Los Presupuestos Generales del Estado se presentarán, si no hay nuevo cambio de rumbo, en enero en el Parlamento. Así lo ha confirmado el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Moncloa es partidaria de aguantar las elecciones hasta otoño de 2019

Pese a esta penúltima decisión del líder del Ejecutivo, el Gobierno tiene escasas opciones de que las Cortes aprueben los presupuestos desde que se conoció que los independentistas catalanes no tienen intención de aprobar las cuentas del 2019 debido a los presos del procès.

La complicada aprobación de los Presupuestos —en plena huelga de hambre de los presos independentistas- y con el juicio del ‘procés’ dominando la agenda política— y el calendario que se abre descartan prácticamente elecciones en marzo y apuntan a un superdomingo electoral en mayo, cuando podrían celebrarse, como ya apuntó Diario16, elecciones locales, autonómicas y, probablemente, nacionales.

Sin unas nuevas cuentas, Sánchez viviría como presidente una complicada situación para seguir hasta otoño, pero al menos escenificaría su distancia del independentismo, lo que tranquilizaría a los líderes autonómicos del PSOE, como Susana Díaz, para ir juntos a una jornada electoral sin precedentes.

Apurar legislatura hasta otoño de 2019, un año más, era la mejor opción de Moncloa, pero cada vez son más las voces en el PSOE que consideran que sin presupuestos será muy difícil seguir al frente de un Ejecutivo presidido por quien entendía que Mariano Rajoy no podía seguir un día más en el Gobierno si no conseguía sacar adelante las cuentas en el Parlamento.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorAsí captan futuros ludópatas las casas de apuestas
Artículo siguienteFerraz recula y se alinea con Susana Díaz
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × cuatro =