Llega el verano, y con él las altas temperaturas, los desplazamientos y las vacaciones. Tanto si eliges montaña o playa, si disfrutas de tu relax con la familia o en solitario, has de saber que, además de tu propia responsabilidad a la hora de procurarte protección contra los rayos solares, tu otra protección estará en manos de los guardias civiles o los policías nacionales, en función del destino que elijas para tu descanso.

Sin embargo, también tienes derecho a conocer que, lamentablemente, esa seguridad no te va dar este verano toda la sombra que cabría esperar de un Estado de Derecho. Vamos, que la sombrilla no da para quitarnos el sol a todos a un tiempo.

Y es que la falta de efectivos tanto en Policía Nacional como en Guardia Civil es un problema que se acrecienta con la llegada de la época estival, cuando estos servidores públicos, al igual que el resto de ciudadanos disfrutan de sus vacaciones.

Ante esta situación, las soluciones adoptadas en uno y otro cuerpo distan mucho de ser equitativas. Así, mientras desde la Policía Nacional se ha tomado la decisión de retribuir jornadas de trabajo extraordinarias para aumentar con ello el número de horas con presencia policial, en la Guardia Civil no se ha considerado oportuno adoptar ninguna medida organizativa.

Por tanto, no desespere si le toca aguardar largas colas para presentar una denuncia, o si cuando acuda a realizar alguna consulta se encuentra las dependencias cerradas con un cartel de “vuelva usted mañana”. Estas son las consecuencias de no adoptar ni unificar medidas desde el Ministerio del Interior, o la propia Dirección General de la Guardia Civil.

Por supuesto, que los guardias civiles cumplirán con su trabajo, y además soportaran en cada turno mayor carga de trabajo al contar con menos personal, pero por mucho sacrificio, abnegación y cumplimiento del deber que desarrollen, debajo del uniforme verde se encuentran personas, no superhéroes, y a pesar de hacer todo lo posible, no pueden estar en dos lugares al mismo tiempo.

Que disfrute de sus vacaciones, y si necesita protección –no la solar- recuerde en qué condiciones es prestada la seguridad pública por los dos cuerpos estatales encargados de ello.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anterior¿Cómo averiguar si soy diabético?
Artículo siguienteEl ser almibarado
Guardia civil destinado en la unidad de Tráfico de Tenerife, es el secretario de comunicación y portavoz de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), mayoritaria en la Guardia Civil. Ingresó por vocación y pronto se convirtió en un luchador ingénito en la defensa de los derechos de los y las guardias civiles, para conseguir el cambio hacía una Guardia Civil plenamente democrática y del siglo XXI. Actualmente desarrollando el Trabajo Fin de Grado de Sociología, por la universidad de La Laguna, en la realización de un estudio sobre la percepción de ciudadanía de los guardias civiles y su relación con la sociedad.

2 Comentarios

  1. Hombre, no sois los únicos…acuérdate que la seguridad también la ofrecen las policías locales y las autonómicas con sus ventajas e inconvenientes. En todos los sitios cuecen habas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × 4 =