España corre el riesgo de sufrir la sequía más grave desde el siglo XIX. Aunque los expertos reconocen que aún es difícil de confirmar, lo cierto es que la falta de lluvias y las altas temperaturas anuncian unas terribles consecuencias para el campo, la desestimación y la capacidad de los embalses.

La última sequía importante en en el interior peninsular fue la de los años 2011-2012. Los 12 meses que precedieron a julio del 2012 en fueron el periodo más seco de los últimos tres siglos en esa zona. Los expertos, aunque es difícil de definir, no descartan que este año se supere este triste récord, según la revista especializada Geografía Infinita.

Así lo determinó un estudio publicado por la revista International Journal of Biometeorology, liderado por el científico Ernesto Tejedor e investigadores de la Universidad de Zaragoza.

En opinión del investigador “es muy difícil de determinar” si la de este año va a superarla, pero “lo que sí que es cierto es que el aumento de la temperatura está provocando una mayor evapotranspiración y por tanto se ha incrementado el estrés hídrico”.

Con una primavera que se ha presentado especialmente seca y a cuyo término presenta temperaturas más propias de la canícula, resulta oportuno preguntarse si estamos ya de pleno en un nuevo capítulo de sequía.

Para el meteorólogo José Miguel Viñas que “no existe una única definición de sequía”. Pero es que además “hay sequías de diferentes tipos”. Lo que parece claro es que la causa fundamental de la sequía es la escasez de precipitaciones durante un período prolongado de tiempo.

El inicio de esta anomalía meteorológica no resulta fácil de establecer. “Se trata de un proceso invisible en su primera fase, hasta que comienza a percibirse principalmente por dos indicadores: su impacto en la agricultura y en los niveles de los embalses o reservas hídricas”. En este sentido, Viñas aclara que la sequía la detectan y sufren bastante antes los agricultores que las personas que vivimos en las ciudades.La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos explicaba recientemente que en los cinco primeros meses de 2017 el campo había perdido más de 1.600 millones de euros por la meteorología.

La organización agraria explicaba los efectos de la sequía “siguen agravándose”. La situación ya se está notando en el campo. En cuanto a los embalses, se encuentran al 56% de su capacidad y disminuyendo.

Consecuencias para el campo

Y la sequía ya tiene terribles consecuencias. En este sentido, la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) ha calificado de “muy grave” la sequía que sufren amplias zonas de España, especialmente Castilla y León, Galicia, Asturias, Cantabria, Canarias y algunas zonas de Castilla-La Mancha y Extremadura, según ha informado la organización agraria en un comunicado. En concreto, la organización ha señalado que las pérdidas por el excesivo calor y la falta de lluvias son ya millonarias en los cultivos de cereal y colza en secano en las zonas productoras, mientras que corren serio peligro los cultivos de regadío, forrajes y pastos, puesto que el agua disponible es muy baja o incluso inexistente, y la disponibilidad en la mayor parte de los casos absolutamente insuficiente para sacarlos adelante. ¿Buen tiempo? Eso será buen tiempo para las terrazas de los bares UPA señala que España está en “estatus de sequía hidrológica”, donde los cultivos herbáceos como la cebada, avena y trigo son los más afectados, pero árboles como los frutos secos tampoco están desarrollándose con normalidad. Además, ha avisado que la situación de la ganadería es “muy preocupante” debido a que no hay pasto disponible y los ganaderos deben alimentar al ganado a base de piensos.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Y digo yo, para prevenir esto, no se puede hacer un plan para trasvasar agua de las cuencas más caudalosas a las menos caudalosas.
    Pero, en este país, cuesta tanto ponerse de acuerdo para hacer las cosas. Pues piénsenlo bien
    Esto puede ser nuestra salvación junto con hacer repoblaciones masivas en áreas que no estén dedicadas a la agricultura. Como no adoptemos medidas de este tipo esto se nos va de las manos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × 5 =