El año pasado se concluyó de manera trágica: el 60% de los inmigrantes estaba constituido por niños. El boom de las llegadas fue en octubre, principalmente en los puertos de Sicilia. La condición de los niños sigue siendo terrible: no solo el frío y la falta de bienes de primera necesidad los lleva a un sufrimiento exagerado, sino que también las violencias físicas y psicológicas dañan de manera irreversible el estado emocional de estas personas. Los datos revelan que la mayoría de los migrantes se alojan en Lombardia. La mayor parte de los niños que han llegado a Italia vienen de Nigeria, Guinea y Eritrea. Europol calcula que unos 10000 niños prófugos podrían haber caído en manos de las mafias: de los 1196 menores llegados a Italia, solo tenemos noticias de 638, el 34,7%. Es un dato escandaloso, y se teme que con el paso de los días la situación pueda empeorar mucho.

El objetivo de la mayor parte de estos menores es llegar a algunos países del Norte, porque allí tienen familiares o personas que conocen: lo que para ellos está claro es que no quieren quedarse en Italia. Si el problema es grave para los chicos, lo es aún más para el sexo femenino: la explotación de las mafias, en detrimento -principalmente- de las niñas nigerianas, es espantosa y la prostitución es algo que no pueden ni imaginar como futuro desde sus tierras de origen. Lo peor es que Italia no investiga sobre la desaparición de estos chicos, lo que facilita que caigan en situaciones peligrosas. Todo empieza en cuanto pisan el suelo italiano: llegan a los centros de acogida y permanecen allí en condiciones inhumanas; esto hace que escapen, y encuentren a personas que los conducen hacia el camino de las drogas u otros tráficos ilegales.

Lo mejor sería brindar a estos niños la misma protección que se ofrece a los italianos, como -por ejemplo- el apoyo de defensores legales que tutelen sus derechos frente a la justicia; lo más importante sería ayudarlos a reunirse con sus familias en el país donde se alojan, para permitirles vivir una vida digna rodeados de personas que los cuiden y los quieran.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 − 1 =