El presidente Peña está convertido en el coordinador de campaña de Alfredo del Mazo, su primo. Candidato hijo y nieto de gobernadores del Estado de México, son la estirpe del conocido grupo Atlacomulco, fundado por el político y diplomático Isidro Fabela, aunque reconocido gracias a su pupilo el profesor Carlos Hank González.

Quién de ser un modesto profesor se convirtió en un político millonario, de inexplicable fortuna, incluso llegó a estar en la lista de Forbes, por sus 1300 millones de dólares. Máximo exponente del pensamiento corrupto que inspiró las peores prácticas del PRI, célebre entre los círculos de poder por su frase un político pobre, es un pobre político.

Si viviera, orgulloso estaría de Enrique Peña por llevar el ideario de corrupción del grupo Atlacomulco a gobierno nacional, lo que el profesor Hank no alcanzó, por ser hijo de padre nacido en Alemania, impedimento que se mantuvo en la Constitución hasta 1994. Aunque pasó por todos los cargos imaginables: alcalde, diputado, gobernador del Estado de México, regente del entonces Departamento del Distrito Federal y secretario de Estado.

Aquel cacique además estaría honrado por ver la construcción de su sueño, el aeropuerto de Texcoco, principal proyecto de la administración Peña Nieto con un costo de 141 mil millones de pesos, aproximadamente unos 6 mil ochocientos millones de euros, obra que literalmente se construye sobre un pantano.

Del profesor aprendió que la política es el mejor negocio, su red de corrupción es ampliada desde el poder de la presidencia, puesta en evidencia por el uso del dinero proveniente de los sobornos de empresas, entre las que destacan grupo HIGA y la trasnacional OHL, la primera es la que le regaló la casa blanca, la segunda es la constructora también involucrada en escándalos en España.

El fraude se prepara: dinero sucio, desvío de recursos públicos, prensa comprada, grupos de choque, instituciones electorales sometidas y alianzas veladas. Todo esto para contrarrestar el fenómeno de la maestra Delfina Gómez, quien con una asombrosa sencillez de la mano de López Obrador va de plaza en plaza reuniendo multitudes que estremecen al poderoso grupo Atlacomulco.

El uso de la fuerza se ha presentado en campaña, los promotores del voto de morena están siendo agredidos, la violencia es el sello de la casa, el modelo de sistemática violación de derechos humanos fue ensayado hace 11 años en San Salvador Atenco, precisamente para reprimir protestas en contra del aeropuerto de Texcoco, hoy ese modelo es política nacional, Ayotzinapa la simboliza.

Este régimen está dispuesto a morirse en la raya con tal de retener la que consideran su fuente de poder, hasta el momento de las cuatro elecciones ya entregó las otras tres a sus aliados: PAN-PRD.

Con ellos hace una especie de cancerbero en el Estado de México, bestia de tres cabezas de la mitología griega, dispuesta a contener a morena, incluso hasta comprometida tiene la sucesión presidencial, PAN-PRD ya anunciaron que trabajarían conjuntamente un amplio Frente Opositor para 2018.

La estrategia está subiendo de tono al grado de la hostilidad en contra de Andrés Manuel López Obrador. Miguel Ángel Yunes gobernador de Veracruz, se ofrece como el principal golpeador, mandó a grabar a una diputada local ofreciéndole dinero supuestamente para entregarlo a López Obrador y en cada plaza veracruzana trata de agredirlo.

Peña Nieto consciente del rechazo a su gobierno, advierte la inclinación hacia la izquierda, por lo que intenta dividir su voto, inflando al candidato del PRD, quien gustoso se ha volcado a ejercer una feroz crítica contra López Obrador.

Lo mismo la prensa sometida se dedica a atacar a López Obrador, incluso la renuncia de René Delgado de Reforma, uno de los periódicos mexicanos más importantes, puede entenderse como protesta a la intromisión oficialista.

El domingo 4 de junio no sólo será el entierro del PRI, necesariamente habrá otro, puede ser el de esta mafia que lleva 80 años ininterrumpidos en el poder o el de la propia democracia.

De ganar la maestra de Texcoco el legado corrupto del profesor de Atlacomulco será historia y los mexicanos tendremos algo de democracia, en realidad se trata de esperanza.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × cinco =