El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha condenado a España a pagar a dos terroristas convictos de ETA, Martin Sarasola Yarzábal e Igor Portu Juanenea, 20,000 y 30,000 euros respectivamente por “trato inhumano y degradante” durante su arresto por la Guardia Civil en 2008.

Sarasola y Portu fueron arrestados por agentes de la Guardia Civil en relación con el bombardeo en diciembre de 2006 de la Terminal 4 del aeropuerto de Madrid Barajas. Dos años después del terrible suceso, se les detuvo en Mondragón (País Vasco), y alegaron que habían sido golpeados en el vehículo durante el trayecto a la estación de policía.

El caso se refiere a las denuncias por malos tratos sufridas por Juanenea y Yarzabal cuando fueron detenidos por miembros de la unidad especial antiterrorista de la Guardia Civil. En 2010, los dos hombres fueron condenados por el atentado con coche bomba de la Terminal 4 del aeropuerto de Madrid-Barajas, que mató a dos personas y marcó el final de un alto al fuego declarado por la organización terrorista ETA unos meses antes.

Este suceso le ha servido al tribunal para concluir que había habido una violación del artículo 3 de la Ley Europea de Derechos Humanos, que establece que “Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos inhumanos o degradantes”.

El último comunicado ofrecido por el TEDH en relación a este caso, recoge que basándose en el artículo 3 (prohibición de la tortura y los tratos inhumanos o degradantes) y en el artículo 6.1 (derecho a un juicio justo) del Convenio Europeo, Juanenea y Yarzabal piden que se tomen medidas. En primer lugar, se quejan de haber sufrido tortura y malos tratos durante su arresto y durante el tiempo en que estuvieron bajo custodia policial en régimen de incomunicación, y en segundo lugar, la absolución de los agentes de la Guardia Civil a los que consideran responsables de los presuntos malos tratos.

El TEDH también ha criticado a la Corte Suprema de España, que consideró el caso en apelación en 2011, por no investigar en profundidad los detalles de las acusaciones.

“Independientemente de esta discrepancia entre la sentencia del Tribunal Supremo y la de la Audiencia Provincial”, decía el comunicado de prensa del TEDH: “esta claro para el Tribunal que el primero había simplemente desestimado la versión de los solicitantes sin determinar el origen de las lesiones sufridas, según lo establecido por los informes médicos, a la luz de su arresto y detención por parte de los oficiales de la Guardia Civil”.

Sarasola y Portu fueron condenados cada uno a más de 1.000 años de cárcel en 2010 por su papel en el atentado, junto con un tercer hombre, Mikel San Sebastián. Actualmente, están encarcelados en Córdoba y Jaén.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × tres =