El FMI vuelve a examinar a la banca española. El resultado es que las entidades están mejor preparadas y son más resistentes. Aun así, alerta de su excesiva dependencia de la liquidez del BCE, su elevada exposición a la deuda pública y la baja rentabilidad. El riesgo del sistema financiero español persiste.

La retirada de las inyecciones del Eurobanco podría aumentar los costes de financiación de las entidades. Además, advierte de que los bancos necesitan unos 22.000 millones para mejorar la calidad del capital, según el test cerrado a diciembre de 2016 que incluye al Popular.

Ya en octubre, el FMI reclamó una mayor consolidación y diversificación del sistema financiero español, que incluya el cierre de más sucursales, para abordar y superar el actual escenario de baja rentabilidad bancaria y advirtió de que “unas pocas” entidades tendrían problemas de solvencia bajo un escenario económico “muy adverso”. Así se desprende del Programa de Evaluación del Sector Financiero (FSAP, según sus siglas en inglés) del FMI, elaborado cada cinco años por el organismo internacional y cuyas conclusiones preliminares se conocieron el pasado julio. El informe no aborda el conflicto catalán, puesto que se elaboró antes de verano.

La institución que dirige Christine Lagarde sostiene en el documento que, para superar “una rentabilidad estructuralmente débil”, los bancos españoles deberían explorar más oportunidades de consolidación y diversificación. Según el FMI, estas opciones de consolidación podrían incluir cambios en los modelos de negocio, fusiones y una mayor reducción con el cierre de oficinas. En opinión del organismo, el número de oficinas bancarias en España sigue siendo “elevado” en comparación con Europa, a pesar de los cierres efectuados con la crisis.

La institución con sede en Washington cree además que la banca española se beneficiaría de un incremento de sus niveles de capital de máxima calidad, ya que los test de estrés realizados por el FMI en el marco de este programa detectan que “unas pocas” entidades con importancia sistémica en España tendrían problemas de solvencia ante un escenario “muy adverso”.

Esa situación compleja del FMI incluye algunos elementos de la crisis bancaria de 2012 –como una recesión del 1,7% en 2017 y del 2,4% en 2018 y unos niveles de paro muy superiores a los actuales (en torno al 22%), entre otros factores macroeconómicos- con una ralentización del crecimiento en los países donde tienen negocio los bancos españoles.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEl PP culpa ahora a Iberpistas cuando en 2009 pidió la dimisión de la Ministra de Zapatero
Artículo siguienteEl Grupo Zeta cierra interviú y Tiempo
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − nueve =