Dice William George Ward que ‘el pesimista se queja del viento; el optimista espera que cambie; el realista ajusta las velas’, pero antes de esto es esencial entender algo más básico, saber si uno ve el vaso medio lleno o el vaso medio vacío, y tal como canta Fito Páez, ‘es una cuestión de actitud’ (https://www.youtube.com/watch?v=sRdH8bH90cA). Sin pretender ser conformista, no hay mejor actitud que tratar de encontrarle algo positivo a cada situación.

Esta semana en Argentina fue uno de esos momentos en los que pareciera que la historia se acelera, y por la contemporaneidad con la que la vivimos, nos cuesta poder tomar real conciencia de la importancia de los acontecimientos aunque estos no colmen nuestras expectativas.

Cronológicamente primero aparecieron investigaciones periodísticas que expusieron, irrefutablemente, la falta de seriedad y verdad en los registros de donantes de dinero para el financiamiento de campaña en la coalición de gobierno. Cambiemos no pudo, y hasta el momento no puede, demostrar que quienes aparecen como aportantes de fondos para la campaña electoral lo hayan sido efectivamente, y si no lo fueron explicar clara y coherentemente de donde salió el dinero en cuestión (https://principedelmanicomio.wordpress.com/2018/07/27/las-bambalinas-del-financiamiento-electoral/). Esto, que sin duda alguna puede ser un caso de lavado de dinero, salpica al gobierno que elige hacer como si nada hubiese pasado y apela al olvido del tema. En declaraciones periodística el senador oficialista por la Provincia de Buenos Aires Esteban Bullrich, uno de los mayores involucrados en la denuncia, prefirió evitar dar respuesta sobre el tema escudándose en que están realizando una auditoría interna sobre la cuestión, en un revival de sus orígenes peronistas, puesto que su otrora líder afirmaba que ‘Cuando quieras que algo no se haga, forma una comisión para hacerlo.’

Debe investigar la justicia qué ocurrió respecto al financiamiento de Cambiemos, aunque las pruebas parecen ser tan abrumadoras que pocas explicaciones se podrán dar y deberá juzgarse y sancionarse a los responsables. Sin dudas que el vaso lleno sería el apartamiento del cargo de quienes supieron sacar provecho, con conocimiento o no de la situación, de lo ocurrido, pero lamentablemente esto no ocurrirá, lo cual hace que el vaso no esté lleno. Sin embargo el hecho que se haya hecho pública la realidad y se hayan generado denuncias judiciales generó cambios en la forma en que se hacen los aportes de campaña en Argentina. Ya no se podrá aportar dinero en efectivo sino que, obligatoriamente, las transacciones deberán estar bancarizadas. No es lo que debería ser, pero es un paso adelante respecto a la campaña electoral del año pasado.

Días después se conocieron los ‘cuadernos K’ (https://principedelmanicomio.wordpress.com/2018/08/02/el-odebrecht-criollo/), que eran las anotaciones que durante años realizó el ex chofer de un funcionario de segundo rango del Ministerio de Planificación Federal en el que dejaba constancia de sus propios movimientos vinculados a la circulación de dinero ilegal desde ejecutivos de algunas de las principales empresas constructoras del país hacia el gobierno nacional, lo que inicialmente se denunció como un típico caso de coima, corrupción y tráfico de influencias por el que los empresarios retornaban dinero de sobreprecios de obra pública a cambio de ser adjudicatarios de su realización. Con las primeras detenciones, y ante la posibilidad de ver favorecida su realidad procesal varios de los imputados decidieron acogerse a la ‘ley de arrepentido para casos de corrupción’ que otorga beneficios judiciales si se aporta información veraz a la causa y con ello apareció la posibilidad, por fin, de encontrar justicia en un país en el que todos sus ex presidentes desde la instauración democrática, con la honrosa excepción de Raúl Alfonsín, tuvieron problemas con la justicia. Cabe acotar que esta ley no fue apoyada ni votada por el peronismo, quizás por el principio consagrado en nuestra legislación respecto a que nadie está obligado a declarar en su contra.

El desglose de la información apuntaba a una matriz de corrupción organizada desde las más altas esferas del poder e incluía la entrega de valijas repletas de divisas extranjeras en la Quinta Presidencial de Olivos y en el domicilio particular de los ex presidentes Néstor Kirchner y Cristina Fernández. Deberá explicar la justicia si efectivamente es como afirman los empresarios, que eran aportes de campaña o si, en cambio, en realidad es como creemos muchos que se trató de un plan orquestado para enriquecerse ilegalmente. Y si bien muchos esperamos que el accionar de la Justicia acabe con estas prácticas y lleve a la cárcel a los responsables, sin dudas, del mayor latrocinio en la historia argentina, cierto es que sin pruebas no se puede avanzar en ninguna instancia judicial, y por lo tanto es necesario ceder un poco para que los juicios puedan llegar a buen término. El vaso lleno significaría el juicio y castigo con el mayor rigor de la ley a todos y cada uno de los involucrados en los hechos de corrupción, pero con la experiencia de lo ocurrido con el ex Presidente Menem que fue condenado por tráfico de armas y aún no ha sido encarcelado, demuestra que es importante ir lento, pero seguro. Como cantaba una vieja chacarera política que se entonaba en los actos proselitistas de principios de los 80, ‘chacarera te conviene que gobiernen las tortugas, que ya sacan las caretas a los bichos caraduras.’.

