El militar al que el gobierno del presidente de Turquía, el islamista moderado Recep Tayyip Erdogan, ha señalado como cabecilla de la asonada, el general Akin Öztürk, excomandante de las Fuerzas Aéreas turcas hasta el pasado agosto, ha negado cualquier responsabilidad en el golpe de estado ante la fiscalía del país. “No soy la persona que dirigió el golpe del 15 de julio de 2016. No sé quién planeó o dirigió este golpe”, declaró el militar en su declaración ante la Fiscalía, según informa la televisión turca NTV.

Öztürk tenía previsto acudir el día del golpe a la boda de la hija de un amigo y precisamente tuvo que cancelar ese plan por motivos de trabajo. Öztürk, de 64 años, explicó ante el fiscal que siguió los movimientos militares a través de la televisión desde la base de Akinci. Además, alega, en contra de lo que ha dicho el gobierno de Erdogan que intentó en todo momento evitar el intento de golpe y que el jefe del Estado Mayor, que fue liberado sano y salvo tras ser retenido durante horas por los golpistas, “es testigo de ello”. “El comandante de las Fuerzas Aéreas me dijo que hiciera algo para que los cazas (rebeldes) no hicieran esos vuelos rasantes. En cinco minutos me presenté ante el jefe del Estado Mayor, que estaba en la base”, explicó. Öztürk.

El ahora señalado como cabecilla del golpe fue trasladado este lunes al juzgado de Ankara junto con otras dos decenas de generales, con una petición de prisión preventiva. El alto mando apareció visiblemente desmejorado y con un sospechoso vendaje en la oreja derecha.

En contra de estas informaciones, la agencia semipública Anadolu informaba que el general Akin Öztürk había confesado a la Fiscalía que “actuó con intenciones golpistas”.

Los medios turcos comenzaron a especular con que Öztürk, máximo responsable de las Fuerzas Aéreas hasta el pasado agosto, estaba llamando a ser el nuevo jefe del Estado Mayor si la intentona golpista hubiera tenido éxito. Tras abandonar la dirección de la aviación militar en un relevo regular, el militar de 64 años se incorporó al Consejo Militar Supremo, el órgano castrense que determina, entre otras cuestiones, los ascensos y los pases a la reserva.

Necdet Özel, que fue hasta el pasado agosto jefe del Estado Mayor, aseguró este lunes 18 que nunca observó que Öztürk tuviera intenciones golpistas ya que, de haber sido así, lo habría destituido.

La Policía ha detenido a 103 generales y almirantes de las Fuerzas Armadas turcas bajo la acusación de haber estado involucrado en la intentona del golpe militar del viernes pasado. La cifra supone casi un tercio de los 356 generales y almirantes que componen la cúpula de las Fuerzas Armadas turcas.

Entre ellos se hallan los comandantes del 2º y 3º Ejército de las fuerzas terrestres.

Los militares están acusados de “conspiración para cambiar el orden constitucional por las armas”, “resistencia armada contra la autoridad”, “creación de una organización armada” y, en algunos casos, de “conspiración y realización de un ataque al presidente”.

Entre los militares con rango de general, 16 pertenecen a las Fuerzas Aéreas, 15 son almirantes de la Marina y seis forman parte del cuerpo de Gendarmería, según se desprende de la lista completa de nombres publicada por Anadolu.

Un total de 6.023 militares han sido detenidos, según las últimas cifras avanzadas por el primer ministro, Binali Yildirim. EFE

La información de un canal de televisión turco ha puesto en entredicho la supuesta confesión del militar detenido tras ser señalado como líder del intento del golpe de Estado. El general Akin Öztürk, excomandante de las Fuerzas Aéreas turcas, ha desmentido su participación en la asonada del pasado día 15 e incluso ha afirmado que trató de detenerla, según ha informado la emisora NTV. La noticia contradice una anterior divulgada por la agencia de noticias semipública Anadolu, según la cual Öztürk había confesado intenciones golpistas. Esta última información desapareció poco después de la web de la agencia.

“No soy la persona que dirigió el golpe del 15 de julio de 2016. No sé quién planeó o dirigió este golpe”, aseguró el militar en su declaración ante la Fiscalía, según la NTV. De acuerdo a la información del canal de televisión, Öztürk afirmó que el día de la asonada tenía previsto ir a la boda de la hija de un amigo y que tuvo que cancelar ese plan por motivos de trabajo. Ante el fiscal, explicó que estuvo siguiendo los movimientos militares a través de la televisión desde la base de Akinci.

El militar de 64 años aseguró que trató de evitar el intento de golpe y que el jefe del Estado Mayor “es testigo de ello”. “El comandante de las Fuerzas Aéreas me dijo que hiciera algo para que los cazas (rebeldes) no hicieran esos vuelos rasantes. En cinco minutos me presenté ante el jefe del Estado Mayor, que estaba en la base”, explicó. Öztürk, detenido el día 16, fue trasladado este lunes al juzgado en Ankara, junto con otras dos decenas de generales, con una petición de prisión preventiva. El alto mando apareció visiblemente desmejorado y con un vendaje en la oreja derecha.

Los medios turcos comenzaron a especular el domingo con que Öztürk, máximo responsable de las Fuerzas Aéreas hasta el pasado agosto, estaba llamado a ser el nuevo jefe del Estado Mayor si la intentona golpista hubiera tenido éxito. Tras abandonar la dirección de la aviación militar en un relevo regular, el militar se incorporó al Consejo Militar Supremo, el órgano castrense que determina, entre otras cuestiones, los ascensos y los pases a la reserva. Necdet Özel, que fue hasta el pasado agosto jefe del Estado Mayor, aseguró este lunes a los medios turcos que nunca observó que Öztürk tuviera intenciones golpistas ya que, de haber sido así, lo habría destituido.

La Policía ha detenido a 103 generales y almirantes de las Fuerzas Armadas turcas bajo la acusación de haber estado involucrados en la asonada. La cifra supone casi un tercio de los 356 generales y almirantes que componen la cúpula de las Fuerzas Armadas turcas.

Entre ellos se hallan los comandantes del 2º y 3º Ejército de las fuerzas terrestres. Los militares están acusados de “conspiración para cambiar el orden constitucional por las armas”, “resistencia armada contra la autoridad”, “creación de una organización armada” y, en algunos casos, de “conspiración y realización de un ataque al presidente”.

Entre los militares con rango de general, 16 pertenecen a las Fuerzas Aéreas, 15 son almirantes de la Marina y seis forman parte del cuerpo de Gendarmería, según se desprende de la lista completa de nombres publicada por Anadolu. Un total de 6.023 militares han sido detenidos tras el intento de golpe, según las últimas cifras dadas por el primer ministro, Binali Yildirim.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Nueve + 1 =