Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Fisioterapia, que se conmemora este sábado 8 de septiembre el Sindicato de Enfermería SATSE Madrid ha lanzado una campaña de información y sensibilización con el objetivo de “poner en valor la imprescindible labor de estos profesionales”. Una labor que está sufriendo las consecuencias de la precariedad básicamente, por el escaso número de profesionales que desempeñan su labor en la Sanidad Pública.

Actualmente, hay un fisioterapeuta por cada 8.000 madrileños, cifra que se dispara en los centros de salud donde hay uno por cada 34.000 usuarios. Son por tanto una profesión en peligro de extinción que presenta números desesperanzadores: “se ha pasado de 893 fisioterapeutas que había en la plantilla del SERMAS (Servicio Madrileño de Salud) en mayo de 2015 a 824 en los últimos datos facilitados”.

La fisioterapeuta madrileña, Isabel Moreno, ha confirmado a Diario 16 la situación que vienen denunciando desde SATSE: “somos muy pocos fisioterapeutas en la sanidad pública de la comunidad de Madrid, a pesar, de que los pacientes nos demandan mucho”.

El problema viene agravado por una exagerada reducción en el número de plazas. “Hay muy pocas plazas por oposición y no existe ningún plazo mínimo” establecido entre convocatorias, comenta Isabel Moreno que especifica que hubo una convocatoria en 2001 “básicamente para interinos porque puntuaba mucho el tiempo trabajado, luego hubo otra en 2006 y ya no hubo nada hasta la convocatoria de 2014 y la de 2016”.

Desde que Irene se apuntara a la primera convocatoria del 2001 ha pasado mucho tiempo. Ésta primera convocatoria valoraba principalmente el tiempo trabajado así que “a pesar de tener una muy buena nota de examen nos vimos muy mal por no tener puntuación suficiente en tiempo trabajado”. Las últimas dos convocatorias, la de 2014 y 2016, “las sacaron básicamente para gente joven” ya que puntuaba principalmente la nota de examen.

“Ahora, las personas que tenemos entre 30 y 45 años no tenemos esa facilidad ni suficiente tiempo como para sacar el examen y optar a la plaza pública”. Esta inestabilidad de convocatorias provoca la desesperación entre los profesionales y, es que, no es entendible que no haya un tiempo estipulado entre las oposiciones.

Para Irene, una posible solución sería “sacar las oposiciones cada cierto tiempo, en mi opinión deberían de ser anuales y a ser posible en junio, que siempre nos ponen los exámenes después del verano. Cómo se hacen las de profesores por ejemplo” añade.

A esta carencia de plantillas, que obliga a la mayoría de graduados a orientarse profesionalmente por el ámbito privado, hay que añadir los numerosos problemas que origina el intrusismo profesional, muy elevado, ya que muchos madrileños desconocen cuáles son las funciones y los cuidados que ofrecen estos profesionales de la salud.

En este sentido, Irene aclara a este medio que “últimamente y como muy recurrente sufrimos intrusismo de los profesores de educación física, que ellos pueden prevenir, por que tienen conocimiento de las lesiones que se producen en cada deporte pero curar las lesiones no por que los sanitarios somos nosotros” puntualiza.

“No puede ser- afirman desde SATSE– que en Atención Primaria haya sólo un fisioterapeuta para 34.000 madrileños y que su labor se limite a la recuperación de lesiones cuando debería ser básicamente preventiva. Eso se consigue, afirman, con convocatorias periódicas de ofertas públicas de empleo que sirvan para incrementar las exiguas plantillas de fisioterapeutas del SERMAS”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno + 16 =