Pero, por si fueran poco los ‘cuadernos K’, aparecieron en el norte del país los ‘cuadernos MS’, lo que pone de manifiesto dos verdades irrefutables. La primera que gran parte del peronismo gobernante entre 2003 y 2015 fue corrupto, y la segunda, que les gustaba escribir, porque con grado de impunidad alarmante dejaron prueba de muchos de sus ilícitos.

Y como todo esto no alcanza en la Argentina actual, en el día de ayer, como un giro de lo que mencionábamos de los casos de corrupción reseñados minuciosamente en los cuadernos, el ex vicepresidente de la República, compañero de fórmula de Cristina Fernández, Amado Boudou, fue condenado y detenido por haber sido hallado culpable del delito de cohecho pasivo y negociaciones incompatibles con la función pública, cometido en la compra de la empresa Ciccone, la calcográfica más importante de la Argentina, por parte de The Old Fund, una empresa pantalla del ex vicepresidente con la cual querían hacerse cargo del negocio de la impresión de billetes de moneda. Puede gustarnos que la justicia fuera más severa con quienes fueron responsables directos de la cleptocracia que gobernó Argentina tras la crisis del 2001, pero considerando la impunidad con la que se manejaron siempre los delincuentes que oportunamente ocuparon la función pública, el ver que un Vicepresidente que buscó sacar provecho personal del lugar que le pidió la ciudadanía argentina que ocupe es condenado y cumplirá prisión como ‘cualquier hijo de vecino’, sin dudas permite ver el vaso medio lleno.

Dijo Boudou ‘Acá también hay algo de revancha de clase’ y quizás tenga razón, porque por una vez la tortilla se volvió y por una vez pagan los que siempre cobraron y al menos por una vez ‘los pobres coman pan y los ricos mierda, mierda’ (https://www.youtube.com/watch?v=s0dzs_tBUHU). Al fin de cuentas tenía razón el presidiario cuando dijo ‘Para todos los que me votaron y los que no me votaron, les quiero decir que la única verdad es la realidad.’, y la realidad es la que dijo la justicia, que Amado Boudou es delincuente.

El último hecho está pasando ahora. Tras la aprobación en la Cámara de Diputados de la Nación del proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (https://principedelmanicomio.wordpress.com/2018/06/15/a-proposito-de-la-media-sancion-de-la-ley-de-interrupcion-voluntaria-del-embarazo/) el Senado de la Nación se apresta a debatir y votar para ver si el aborto en Argentina sigue siendo clandestino o si es legal, seguro y gratuito. Mientras un entramado heterogéneo de partidos aprobó en la Cámara Baja un proyecto consensuado, en la Cámara Alta no hubo acuerdo alguno ni sobre este proyecto ni sobre ningún otro (https://principedelmanicomio.wordpress.com/2018/08/01/un-viejo-dilema/), por lo que todo se reduce a aprobar o rechazar el texto remitido. Los conteos previos indican que el proyecto será rechazado, fundamentalmente por responsabilidad de la Unión Cívica Radical (https://principedelmanicomio.wordpress.com/2018/08/05/las-cartas-estan-echadas/), aunque no solo. Aunque las declaraciones de ayer del Presidente del Partido, Alfredo Cornejo, dejan lugar a una cuota de optimismo respecto a la aprobación del texto, que se garantizaría si los Senadores radicales que se oponen modifican su voto o no participan de la votación. Dijo Cornejo que ‘Hay que ser respetuosos. La historia va a ir marcando hitos como fue el divorcio vincular en la época de Raúl Alfonsín’ y agregó que ‘los dirigentes son meros instrumentos de ese devenir histórico’. ¿Qué habrá querido decir el gobernador mendocino, Presidente de la UCR? Para muchos el previsto rechazo en el Senado de la LIVE es un paso atrás, una frustración, una derrota, pero como hemos dicho a lo largo del texto, elegimos ver la historia con optimismo. Hace 13 años que la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito fue creada y es la primera vez que el proyecto tiene media sanción. Antes que el Presidente Macri lo presentara en la Asamblea Legislativa (https://www.youtube.com/watch?v=V5DnBNy5wco) nunca el tema había adquirido tanta importancia institucional, es más, el peronismo jamás quiso debatirlo. Hoy en día es un tema de charla en las familias y los grupos de amigos, y si bien divide aguas y opiniones, se ganó. Aún perdiendo, quienes creemos que el aborto en Argentina debe ser legal, seguro y gratuito, ganamos. Hoy estamos mejor que ayer. Parecía que tocábamos el triunfo pero sabíamos que era difícil (https://principedelmanicomio.wordpress.com/2018/06/25/desmitificando-mitos/). Sabíamos que el Senado sería un hueso duro de roer, y todo indica que así lo será (https://principedelmanicomio.wordpress.com/2018/06/21/ganamos-una-batalla-pero-la-guerra-continua/). Sin embargo, a partir de la ley de paridad votada en el Parlamento, la próxima renovación parlamentaria de 2019 deberá incluir igual cantidad de hombres y mujeres en la listas, lo cual dada la experiencia de este año, avizora un futuro más promisorio.

Aún está desarrollándose la sesión en la Cámara de Senadores, y hasta que todo esté votado, no hay nada dicho.

Como se ve, todo pasa rápido en Argentina, aunque muchas veces lo bueno se distancia de lo óptimo… pero se aleja de lo malo. Lo importante es ver el vaso medio lleno.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − quince =