Los digitales naranjas han sorprendido con unas declaraciones del presidente de Hochtief, Marcelino Fernández Verdes, en las que no se excluyen para licitar en la construcción del muro de la vergüenza. Como es conocido, Donald Trump hizo la promesa electoral de construir un muro entre Estados Unidos y México con el fin de frenar la inmigración ilegal entre ambos países. Además, con un estilo matón y fanfarrón, se atrevió a afirmar que lo acabarían pagando los mexicanos.

El presidente Peña Nieto se rajó un tanto frente a Trump, mientras que Vicente Fox, ex-presidente conservador y miembro de las fuerzas del mal, arremetió contra Trump: “Trump te ganamos la partida maestro. Te la ganamos los mexicanos. Tuviste que recular. Ahora no vas a recibir a Peña. Ya viste que con México no se juega. ¡Chiquitos pero picosos!”. O, recientemente, “Don’t mess around with us Señor Trump, because if you look for it, you’re going to find it” (No se meta con nosotros, porque si lo busca, lo encuentra).

Florentino Pérez y el muro

Fernández Verdes ha manifestado que “en este momento no se sabe lo que tiene previsto el gobierno de Donald Trump […] pero estamos abiertos a todos los contratos en EEUU”. Demuestran los empresarios que el dinero no tiene moral una vez más. Si se puede obtener dinero, en la rama estadounidense de la empresa constructora, allí que van. La empresa alemana está participada mayoritariamente por la española ACS de Florentino Pérez. Es una más del enorme entramado de más de 130 empresas que pertenecen al grupo controlado por Pérez, los “Albertos” y la familia March. De hecho el presidente de la misma es persona de absoluta confianza de Pérez.

Al igual que sucede en España, donde las empresas de Pérez pelean por cualquier contrato por pequeño que sea, la empresa alemana pretende licitar en EEUU. Pero estas pretensiones pueden chocar con el dinero disponible por el propio Trump. En su discurso ante la Cámara de Representantes insistía en el tema del Muro, pero según parece Trump sólo dispone de 20 millones de dólares, de los 20.000 que necesitaría, para construir el muro según El País. Malos tiempos para la lírica.

Trump sólo dispone de 20 millones de dólares, de los 20.000 que necesitaría, para construir el muro

Una forma de elusión de impuestos

La estructura empresarial de ACS en Estados Unidos le permitiría a “tito Floren” obtener no sólo beneficios con la construcción, sino que mediante alguna UTE (fórmula sumamente utilizada por sus empresa) podría eludir impuestos en EEUU, Alemania y España. Ya utiliza sociedades pantalla para eludir impuestos en España como ha demostrado Rubén Juste de Ancos. Todo un entramado off-shore para no pagar impuestos aunque a los españoles les cuesten sus fracasos 2.600 millones.

Hochtief podría hacer una UTE con EE Cruz (empresa filial) para eludir esos impuestos. Aunque es curioso que una empresa de origen hispano acabe haciendo un muro contra otros hispanos. Si no puede utilizar a otras empresas del grupo como John Picone, Schiavone Construction o Pulice Construction. O hacer una UTE con todas ellas. De igual forma, una idea de negocio sería, construir el muro para Trump y ofrecerle a Peña Nieto que John Picone hiciese gala de su especialidad y construyese a la par un túnel. Quienes más sufrirían con este muro serían los directivos de Pulice que ya no podrían ir a Tijuana con tanta frecuencia.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince + veinte =