El diputado de Podemos de la Asamblea de Madrid, Eduardo Gutiérrez, considera que existen “una serie de indicios en la Cámara de Comercio que manifiestan que ha sido uno de los epicentros de la corrupción del PP de Madrid y reflejan que es el agujero negro del saqueo”.

La base de la acusación se fundamenta en los constantes convenios realizados por los gobiernos del PP de Esperanza Aguirre e Ignacio González. Año tras año se les concedió “a dedo […] la organización de la feria de artesanía de la Comunidad”.

La Comunidad de Madrid, prosigue Gutiérrez, cedió “el uso de un patrimonio público como es el registro del nombre comercial que es propiedad industrial de la Comunidad, cedido gratuitamente durante años y, al tiempo, la recaudación que la Cámara hace por el alquiler de todas las casetas de feria de plaza de España o plaza mayor, en exclusiva sin concurso público”.

Eduardo Gutiérrez ha denunciado que la Cámara de Comercio no presenta desde 2001 memoria alguna sobre tales actividades. Añadiendo que “sorprende que la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid no haya fiscalizado desde hace más de 15 años a esta entidad de derecho público”.

No existe Memoria de Ejecución de las actividades referidas. Y es “estrambótico” que se les concediese, mediante convenio, la realización de un festival de música militar por valor de 60.000 euros.

La suculenta amistad de Aguirre y Fernández

La masiva utilización de estas prácticas es achacada por el diputado morado a la “estrecha relación” de la ex-presidenta de la Comunidad Esperanza Aguirre y del ex-presidente de la Cámara de Comercio y de la patronal madrileña Arturo Fernández.

“Hablamos de varios millones de euros canalizados a través de convenios con una figura denominada encomienda de gestión, en la que se cede en exclusiva la realización de una serie de actividades que son competencia del sector público” expone con indignación el diputado podemita.

“Esa amistad ha engrasado y facilitado, en exclusiva, a dedo y sin memorias, la transferencia de recursos públicos a la Cámara de Comercio”, destacó Gutiérrez, quien reiteró que “la Cámara de cuentas no ha fiscalizado desde 2001 esas cuentas”.

Desde Podemos Madrid consideran gravísimo que hasta las políticas de empleo juvenil, con la gran cantidad de fondos empleados, se llegasen a ceder a la Cámara de Comercio.

¿Estamos ante un nuevo caso de capitalismo de amiguetes vinculado a Aguirre como el de las autopistas?

El caso es que el diputado Gutiérrez va a solicitar el esclarecimiento de todas estas cuestiones mediante la comparecencia parlamentaria de todos los responsables. Comenzando por Arturo Fernández, a quien la UCO ya investiga por los contratos de la cafetería de la Asamblea de Madrid, primero en la Comisión de estudio de la Deuda Pública y, posteriormente, en la Comisión que investiga la Corrupción en la Comunidad de Madrid.

Etiquetas: España, Madrid, Corrupción, Esperanza Aguirre, Arturo Fernández, Cámara de Comercio, Eduardo Gutiérrez, PP, Podemos,

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. mas que amigos, complices, compinches, compañeros de latrocinio, soldados de la misma famiglia…….
    y cómo es que esta señora todavia se pasea por madrid viendo como todos los queestan yhan estado a su alrededor van siendo incluidos e imputados en uno u otro sumario y a esta elementa todo le pasa de refilon sin rozarle. Es que en madrid no hay una jueza alaya que quiso imputar a todo el parlamento y a dios y a……….por los eres andaluces?
    ah, es que eso no se lo hacen al pp.
    LA CORRUPCION EN MADRID, VALENCIA………….NO HA SIDO POSIBLE SIN AL MENOS HACER LA VISTA GORDA POR PARTE DE LA JUSTICIA Y ALGUNOS POLICIAS.

  2. Es lamentable que tengamos que asistir a este muestrario de corrupción y mediocridad en nuestros representantes políticos y empresarios. Lo peor de todo es que nos hayamos enterado por los medios de comunicación, y no por los organismos públicos encargados de vigilar. Todo esto nos hace pensar que, este, no es un país normal, sino una república bananera con sus dictadores lucrándose a base de bien. En definitiva, un país del que avergonzarse.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diez − uno =