Chascarrillos

 

Es una mañana suave. El rocío ha humedecido las calles y el viento del norte acuchilla viandantes. No parece un día del mes de julio. Aunque los nativos más mayores, han llegado a ver nieve cuajada más allá del cuarenta de mayo, o incuso en los primeros días del mes de julio. Ahora ya no es para tanto. Hace muchos años que no nieva ni en Enero y que el calor, en el verano, cada vez es más habitual y duradero. El norte se retira cada año con más asiduidad y en espacios más duraderos.

Este día, sin embargo, a la sombra no se puede estar ni con chaqueta, y al sol, apenas se aguanta al abrigaño. El claxon del camión supermercado ya hace rato que ha surgido en la lejanía. Es la señal. Las vecinas, ya mayores, salen a la calle y esperan su llegada. La ciudad no está lejos pero ellas ya no tienen la fuerza de antaño cuando cogían el coche de línea a las diez de la mañana, se presentaban en la capital en media hora, compraban en el mercado y volvían a la una con las bolsas cargadas. Los seiscientos metros que separan la localidad de la carretera nacional, a su edad, les resultan imposibles de andar llenas de bultos. Ahora además, casi todo el mundo tiene coche particular y los jóvenes no utilizan el autobús, con lo que ya no hay ni ayuda.

Arrecidas de frío las cuatro abuelas departen de sus cosas en la esquina, al sol y al refugio del cierzo, esperando que el camión que trae la fruta, la leche, el Cola Cao, el jabón para la lavadora, la sal, el azúcar y casi cualquier otra cosa que necesiten, pare en la puerta de la señora Antonia.

  • ¿Os habéis enterado que la Jacinta está en estado?
  • ¿Si?
  • Por lo visto, me ha dicho mi Susana, que de cuatro meses.
  • ¡Menudo disgusto que se habrá llevado Matilde!
  • Ya ves. La pobre. Ella que siempre ha sido de misa y rosario y va la hija y ni se le casa ni na. Y se va a vivir con el pelanas ese. Y ahora claro. Pues si viven juntos, dormirán juntos, digo yo. Y claro. No van a dormir solo.
  • ¡Ay! Pobre Matilde. Es que estos críos ya no respetan nada.

El ruido de un coche, interrumpe la conversación. Pero no es el camión del supermercado. Es Teodosio, el novio de la hija de Sagrario, una de las abuelas tertulianas que están refugiadas del aquilón en la esquina. Le han visto salir de casa de su suegra hace un rato.

Teodosio no es del pueblo y por la hora, debe de haber pasado allí la noche, aunque es posible también que haya llegado de mañana.

Las tres abuelas se vuelven para seguir charlando de sus cosas. Sagrario cree, sin embargo, que las demás están pensando en su hija.

  • Es que, anoche se hizo tarde y como es de fuera,…
  • Ya, ya,… -responde Leo, una de las tertulianas.
  • ¿No penséis mal, eh?
  • No pensamos nada Sagrario.
  • Ya se que sólo tenemos dos habitaciones en la casa…
  • Que no tienes que darnos explicaciones, Sagrario, que ahora es lo normal.
  • Bueno dormir juntos, si que duermen en la misma cama,…
  • Sagrario, de verdad, …
  • Pero es que no hacen nada. Sólo duermen, eh!!!!

 

Piiiiiiiiiiiiiiii, el camión con las viandas acaba de llegar e interrumpe las explicaciones no pedidas que Sagrario estaba intentando dar.

  • Buenos días señoras.
  • Buenos días Serapio.
  • A ver, ¿quién es la primera y que le pongo?

 


Excusatio non petita…

Excusatio non petita, accusatio manifesta” es una locución latina que utilizamos cuando alguien se empeña en dar explicaciones sobre algo, explicaciones que nadie ha pedido y que, justamente por su insistencia en darlas, acaban acusándole de aquello que se empeña en desmentir.

Últimamente, vengo observando que los paniaguados de la prensa servil, insisten mucho en que, en este país, hay una separación efectiva de poderes. Esta es una explicación que acompañan, a los titulares que insertan en los “avances” de los noticiarios o que se empeñan en tratar en tertulias y programas de radio, con la excusa de comentar artículos de algunos de sus más ilustres propagadores del pensamiento único.

La separación de poderes es un concepto importante porque es una premisa “sine qua non”. Sin separación de poderes, no es posible la democracia. Todas las dictaduras se caracterizan porque el Poder Judicial está sometido al criterio del Gobierno. La justicia no existe si quién debe administrarla no es objetivo e independiente.

