Según el último informe de la OCDE, una de las organizaciones que coordina políticas económicas en al menos 35 estados, en el año 2050 el 40% de la población española superará la barrera de los 65 años. Esto significa que deberá existir más población activa que apoye este sistema de pensiones.

Después de una vida de trabajo, la pensión debería ser un tema incuestionable

Actualmente, con la última reforma del gobierno, la edad de jubilación se ha fijado en 67 años en erl año 2017. Esta es una de las primeras medidas llevadas a cabo para atajar un problema que requiere de un esfuerzo nacional para solucionarse: el hecho de que los españoles, tras una vida de trabajo tengan su pensión asegurada.

La realidad es que los españoles, según el Instituto Nacional de Estadística, tienen una esperanza de vida de 85,4 en el caso de las mujeres y 79,9 en el caso de los hombres. Por otra parte la tasa de natalidad sigue baja, con 1,33 hijo de media. Lo cual deriva en la conclusión de que las pensiones del futuro serán más bajas, a menos que uno de los factores cambie o se llegue a un acuerdo político-económico.

Según la lógica del sistema capitalista dentro de 30 años tendremos que cobrar más para comprar exactamente las mismas cosas, por ello la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) quiere continuar con las reformas en el sistema con el objetivo de acompasar el modelo de gasto con la pervivencia de las pensiones dignas.

Es una de las cuestiones se están debatiendo en la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo, pero sin haber llegado a ninguna conclusión hasta la fecha. Lo último que se ha discutido es cargar el desfase económico a los Presupuestos del Estado en lugar de crear un impuesto específico. Eso, en la práctica, supondría ajustar más el gasto o probablemente elevar ingresos, lo que a su vez podría generar una subida indirecta de otros impuestos.

Todo ello es la consecuencia de las debilidades nuestro sistema de la Seguridad Social que en los últimos años se ha visto cada vez más perjudicado en relación a su sostenibilidad por la baja calidad del empleo, la elevada temporalidad y los salarios reducidos, además del paro y la economía sumergida.

José Carlos Baura, ex Secretario General del Imserso, en nombre de la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España (UDP), opina sobre estas cuestiones.

Para UPD el tema de las pensiones es uno de los temas más preocupantes por dos razones: cómo se enfoca el tema, con lo cual no estamos de acuerdo, creemos que se le tiene que dar propiedad, y en segundo lugar porque entendemos que las pensiones como mínimo, teniendo en cuenta que las nuestras son de las más bajas de Europa, tendrían que seguir revalorizándose por el IPC, como estaba con el pacto de Pacto de Toledo, cosa que se suspendió unilateralmente por parte del gobierno. Otra cosa es que habrá que revisar seguramente el tema de los ingresos, si no son suficientes, porque es verdad que cada vez vivimos más años. Lo que de verdad creo es que nunca puede un gobierno ni un país, como es España, que cree en el estado del bienestar dejar tirados a los pensionistas. Después de una vida de trabajo, la pensión debería ser un tema incuestionable.

En relación a los planes de pensiones privados pienso, y máxime con este estado de precariedad en el cual está la gente que tiene sueldos muy bajos o de miseria en muchos casos, que podrán ser para alguien que lo quiera. El tema de los planes de pensiones tiene que ser un tema absolutamente desconectado de la pensión, esta siempre tiene que estar presente. Tengamos en cuenta también que desde 2012 ya no se revalorizan de acuerdo con la subida del IPC sino que se produce una subida del 0,25, que es como un insulto, están prácticamente congeladas. Se ha perdido poder adquisitivo y cada vez se va a perder más. Pienso que hay que revisarlo inmediatamente, las pensiones tienen que revalorizarse como mínimo con el IPC.

También es cierto que es muy posible que la edad de jubilación sea un tema a revisar progresivamente. A lo mejor hay que trabajar más años, yo a eso no le veo problema, de una manera razonable. Es verdad que los índices de natalidad son bajos y la esperanza de vida cada vez es más alta. En ese caso el coste de las pensiones sube. Así el sistema de reparto que tenemos en la actualidad tiene que ser complementado de manera importante por un sistema vía impuestos, pero sin grabar a las clases medias ni a las clases bajas. Quizá haya que revisarlo en relación a otros ingresos importantes que se producen en la vida económica del país. Es necesaria una revisión muy en profundidad del todo el sistema pero manteniendo lógicamente de una manera sagrada las pensiones como mínimo con la revalorización automática en función de las subidas anuales del IPC.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × cuatro =