En torno al 140 AC, en Lusitania un cónsul llamado Quinto Servilio Cepion afrontó el movimiento independentista. Los romanos luchaban contra Cartago por el control del Mediterráneo, mientras en la otra parte de la península, en la actual Portugal un pueblo autóctono de los iberos, los lusitanos, se enfrentaban al poder de Roma. Como consecuencia de advertir que la tarea de represión era muy dificultosa, se propuso aniquilar a Viriato, el líder rebelde. Para alcanzar tal fin, Marco Pompilio Lenas, que dirigía las tropas, sobornó a Àudax, Ditalco y Minurus que habían sido enviados por Viriato al campamento romano para firmar la paz. A la vuelta de los traidores al campamento de Viriato, estos lo mataron mientras dormía. Consumado el crimen, los traidores se presentaron ante Quinto Servilio Cepion reclamando el pago de la deuda prometida. Como todos saben, apócrifo o real, cuando los asesinos fueron en busca de la recompensa prometida por Marco Pompilio, el cónsul Cepión ordenó que fueran ejecutados por traidores, al tiempo que les decía “Roma no paga traidores”. De este modo, dejó a las claras el rigor por haber actuado en contra de la ética apropiada, aún cuando él mismo había sido el promotor del acto.

Las actuales circunstancias de España me hacen recordar aquel episodio para advertir a esas personas que obran de manera traicionera, o en contra de los compromisos adquiridos con el conjunto ciudadano, que su lealtad y esfuerzos le pertenecen a los españoles. No hacerlo es una traición. Como lo es el atender a las indicaciones de los centros de poder europeo, en contraposición a su obligación de recuperar este país. Tampoco el de preservar los beneficios de las grandes corporaciones a costa de los trabajadores, autónomos, micro y pequeños empresarios.

Últimamente, según un informe de la OIT, Organización Internacional del Trabajo,   España se ha convertido en uno de los países europeos donde más gente joven que tiene un empleo está en riesgo de pobreza, junto a Grecia y Rumanía. Más del 20% de los trabajadores jóvenes en estos países vive en exclusión social. Como causa esencial se lo atribuyen a la mala calidad del empleo que, dice el organismo, sigue afectando “de forma desproporcionada” a los jóvenes. La perenne sonrisa de la ministra de Trabajo en funciones nada tiene que ver con el drama que esto implica.

Aún a riesgo de que me califiquen de demagógico, me permito recordarle a este gobierno en funciones tan preocupado en la belleza de los jardines parisinos que habita, entre otros, el señor Wert, que aún 250.000 dependientes permanecen en lista de espera. A pesar de que el sistema, que atendió a 78.000 desde septiembre de 2015, les ha reconocido como personas con derecho. Las cifras oficiales dicen que 375.600 personas con dependencia están todavía esperando a ser atendidas. Esto, a casi diez años de la entrada en vigor de la ley 39 que garantizó. De estas, 125.800 personas son dependientes severos o grandes dependientes, muchos de los que morirán sin entender que los ladrones sigan libres, mientras ellos se mueren en la soledad que supone la incapacidad de valerse por sí mismos.

En las negociaciones que parecen llevarse con Ciudadanos, el PP se resiste por ahora a aceptar la propuesta de la formación de Albert Rivera de corregir la interpretación que se hizo de la amnistía fiscal. Esta terminó suponiendo el cobro de un 3% de los bienes aflorados, en lugar del 10% que marcaba la ley. Esto no es menor. De hecho, hay conexiones entre los papeles de Panamá con algunos casos que investiga la fiscalía anticorrupción como la trama Gürtel, el caso Rato, la trama púnica del ex secretario general del PP de Madrid, Granados, el caso Pujol o el ático de Ignacio González entre otros. En bastantes casos de los citados, algunos de los “protagonistas” se acogieron a la amnistía fiscal, bien directamente, bien a través de sociedades interpuestas, como en el caso de Bárcenas.

La reinterpretación del delito de corrupción, deja a las claras que “…ya no importa ser derecho que traidor, sabio o chorro (ladrón), generoso o estafador… todo es igual, nada es mejor, lo mismo un burro que un gran profesor…”. Discépolo proseguía: “¡Qué falta de respeto, qué atropello a la razón! Cualquiera es un señor, cualquiera es un ladrón…”. Están convirtiendo a la vida social y política española en un gran cambalache. Nos han capturado y nos quieren convencer que no hay planes de fuga. Enrique Santos Discépolo hubiese escrito sus versos con la misma precisión.

Esta es la España a la que está sometiendo. Lo hacen con la necesaria complicidad de los que traicionarán sus compromisos y lealtades a cambio de menos dignidad y, no siempre, más fortuna. Todo se sabe con el Tiempo. Este termina poniendo a cada uno en su sitio.

Es el tiempo de no pagar a traidores.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 + 18 =