El PSOE de Pedro Sánchez, que no pasa precisamente por sus mejores horas a nivel interno, ha apoyado abiertamente al PSOE de Manuel Chaves y José Antonio Griñán, que durante más de dos décadas de mandatos consecutivos en Andalucía permitieron que las arcas públicas de la comunidad perdieran el control absoluto sobre un total de 741 millones de euros, ‘desaparecidos’ de forma fraudulenta en el denominado caso de los ERE irregulares.

También Susana Díaz –lideresa indiscutible del actual PSOE de Andalucía, heredera directa de los ex dirigentes socialistas andaluces y principal candidata a suceder a Sánchez al frente de Ferraz en cuanto se convoquen elecciones primarias para la Secretaría General del partido– ha roto una lanza sin complejos hacia sus dos predecesores al frente de la Junta de Andalucía. E incluso el PSOE andaluz ha ido más allá al poner en cuestión la idoneidad de la fecha elegida por la Fiscalía Anticorrupción para hacer público su contundente auto de acusación, en el que echa por tierra el control ejercido durante una larga década por la Administración autonómica de unas cantidades astronómicas de dinero público.

Pedro Sánchez guarda un más que prudencial y prolongado silencio en el caso de corrupción institucional más grave de la historia que afecta directamente a su partido

Mientras Pedro Sánchez guarda un más que prudencial y prolongado silencio en el caso de corrupción institucional más grave de la historia que afecta directamente a su partido, el secretario de Organización, César Luena, no ha querido dar la impresión de que el PSOE dejó caer políticamente a Chaves y Griñán y a un buen puñado de exconsejeros y altos cargos así por las buenas y para siempre. Y por eso ha salido al paso del abrumador escrito de acusación de la Fiscalía Anticorrupción con un caluroso respaldo a medias. “El PSOE ha confiado y confía en la inocencia” de los expresidentes andaluces, apunta Luena, para quien ambos ya “asumieron en su momento toda su responsabilidad política” al dimitir “de su cargo, del partido y de sus escaños”. Del resto de encausados, entre ellos varios ex consejeros y numerosos ex altos cargos autonómicos, un silencio atronador.

La petición de la Fiscalía Anticorrupción de seis años de cárcel para Griñan así como 30 de inhabilitación por delitos continuados de malversación de caudales públicos y prevaricación, y los diez años de inhabilitación especial para su antecesor en el cargo, Manuel Chaves, por un único presunto delito de prevaricación continuada en el caso de los expedientes de regulación de empleo (ERE) fraudulentos, no han sido argumentos de peso suficientes para que el PSOE deje de apoyar –tímidamente, eso sí– a dos históricos dirigentes. “Todo el PSOE siempre hemos confiado y confiamos en la inocencia de Griñan y Chaves mientras no se demuestre lo contrario”, ha reiterado el número dos del PSOE. “Lo importante es que asumieron toda su responsabilidad, dejaron sus cargos, el partido y dimitieron de sus escaños”, insiste Luena, para quien el resto de ex altos cargos y la puesta en cuestión de toda una forma de hacer política durante décadas no cuentan en este escándalo que costó a las arcas andaluzas más de 700 millones de euros perdidos.

“Todo el PSOE siempre hemos confiado y confiamos en la inocencia de Griñan y Chaves mientras no se demuestre lo contrario”

El PSOE andaluz ha ido más allá en su encendida defensa de los ex presidentes y en el abandono a su suerte del resto de imputados, entre los que se hallan nombres destacados de la política autonómica y nacional hasta hace poco como la ex ministra con Rodríguez Zapatero Magdalena Álvarez, los ex consejeros Gaspar Zarrías, Francisco Vallejo, José Antonio Viera, Carmen Martínez Aguayo y Antonio Fernández, o el ex presidente de Renfe José Salgueiro, así como ex altos cargos de la Administración andaluza durante décadas como Miguel Ángel Serrano Aguilar o Francisco Guerrero, entre otros.

El ex diputado y ex consejero socialista José Antonio Viera, junto a Susana Díaz.
El ex diputado y ex consejero socialista José Antonio Viera, junto a Susana Díaz.

Los socialistas andaluces, más que respaldar sin fisuras a Chaves y Griñan o mantener un delator silencio respecto al resto de imputados en esta causa concreta (26 en total), han subrayado la fecha elegida por la Fiscalía para hacer público este escrito de acusación cuando, argumentan desde el PSOE andaluz, tenía de plazo máximo hasta el 15 de octubre. Se sienten “sorprendidos” por el día elegido para hacer público un escrito demoledor que recuerda que estos mismos dirigentes a los que ahora respaldan oficialmente conocieron en todo momento las irregularidades en el reparto millonario, opaco y claramente arbitrario con que se concedieron numerosas ayudas a empresas y trabajadores en crisis. Y lo que es más lacerante: no movieron un solo dedo para atajarlas y dejaron durante más de una década que el descontrol de cientos de millones campara a sus anchas en una comunidad tan necesitada de recursos como ha sido y es Andalucía.

Desde el PSOE de Andalucía se muestra, por una parte, respeto por el escrito de acusación de la Fiscalía Anticorrupción, al tiempo que admite no compartir su opinión pese a la contundencia de los hechos. Esperan que “todo se aclare cuanto antes, resplandezca la verdad y paguen los verdaderos culpables”. Si el apoyo expreso de los socialistas andaluces va únicamente para los ex presidentes, es evidente que con respecto al resto de la veintena larga de imputados no se pronuncian, sin que por ello tengan que ser necesariamente “los verdaderos culpables” a los que se refieren en su comunicado de prensa.

La lista completa de los 26 imputados que se sentarán en el banquillo de los acusados por la conocida como ‘pieza política’ de la macrocausa de los ERE es la siguiente: Francisco J. Guerrero Benítez, Antonio Fernández García, Juan Márquez Contreras, Daniel Alberto Rivera Gómez, Agustín Barberá Salvador, Manuel Chaves González, José Antonio Griñán Martínez, Magdalena Álvarez Arza, José Antonio Viera Chacón, Gaspar Zarrías Arévalo, Carmen Martínez Aguayo, Francisco Vallejo Serrano, Justo Mañas Alcón, Gonzalo Suárez Martín, Jesús María Rodríguez Román, José Salgueiro Carmona, Juan Francisco Sánchez García, Javier Aguado Hinojal, Lourdes Medina Varo, Antonio Estepa Giménez, Antonio Vicente Lozano Peña, Manuel Gómez Martínez, Miguel Ángel Serrano Aguilar, Jacinto Cañete Rolloso, Antonio Valverde Ramos y Francisco del Río Muñoz.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. Si Isidoro y Cia nacieron avalados por lo más granado de la mafia imperialista, empezando por W. Brand (no me acuerdo como se escribe, era el alcalde de Berlín occidental), ojo eso no quiere decir que del otro lado eran santos, pero combatían a la URSS por lo que conservaba de bueno de la revolución no por sus tropelías y por que cualquiera sea el régimen que impere que no sea el de ellos es su enemigo. Cal viva , si, Cal Viva, ese es el verdadero apellido de esta gente. Pero, ojo, de todos los dirigentes socialistas, de todos, porque para llegar a dirigente allí …vaya si hay filtros para que no entre la gente decente. no nos engañemos más. Son un partido de centro derecha. Ellos y la mayoría de sus votantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

nueve + dieciseis =