DibujoSi alguien hubiera dicho antes de comenzar esta Eurocopa que el Grupo B iba a finalizar con el País de Gales de líder en solitario del mismo hubiéramos pensado que quien hacía tal afirmación era un optimista, un ignorante o un loco. Sin embargo, los galeses lo han hecho ganando dos partidos y perdiendo el otro en el último minuto, con su estrella Gareth Bale como pichichi con tres tantos y un equipo que ha demostrado mucho más de lo esperado.

En el partido contra Rusia vimos a los galeses sabiendo lo que se jugaban y jugando como se esperaba de ellos: rigor táctico y aprovechar la calidad de Bale y Ramsey para hacer valer las ocasiones que se les presentaran. Si, además, delante tuvieron a un rival sin alma que parecía que no se jugaba nada aunque aún tenía opciones de clasificación, el resultado no podía ser otro que el que fue: una exhibición.

La selección más necesitada era Rusia y todos esperábamos que salieran al ataque o, al menos, a dominar en partido mientras Gales se quedaba a verlas venir puesto que un empate les servía para garantizarse prácticamente su clasificación como una de las mejores terceras o segunda si Inglaterra vencía con claridad a Eslovaquia. Sin embargo ocurrió lo contrario. Fueron los galeses los que salieron al ataque y los que tuvieron las mejores ocasiones, sobre todo en las botas de Gareth Bale. Los rusos parecían unos peleles ante el poderío del juego galés. Parecía un equipo de cadetes jugando contra un primera división. Esta intensidad tuvo su premio a los once minutos con el gol de Ramsey, pero la exhibición no había terminado. Nueve minutos más tarde Taylor aprovechaba una gran jugada de Bale para meter el segundo gol. Rusia no reaccionaba y Gales continuaba generando ocasiones.

Lejos de mejorar, la situación empeoró para Rusia en el segundo tiempo por la falta de actitud de sus futbolistas quienes parecían tener la cabeza en el aeropuerto más que en lo que se estaban jugando. Gales se dedicó a controlar el partido y a no pasar dificultades. Ese control estaba destinado a intentar aprovechar alguna oportunidad para aumentar la ventaja, cosa que ocurrió con el gol de Bale.

Gales no es una gran selección, salvo por Ramsey y Bale, pero tienen algo que la hace muy peligrosa: saben a lo que juegan y no van a intentar hacer nada que no sepan ejecutar en el verde. Sea quien sea su rival en octavos de final no lo va tener fácil.

ESTADISTICAS Y ALINEACIONES RUSIA GALES

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − cuatro =