distintos países europeos por los que transitaban, hasta su destino final.

Para facilitar su movilidad geográfica dentro y fuera del espacio Schengen, los miembros de la organización disponían de residencia legal o incluso la nacionalidad de algún país europeo. Esto además favorecía los contactos entre otros integrantes de la organización asentados en Europa y los inmigrantes procedentes de Oriente Medio.

Así, con la colaboración de agentes de los diferentes países implicados y la participación de EUROPOL, se pudo conocer la estructura de la organización criminal y el modus operandi empleado.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 − 11 =