España, tras Polonia, es el país con más empleados temporales de la UE. Triste liderazgo por el que nuestro país ya recibió el pasado mes de febrero un toque de atención de la Comisión Europea.

Por países, según los últimos datos de Eurostat, oficina estadística europea, Polonia es el país con más empleados temporales, más de uno de cada cuatro, el 27,5%. A continuación se sitúa España, donde el 26,1% de los empleados tiene contrato temporal. Portugal (22,3%), Croacia (22,2%)y Holanda (20,6%) se sitúan a continuación.

El 26,1% de los empleados tiene contrato temporal

Por el contrario, los socios europeos con menos del 5% de sus trabajadores contratados temporalmente, se encuentran Rumanía (1,4%), Lituania (2,0%), Estonia y Letonia (ambos 3,7%) y Bulgaria (4,1%).

Los datos son aún más preocupantes cuando se analizan los datos que hacen referencia a los jóvenes. En este sentido, la población entre 15 y 24 años es la que más sufre la temporalidad, con tasas muy por encima de sus mayores.

El 72,9% de sus jóvenes sólo consigue empleado temporal

En el conjunto de la UE, el 43,8% de los jóvenes que trabajan tiene un contrato temporal, es decir, casi uno de cada dos.

España, de nuevo, se sitúa en la segunda posición de este ranking, con un 72,9% de sus jóvenes empleados de manera temporal, o lo que es lo mismo, casi tres de cada cuatro. Solo le supera Eslovenia, con un 74%. El podio lo cierra Polonia, con un 70,7%.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLa caja B del PP financió a Libertad Digital de Jiménez Losantos
Artículo siguienteSemana trágica del PP
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 2 =