Gerardo Díaz Ferrán, sin permiso y sin tercer grado

Vigilancia Penitenciaria le niega estos beneficios por “estar pendiente de causas judiciales”

0

Gerardo Díaz Ferrán, el que fuera todopoderoso presidente de la patronal, CEOE, suspira por un permiso mientras “regala” naranjas en el comedor de la prisión de Soto del Real a los reclusos de su entorno personal. El juez de Vigilancia Penitenciaria le denegó este beneficio el pasado 19 de diciembre, y la Junta de Tratamiento del Centro rechazó su reclasificación al tercer grado penitenciario, en régimen de semilibertad. Las razones esgrimidas, que tiene pendientes otras causas y que no ha hecho frente a las responsabilidades civiles derivadas de su condena.

A pesar de ello, Díaz Ferrán tendrá derecho a disfrutar de un permiso en el transcurso de este año al haber pasado al segundo grado que otorga al beneficiario una serie de permisos anuales. Su abogado defensor ha presentado recursos contra las decisiones adoptadas por la Junta de Tratamiento y Vigilancia Penitenciaria por entender que son decisiones “arbitrarias” e inauditas. En una cosa lleva razón el letrado bajo el punto de vista de la lógica judicial: “no se puede calificar de graves los delitos por los que tiene que ser juzgado porque todavía no ha sido condenado por ellos”. Díaz Ferrán acumula penas de cárcel por un total máximo de seis años y seis meses según el cómputo efectuado por los tribunales. Lleva en la cárcel desde finales de 2012. Por lo tanto, ha cumplido cuatro años.

Y en eso se basa su defensor para pedir el tercer grado y los permisos penitenciarios correspondientes. La otra razón esgrimida por el juez de Vigilancia Penitenciaria la rebate el defensor de Díaz Ferrán de la siguiente manera: ha presentado “concurso personal de acreedores” por lo que “es insolvente” y, por lo tanto, no puede hacer frente a las responsabilidades civiles que se le exige. De tal alegación, según fuentes judiciales, pueden existir dudas puesto que existe la sospecha de que Díaz Ferrán puede haber ocultado patrimonio en el extranjero. Durante la instrucción del sumario de Viajes Marsans, el juez de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, le negó la libertad provisional por la alta posibilidad que tenía de fugarse dada la “disponibilidad económica que podría tener en el extranjero”.

Además, Díaz Ferrán ha aparecido en los llamados “papeles de Panamá” y en empresas extranjeras como la que gestionaba un negocio de chocolates junto a la conocida princesa Corinna. Una de las condenas se refiere al delito de alzamiento de bienes y, por si todo esto fuera poco, en escasos meses se dará cuenta de un nuevo fallo de la Audiencia Nacional del caso de las tarjetas black de Cajamadrid en el que también se sienta en el banquillo de los acusados.

No obstante, el abogado insiste en que  “denegar a un penado un permiso cuando reúne los requisitos objetivos necesarios previstos en la ley sin la acreditación de un riesgo serio y fundando que el permiso puede resultar perjudicial, constituye una decisión arbitraria y, por lo tanto, no ajustada a derecho, que debe ser revocada”.

En fuentes judiciales se insiste en la existencia de un riesgo que puede ser perjudicial para la sociedad española. “Es cierto, -señalan esas mismas fuentes-, que Díaz Ferrán no es un caso de corrupción política como los que se está juzgando actualmente. Pero es un personaje de trayectoria pública, con mucha influencia en el mundo económico y que efectuó, en su día, declaraciones controvertidas y contradictoria con su situación personal”. Esas mismas fuentes se refieren a cuando Díaz Ferrán dijo que había que aumentar las horas de trabajo en las empresas y disminuir los salarios para salir de la crisis.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 2 =