La política española se está convirtiendo en un serial de ciencia ficción, que cada día se aleja mucho más de la realidad, y que nos demuestra la poca calidad democrática, la falta de coherencia, y, sobre todo, lo de siempre, todo el mundo mira exclusivamente por sus intereses partidistas.

Han pasado los 100 días de gracia del gobierno de Sánchez, y aunque sigo pensando que es mucho mejor tenerlo de presidente que no a Rajoy, seguimos en la pantalla de los compromisos de galería, sin materializar ninguno todavía.

Se lo dije en su día, y se lo vuelvo a decir nuevamente, como socialista de convicción que soy. Sr. Sánchez tiene usted una oportunidad única para cambiar el rumbo de la historia de este país, y hacer aquello que es urgente y necesario, democratizar el estado. No puedo entender que el PSOE, con lo que ha significado para la proyección social de España, le siga el juego a la derecha rancia y retrograda española, en absurdos temas que los han elevado a cuestiones de estado, como la pugna para demostrar quien dice la verdad en sus currículums, o si exhumamos a Franco o no.

Es triste ver como un presidente de un gobierno debe de publicar su tesis doctoral para demostrar a la ciudadanía que no está plagiada, como las primeras filas de los partidos de la oposición, cambian sus currículums para donde dije digo, digo Diego. Y lo más triste, es que esta guerra absurda sea un tema de Estado, cualquier día saldrá Felipe VI, diciéndonos que en su currículum pone rey de España, y que en realidad no lo es, – bueno esto sí que debería ser una cuestión de estado y sería una gran noticia-, porque querría decir, que la izquierda se ha unido, que el republicanismo se ha alzado y que la República es la que se asienta. Pero creo que, por ahora el currículum más certero de todos, es sin duda, el de su majestad, bueno, aunque debería de actualizarlo, y poner rey de España y no de Cataluña.

En cualquier país normal, donde la democracia funciona, estos episodios de seriales de comedia nunca llegarían a sus parlamentos como cuestiones de estado. Simplemente porque en esos países de democracia consolidada, sus políticos son honestos y jamás se inventarían nada, ni comprarían títulos etc…sino que se dedicarían exclusivamente para aquello que se les ha votado, para solucionar los problemas de sus ciudadanos, para acrecentar los valores democráticos, y hacer de los valores éticos los valores de la verdad. Y, sobre todo, nunca se coartaría el derecho principal de cualquier territorio, que es su derecho a la autodeterminación y a decidir a través de las urnas su futuro.

Pero no estamos en un país normal, estamos en un estado, donde los jueces juzgan preventivamente, donde los jueces legislan y generan nuevos tipos penales, para justificar lo injustificable. Estamos en un país, donde los políticos no resuelven los problemas, sino que los acentúan, y donde no respetan los resultados de las urnas, e incluso se atreven a decir, que poner urnas, y preguntar al pueblo es delito y es ilegal. Estamos en un país, donde te encarcelan por defender los derechos civiles y libertades de la ciudadanía.

Pero que esperábamos!!!! Si para exhumar a Franco, se han necesitado diversos acuerdos del gobierno, porque hay quien dice todavía, que el Valle de los Caídos es un santuario de peregrinación al alzamiento popular del 36.

Y figuraros, en qué país vivimos, que mientras en el Congreso de los Diputados se dedican a estos menesteres, el proceso de diálogo y negociación no se materializa en nada todavía para resolver el conflicto con Cataluña. Mientras se discuten si soy o no doctor en no sé qué… nueve personas honestas, honradas, buena gente, siguen encarceladas preventivamente por no hacer nada, bueno sí, por dejar votar a la gente.

