Las cifras preelectorales no dan demasiado aire a la candidata demócrata, que adelanta al republicano en 6 escasos puntos: (40% frente al 46%).

Esta noche se ha celebrado el último debate entre ambos, que ha durado 90 minutos, y se ha planteado en 6 bloques de 15 minutos cada uno. En esta batalla, según la encuesta realizada por Opinion Research Corporation junto a la CNN, Clinton ha sido la ganadora con un 52% frente a un candidato republicano que no ha superado el 40%.

A continuación, los puntos más destacados del último debate de estas elecciones de Estados Unidos:

Donald Trum hizo hincapié en que el proceso electoral está amañando. Acusó al FMI y a los medios de comunicación de moldear los resultados de las elecciones. El candidato republicano, en este sentido, no dejó claro que tenga previsto acatar el resultado electoral si no resulta vencedor.

La inmigración, especialmente improtante para la población hispana en Estados Unidos, ha sido uno de los temas candentes: el muro que Trump pretende construir en la frontera con México ha sido abordado con especial fuerza. El candidato republicano recordó a Clinton que ella también defendió la construcción hace años, afirmación que la candidata demócrata no ha negado.

En este debate no se ha preguntado por parte del moderador sobre los conocidos emails de Clinton, aunque el candidato republicano se ha encargado de ponerlo sobre la mesa en reiteradas ocasiones. La candidata demócrata, ante las preguntas de Trump ha mantenido una estrategia clara: tratar de darle la vuelta a los argumentos del republicano y acusar a Putin de ser el responsable de la campaña que se ha formado contra ella.

La defensa del aborto ha sido otro de los asuntos de calado que ha abordado la candidata demócrata, que en este debate se ha mostrado distraída en bastantes ocasiones.

El conflicto en Siria ha supuesto otro de los enfrentamientos entre los candidatos. Trump ha afirmado que la actitud de Estados Unidos no ha sido inteligente, dejando así abierta la puerta a los intereses de otras potencias que han utilizado a norteamérica para sus propios objetivos.

Esta vez la puesta en escena ha sido mucho más sobria: estáticos tras un atril. Nada que ver con los paseos del anterior. No ha habido saludo y tampoco despedida entre los candidatos. No han faltado las acusaciones, siendo la de “ser una marioneta” la más comentada en redes sociales, generando multitud de comentarios.

Hasta el próximo 8 de noviembre, queda analizar las encuestas, los perfiles de votantes y su percepción de la campaña. Sin duda, una contienda que ha bajado mucho el nivel en comparación al que estábamos acostumbrados.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Poca diferencia hay entre demócratas y republicanos en EEUU, pero en este caso la gran diferencia es que Trump es un empresario sin escrúpulos, the money is the power,

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

7 + 15 =