Pedro Sánchez ha demostrado su buena sintonía con la militancia en un acto este sábado en la Cúpula del Milenio de Valladolid. Más de 1.700 personas venidas de todas partes de España llenaron este recinto. Sánchez quiso remarcar su proyecto como una fuerza autónoma dónde “no va a haber votos socialistas para políticas de derechas” pidiendo no apoyar los presupuestos del Estado y acusando al PP de confundir “gobernar con chantajear”. Sánchez quiso polarizar con Susana Díaz obviando a Patxi Lopez, argumentando que “candidaturas hay muchas pero solo hay dos modelos de partido”.

La militancia estaba en un día festivo por el encuentro pero llevaba meses de cabreo. Esto se mostraba en que cada referencia a luchar contra haber dejado gobernar al a derecha salía con rabia de sus gargantas el lema del “no es no”, que llegaba a alcanzar niveles de intensidad bastante altos. Por eso encajaban con los lemas de Pedro Sánchez que pedía definir al PSOE como una “gran fuerza de cambio” pero desde la izquierda, palabra muy repetida durante el transcurso del mitin junto con ilusión después de estos meses. Para poder cambiar las políticas, el candidato quiso reivindicar un PSOE “ganador”, pero no unido a una candidatura única, sino “unido a sus militantes”, que deben decidir el futuro del partido frente a “la vieja usanza” de hacerlo todo por arriba.

El día anterior en su twitter había anunciado que en Valladolid, quizás en respuesta al encuentro con alcaldes de Susana Díaz, haría una propuesta de municipalismo. Esta propuesta consiste en que si sale elegido Secretario General creará un consejo de alcaldes a nivel federal.

Pedro Sánchez ha criticado las políticas realizadas por la gestora, a los que les acusó de ser “subalternos del PP”. Por haber retrasado el Congreso que decidiría el nuevo líder del partido, Sánchez quiso remarcar que “un PSOE sin líder no beneficia al PSOE ni a sus votantes”. El exsecretario general quiso remarcar su labor al frente del partido, explicando sus tareas para ser más transparentes y participativos, para lo que veía necesario seguir el legado del Pablo Iglesias fundador del PSOE y recuperar la consulta a los militantes para los acuerdos postelectorales.

Pedro Sánchez estuvo acompañado por diversos cargos afines como la eurodiputada Iratxe García, que pidió un “futuro de izquierdas”, la diputada Adriana Lastra y el líder del PSOE en Valencia José Luis Ávalos, que no tomaron la palabra. Muy comentada y agradecida entre los militantes fue la presencia de Luis Tudanca, Secretario General en Castilla y León, que se volvía a reencontrar con el líder defenestrado. El otro protagonista del mitin fue Óscar Puente, alcalde de Valladolid. Ante sus simpatizantes reiteró su apoyo a Pedro Sánchez como valor de estabilidad y liderazgo al frente del partido. Puente quiso reivindicar la política de izquierdas como la hecha en su Ayuntamiento, dónde se lucha “por las necesidades de la gente” por encima de “los egos y la táctica partidista”, en referencia al no dé Podemos en la fallida investidura de Pedro Sánchez.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. ¡¡Animo Pedro!!
    ¡Limpia las cuadras, aunque para ello tengas que desviar el Guadalquivir!
    Somos muchos los que estamos contigo
    ¡¡NO ES NO!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × tres =