Se ha celebrado una reunión entre cargos políticos de España y Portugal en Retortillo para apoyar la evaluación de impacto medioambiental de la mina de uranio. La minera australiana Berkeley tiene la intención de instalar en Retortillo y Villavieja de Yeltes unas instalaciones consideradas de primera categoría dentro del ciclo del combustible nuclear español.

Mientras la minera promete 300 puestos de trabajo, una reforestación en el terreno una vez finalice el proyecto y una posible extracción de unas 220.000 toneladas de uranio anuales, la Declaración de Impacto Ambiental admitió que la mina afectará a varias especies de fauna protegidas, como el milano real, la cigüeña negra y el alimoche.

La Junta de Castilla y León determinó que las instalaciones previstas en Retortillo no tendrían efectos medioambientales en Portugal, por lo que no se sometió a información pública la Evaluación de Impacto Ambiental en el país vecino. En un comunicado suscrito por los partidos políticos de EQUO, Podemos, IU, PSOE y Ciudadanos apuntan que esta Declaración de Impacto Ambiental no recogía las consecuencias posibles para el territorio portugués. Por ello, en virtud del Protocolo de actuación firmado en 2008 entre ambos países, se debería abrir un plazo de información pública en Portugal para que se puedan presentar alegaciones por los interesados.

Según el Protocolo de actuación, se establecerán consultas públicas para evaluar los efectos ambientales de proyectos transfronterizos. A raíz de la visita a los terrenos de la mina, una delegación portuguesa de cargos público han decidido reclamar la aplicación de dicho protocolo.

De este modo, representantes públicos españoles han mostrado su apoyo a la petición de Portugal. La Junta de Castilla y León ha reconocido la posibilidad de realizar ese trámite para la Autorización de construcción de la Planta de Tratamiento de Retortillo,”por lo que el Gobierno español debe realizarlo antes de otorgar dicho permiso.”

A Portugal le preocupa especialmente los efectos negativos en la calidad del agua del rio Duero, que abastece a dos millones de portugueses. Un informe elaborado por la Agencia Ambiental Portuguesa añade que la calidad del agua y la del aire podrían verse afectadas por una contaminación radiológica y “esto suscita preocupación” por la posibilidad de que ocurra una situación de catástrofe.

A través del comunicado, los representantes políticos han querido mostrar su “oposición a la autorización y puesta en funcionamiento del proyecto” de la minera Berkeley. Consideran que el proyecto afectaría gravemente a la zona, aislándola de “una sociedad europea que promueve valores de conservación del medio ambiente y de seguridad frente a los riesgos para la salud”. Piden que al gobierno autonómico de Castilla y León y al provincial de Salamanca que en el futuro se centren el proyectos basados en la agricultura, el apoyo al mundo rural y el turismo sostenibles.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 5 =