Agentes de la Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Valencia han detenido a primera hora de este lunes al exvicealcalde de Valencia Alfonso Grau, mano derecha de la ex alcaldesa de Valencia y actual senadora del PP Ritá Barberá. Esta operación policial se incluye dentro de la operación Taula derivada del caso Imelsa, según fuentes de la investigación. Esta detención se enmarca en la pieza relativa al presunto blanqueo de capitales en el grupo municipal del PP del Ayuntamiento de Valencia, con más de medio centenar de investigados entre actuales ediles, exconcejales y asesores populares.

Al mismo tiempo, la Cadena Ser ha informado de una investigación judicial por parte del juzgado número 18 de Valencia que sitúa al ex presidente de la Generalitat Valenciana Francisco Camps como presunto “recaudador” de dinero B para la financiación ilegal del Partido Popular. Camps ha rechazado categóricamente esta información a la propia Ser y anuncia querellarse contra quienes insinúen que ha cometido cualquier ilegalidad.

La operación Taula mantiene 69 imputaciones y ha sacado a la luz la supuesta trama de financiación ilegal del PP valenciano, que según estas investigaciones habría utilizado hasta cinco cajas B para ingresar dinero procedente de ‘mordidas’ ilegales. La investigación judicial considera asimismo que estamos ante una “organización criminal” que tendría al propio Camps como presunto “recaudador” principal de la trama. Las grabaciones al ex gerente de la empresa Imelsa, Marcos Benavent, avalarían estas sospechas. Es la primera vez que la trama apunta directamente al ex presidente valenciano como supuesto cabecilla de la red de financiación ilegal. Hasta ahora eran cargos intermedios los acusados por la justicia, pero también otros dirigentes como el ex presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, actualmente cumpliendo en prisión una pena de cuatros años por delito fiscal, o los exvicepresidentes de la Generalitat Gerardo Camps y Víctor Campos también están en el ojo del huracán judicial.

Respecto a Grau, el exvicealcalde de Valencia está siendo juzgado también estos días por su supuesta implicación en el caso Nóos, hecho que agilizó su marcha del consistorio valenciano hace ahora un año, poco antes de las municipales de mayo.

“Que cada cual aguante su cruz”

Grau quiso distanciarse hace solo unos días de su líder Rita Barberá cuando la justicia empezó a apuntarla directamente por su presunta implicación en la red desmantelada en Valencia. “Que cada cual aguante su cruz”, dijo al poco de ser imputados nueve de los diez concejales que componen el Grupo Popular en el Ayuntamiento de Valencia por un supuesto delito de blanqueo en la Operación Taula.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 − 10 =