Como si de Navidad se tratara, todos los partidos se plantean la visita al rey Felipe VI como si fueran a entregar su carta a los Reyes Magos. Mariano Rajoy le pedirá que Rivera vote sí. De esta manera con algún amor prohibido catalanista y/o vasquista más los canarios lograría la investidura.

El PNV está por la labor. Con el crecimiento de Podemos, la única manera de garantizar la lehendakaritza es un acuerdo con los populares. Pero también escriben su carta a los Reyes. O al Olentzero, como prefieran: competencias penitenciarias para acercar presos de ETA al País Vasco. Aunque no estén arrepentidos…

Los ‘convergentes’, con el rabo entre las piernas aceptan pulpo como animal de compañía. Madrid les ofrece 1.600 millones de deuda bancaria y otros 685 de deuda extra. Además, les conviene replegar velas secesionistas. Eso sí, ‘por lo bajini’, como si fuera un amor prohibido.

Desde Moncloa niegan el romance para tratar de evitar el rechazo naranja. Vano intento. El amor no se puede ocultar. Ni en votación secreta.

Albert Rivera por su parte, le pedirá al Rey que el PSOE se moje con la abstención. No quiere ser el único que pague el peaje de ‘desfacer el entuerto’. Y desde luego, no está dispuesto a apoyar a Rajoy si va de la mano de sus grandes adversarios: los nacionalistas. Sería un abrazo del oso que le haría desaparecer.

Mientras, La Caixa, Iberdrola, Sabadell presionan. Está por ver hasta qué punto quien paga manda. De momento El Economista afirma que PP y Ciudadanos ya han pactado lo importante, lo de comer: el techo de gasto.

Pedro Sánchez también tiene su carta a los Reyes Magos. Se la entregará a Felipe VI y se acostará confiado… Aspira a que el PP sume apoyos entre “la derecha”. A saber: Ciudadanos y nacionalistas vascos y catalanes.

Por último, Pablo Iglesias, republicano de pro, también se siente súbdito de sus Majestades de Oriente. Dice que juega a la porra de la abstención del PSOE en el último minuto. Pero su objetivo es desgastar al PSOE en esa estrategia tan bolivariana de campaña permanente.

Desde Moncloa también tienen su porra. Y no es halagüeña. Creen que la investidura de Rajoy fracasará y que Pedro Sánchez intentará el Frente Popular con Ciudadanos en septiembre-octubre. Lo hará contra sus mayores que este jueves reclamaban una abstención y una oposición sensata. Es -quizás- su única manera de no ser enterrado vivo. Ya se maneja un posible sustituto: un joven colaborador de Felipe González castellano-manchego.

Como soplar y sorber no puede ser, está por ver por dónde se rompe la carta. Creo que lo más probable es que se rompa por Ciudadanos. Apoyar a Rajoy con nacionalistas es malo. Pero apoyar al PSOE con nacionalistas y Podemos es peor. Veremos.

 


El anzuelo del pescador

  • Más puertas giratorias. El ex director de la Oficina Antifraude de Cataluña, De Alfonso, regresa a su puesto en la Audiencia de Barcelona. Como si no pasará nada. Sin solución de continuidad. ¿Cuándo se pondrá freno a estas puertas giratorias gobierno-judicatura?
  • Se acabó el negocio educativo. Sindicatos y patronal vivían –y muy bien- del negocio educativo, ese al que se destina el 0,7% de las cotizaciones sociales. Mucho dinero. Ahora el Servicio Público de Empleo aparta a sindicatos y patronal. ¡Ya era hora! Y con el gobierno en funciones…
  • Turquía prohibió salir a los profesores. También a los extranjeros. Incluso obligó a los que estaban fuera a volver… Gran revuelo en las cancillerías europeas. Afortunadamente ha reculado y ya sólo ‘secuestra’ a los profesores nacionales.
¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × uno =