No quiero hablar del monotema. Pero es evidente que todo este procedimiento que se está llevando a cabo al rededor del #1O, es un procedimiento que está levantando ampollas en jueces, constitucionalistas, periodistas y personas comprometidas con la democracia y la libertad, por la multitud de irregularidades cometidas. Desde la incompetencia de una magistrada de la Audiencia Nacional para juzgar delitos de rebelión, hasta que el propio delito haya existido ya que es condición indispensable y necesaria que, en caso de levantamiento, haya violencia. Todo es tan absolutamente irregular se ha iniciado una petición en Change.org para que el Tribunal Supremo y/o el CGPJ inhabiliten a la jueza Lamela. “Jueces para la Democracia”, La Jueza Victoria Rosell, Elisa Beni, Beatriz Talegón, el catedrático de Derecho Penal Joan Queralt o el constitucionalista Pérez Royo, se han pronunciado sobre la falta de competencias de la Audiencia Nacional o sobre la “ilegalidad” de los plazos y la negación de las garantías de defensa. Ni siquiera se han respetado las 24 horas mínimas exigidas desde la recepción de la Notificación hasta la presentación de la defensa en el juzgado. El ex-juez Elpidio Silva, va más allá indicando que ni siquiera Rajoy tiene competencias para destituir al Gobern y por tanto para disolver el Parlamet y convocar elecciones autonómicas. (Curiosamente el artículo 472.6 del Código Penal, castiga como delito de Rebelión, la sustitución de un Gobierno Autonómico y la disolución de un Parlamento, por lo que de ser cierto lo que establece Elpidio Silva, y el artículo 155 de la Constitución, no establece que se pueda hacer lo que ha hecho Rajoy, quién habría cometido el delito de Rebelión, sería el propio presidente del Gobierno).

Debo insistir en una idea ya expuesta en otros artículos. El asalto al Poder Judicial llevado a cabo por el partido de la corrupción. Desde que se negaran a renovar los cargos del Consejo General del Poder Judicial allá por el 2007 (hasta que obtuvo mayoría en las elecciones), hasta la reforma del Consejo General del Poder Judicial a su medida (una reforma con toda la Cámara de entonces, que no fuera el propio PP, en contra, que se consumó y que ahí ha quedado). Este asalto permite lo que ahora estamos sufriendo: ataques a la libertad de expresión (y hasta de enseñanza), asunción de competencias que no corresponden y hasta la interpretación del 155. Una interpretación que, de haber tenido una separación de poderes efectiva, dudo mucho que Rajoy hubiera podido haber asaltado el Gobierno de Catalunya y la disolución de su Palament.

De ahí, la insistencia de los paniaguados medios de incomunicación, adoctrinamiento y transmisión del pensamiento único en la idea de que todo lo que se hace es legal, de que España es una democracia plena y de que la separación de poderes es más que efectiva. Sin embargo, según The World Economic Forum, España ocupa el puesto 58 en el ránking de la Independencia Judicial. Un puesto más propio de las repúblicas “bananeras” que de una democracia occidental.

Por eso debo insistir en la necesidad de que el Partido Popular sea declarado Ilegal conforme al artículo 10 a) de la Ley de Partidos, por cargos establecidos en el artículo 515 del Código Penal. Podemos debería dejar esa estrategia ridícula de intentar alagar el pensamiento nacionalista español, porque esos, jamás nos van a votar y centrarse en aquellos que, desde el principio, confiamos en el aire fresco del 15M. Podemos, debería asumir esta estrategia de ilegalización del PP, como suya porque hay base para ello. Y si de verdad es una formación que lucha por el bien mayoritario de los españoles, debería pensar que, una caída en votos como el que pronostican las encuestas, pone en peligro hasta el referéndum de esa reforma constitucional que preparan los PPSOE para perpetuarse en el poder.

Parece pues evidente que, si insisten tanto en asegurar que esto es una democracia y que la separación de poderes es efectiva, es precisamente porque no lo es y porque a quién quieren llegar es a convencer al resto de occidente. Aprovechemos pues para este órdago que ponga en evidencia el giro absolutista de esta monarquía.

 

Salud, república, laicidad y más escuelas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLo que mal empieza, ¿mal acaba?
Artículo siguienteBienestar animal: una sola voz
Pasé tarde por la universidad. De niño, soñaba con ser escritor o periodista. Ahora, tal y como está la profesión periodística prefiero ser un cuentahistorias freelance o mejor dicho un alma libre. En mi juventud jugué a ser comunista en un partido encorsetado que me hizo huir demasiado pronto. Militante comprometido durante veinticinco años en CC.OO, acabé aborreciendo el servilismo, la incoherencia y los caprichos de los fondos de formación. Siempre he sido un militante de lo social, sin formación. Ahora participo activamente en PODEMOS, más que por convicción, por la necesidad de regeneración. Tengo el defecto de no casarme con nadie y de decir las cosas tal y como las siento. Y como nunca he tenido la tentación de creerme infalible, nunca doy información. Sólo opinión. Subjetiva y probablemente equívoca, pero es mi opinión. Si me equivoco rectifico. Sólo el que rectifica aprende algo. Soy un autodidacta de la vida y un eterno aprendiz de casi todo.

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × 1 =