Apenas han transcurrido 48 horas de la cita electoral decisiva del 20D y las posturas de los distintos partidos inmersos en la tarea de gobernar este país los próximos cuatro años empiezan a aclararse poco a poco. El partido ganador y al mismo tiempo el más seriamente dañado comparativamente con los resultados de 2011, el PP, ha reclamado “altura de miras” y “responsabilidad” al resto de líderes con los que pretende consolidar una mayoría que dé estabilidad a la complicada gobernabilidad de España, al tiempo que azuza la vara del miedo ante la posibilidad de que al principal partido de la oposición, el PSOE –también seriamente dañado y en caída libre constante en votos–, se le ocurra mirar hacia su izquierda para diseñar un gobierno alternativo de izquierdas con Podemos, IU-Unidad Popular y otras fuerzas nacionalistas.

El PP azuza la vara del miedo ante la posibilidad de que al principal partido de la oposición, el PSOE –también seriamente dañado y en caída libre constante en votos–, se le ocurra mirar hacia su izquierda para diseñar un gobierno alternativo de izquierdas

Los barones socialistas no han aguardado ni un día de cortesía para marcarle el camino a seguir a su aún neófito secretario general en estas lides de la negociación. Tanto el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, como su homólogo castellano-manchego, Emiliano García-Page, y la andaluza Susana Díaz no quieren ni por asomo que Rajoy vuelva a ocupar la Moncloa pese a haber ganado las elecciones generales, aunque también son conscientes de que los españoles han decidido que el PSOE esté en la oposición y la ejerza con responsabilidad.

ejecutiva psoePor ello esperan acontecimientos a la defensiva y que sea el PP el que mueva sus fichas y vaya quemando naves en este tortuoso camino de la negociación, un camino que no se le da nada bien a la vista de los últimos acontecimientos políticos como el órdago independentista catalán.

Y por si Sánchez tuviera tentaciones de mirar a su izquierda y buscar confluencias con Podemos –una tendencia que también el electorado de este país ha marcado como posible– le advierten: “El PSOE no puede alcanzar pactos con nadie que defienda la independencia de Cataluña”, dice Fernández Vara. García-Page incide en esta tesis: las líneas del PSOE son claras y no pretende gobernar “a cualquier precio”. Y corrobora el secretario de Organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo: “Tenemos que ser coherentes. No podemos llegar a acuerdos con quienes no garantizan la unidad de España”.

En este mar embravecido que ha dejado el 20D, surge un nuevo canto de sirenas para Pedro Sánchez desde un Ciudadanos que ha sido menos fiero que el que pintaban todas las encuestas. Su líder, Albert Rivera, fiel a su papel no anunciado de correa de transmisión entre PP y PSOE, ya se ha adelantado a un posible choque de trenes entre las formaciones que encarnan el tradicional bipartisimo y ha reclamado al PSOE que deje gobernar a Rajoy.

De momento, la cúpula de Ferraz se ha apresurado a poner por delante un “no” rotundo a la investidura de Rajoy como presidente y también al PP, aunque está abierto a fórmulas “responsables”.

Posiblemente de una forma velada esté ya en marcha un híbrido de las dos teorías de pactos que surgieron durante la pasada campaña electoral por parte de los líderes de Podemos y Ciudadanos, respectivamente: la Operación Menina y Salvar al soldado Sánchez.

Por si no sonasen ya voces que piden el relevo de Rajoy, después de cuatro años sin aparecer por Génova, 13, el presidente de honor del PP, José María Aznar, estuvo presente en la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del partido para pedir la convocatoria de un congreso abierto que elija sin ‘dedazo’ al próximo presidente del PP, como él mismo hizo en su momento con Rajoy.

Pablo IglesiasPablo Iglesias avanzó durante la campaña electoral que Ciudadanos no se opondría a un gobierno, de momento en solitario, presidido por la número dos del PP en Madrid, la vicepresidenta en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría.

Mientras tanto, Rivera habló de un pacto PP-PSOE denominado Salvar al soldado Sánchez en la que las dos fuerzas que encarnan el bipartidismo se cubrirían las vergüenzas frente a otras formaciones que piden responsabilidades por los casos de corrupción que han acosado a ambas formaciones durante estos últimos años. En definitiva, aunque el camino es aún largo, la Operación Menina y Salvar al soldado Sánchez parece que ya están en marcha.

Quien lo tiene más que claro es Pablo Iglesias y Podemos con los 69 escaños alcanzados gracias a sus 5,1 millones de votantes: “Podemos no permitirá que el PP gobierne ni por activa ni por pasiva”.

Mientras tanto, Rajoy aún no ha concretado cuándo iniciará las conversaciones para sondear la posibilidad de un acuerdo para su investidura, aunque admite que será antes del 13 de enero, fecha en la que se constituyen las Cortes Generales.

Como ningún partido tiene mayoría para decidir quién presidirá la Cámara baja ni la composición de la Mesa, también para este trascendental asunto tendrán que negociar antes de esa fecha, aunque solo sea para formalizar este trámite.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Diez + 5 =