Figuraros en qué país vivimos, que incluso bajo la excusa de la salvación impoluta de la Constitución y la separación de poderes, justifican el no poder ordenar al ministerio fiscal que cambie la tipificación de los delitos contra los presos políticos catalanes, justificando que no pueden interferir en el poder judicial. De risa, porque en España el poder judicial lo eligen los políticos, y aún más importante, el ministerio fiscal es nombrado y obedece a las directrices que le ordena el gobierno. Por tanto, Sr. Sánchez, hacer que el ministerio fiscal cambie la tipificación, incluso que pida ya urgentemente dejar en desuso el encarcelamiento preventivo injustificado, no es entrometerse en los poderes públicos, es todo lo contrario, es cumplir con sus obligaciones constitucionales y democráticas. Y más aún cuando diversas justicias europeas han dicho lo que han dicho. No le pidan peras al olmo.

Ya lo dice su propio ministro de exteriores ahora, que tener presos políticos dificulta la negociación. Actúen porque deben hacerlo, y tienen las potestades para hacerlo. Y, además, la ciudadanía no entendería que un gobierno progresista como el suyo, no sea capaz de hacerlo.

Desentierren de una vez a Franco y mandadlo a galeras, y pónganse a trabajar por lo que es verdaderamente importante. Trabajen valientemente por las libertades y los derechos civiles de la ciudadanía, las libertades no se coartan, sino que se ejercen y se defienden, como ha hecho el Reino Unido en Escocia o el Canadá en el Quebec.

La libertad es el oxígeno del alma, y tal como decía Miguel Hernández, para la libertad sangro, lucho y pervivo. Trabajemos, dialoguemos y negociemos para hacer un referéndum pactado, donde todos los catalanes vengan de donde vengan, hablen lo que hablen, piensen lo que piensen, decidan el futuro de este país. Pero, sobre todo, para que hay un diálogo y una negociación de tú a tú, sin complejos, sin obstáculos, faciliten que esas buenas gentes vuelvan a su casa, porque si no, la prisión de nuestros presos políticos, se convertirá en la prisión de su propio gobierno.

Nosotros no perdemos la esperanza, porque el peor sentimiento y valor del ciudadano, es aquel que tiene la esperanza perdida- decía Lorca-. Y le vuelvo a decir, Sr. Sánchez, de socialista a socialista, que tenemos la esperanza en que Cataluña decidirá su libertad, que los presos políticos volverán a sus casas porque no han hecho nada, y esperanza en que su gobierno socialista se ponga a trabajar para ello.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorAsesinada la golfista española, Celia Barquín, en Estados Unidos
Artículo siguienteAznar ridiculiza al PSOE y se escapa vivo a las preguntas socialistas sobre corrupción
Jurista, licenciado en Derecho y Geografía por la UAB, especialista en derecho administrativo y Seguridad pública. Posgraduado en liderazgo político y políticas sociales, y en medio ambiente. Cursos de doctorado en seguridad pública. Ha sido profesor de derecho de la UAB. Durante años fue concejal socialista de Sant Celoni donde fue teniente alcalde y otras responsabilidades (Seguridad ciudadana, juventud, Servicios generales, Recursos humanos y Economía, y también presidente del Consejo de Pueblo de la Batllòria), fundó las juventudes socialistas del municipio en 2003. Y formó parte de la candidatura de José Montilla por el PSC en las elecciones al Parlamento catalán de 2006. Dejó la militancia en el PSC en el 2014 para votar libremente en la consulta del 9 de noviembre. Actualmente forma parte del movimiento socialista de Avancem y militante d’Esquerra Repúblicana de Catalunya, ha formado parte de la candidatura de ERC al Congreso de los Diputados de 2015 y 2016. Es vicepresidente de Súmate. Nacido en Barcelona, hijo de andaluces y criado entre Cataluña y Granada. Sus valores: Pluralismo y diversidad, es suma de la dignidad.

1 Comentario

  1. Vaya un socialista que le pide a su líder, y actual Presidente del Gobierno gracias a PODEMOS, que sea socialista y progresista. Muy bien, pero date cuenta que esto que le pides es lo que ya hace con creces PODEMOS, ser mucho más progresista que nunca ha sido el PSOE.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × uno =