Alrededor de un centenar de personas han perdido la vida en la localidad siria de Alepo desde el miércoles por la noche, poniendo contra las cuerdas el frágil alto el fuego que rige en Siria desde el pasado 27 de febrero. Al menos 27 de los fallecidos, entre ellos dos niños, lo fueron el propio miércoles cuando un hospital de la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) fue objetivo de un bombardeo que ha desencadenado un intercambio de acusaciones entre EE UU, por un lado, y el régimen sirio y Rusia, su principal aliado, por otro. Unas 60 personas fueron heridas en el ataque, mientras que el número de muertos desde el pasado viernes rebasa los 200.

El hospital Al Quds de Alepo, un centro de seis plantas considerado de referencia en atención pediátrica, quedó prácticamente destruido poco antes de la medianoche del miércoles tras sufrir un devastador ataque aéreo. El representante de MSF en Turquía, Aitor Zabalgogeazkoa, atribuyó el bombardeo a un “ataque directo” y consideró imposible que las partes en conflicto no supieran que el edificio bombardeado era un hospital.

Según informó Zabalgogeazkoa, el centro, una clínica privada antes de la guerra, prestaba actualmente asistencia a las 250.000 personas que todavía viven en la zona de Alepo. El representante de MSF alertó de que desde hace diez días la violencia en la zona se ha intensificado y “todos los frentes están activos”.

De hecho, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) estimó que los renacidos combates suponen “un grave riesgo” para millones de personas y colocan a Alepo al borde del desastre. Un portavoz de la administración opositora en Alepo añadió que todos los hospitales ubicados en áreas bajo control rebelde están en la actualidad fuera de servicio.

Mientras, la llegada de 150 soldados estadounidenses a las zonas del norte del país bajo control de los kurdos causó un profundo enfado en el régimen de Damasco, que no dudó en calificarla de “flagrante acto de agresión” y “grave violación de la soberanía siria”, por lo que pidió a la comunidad internacional que adopte las medidas para detenerla. El contingente forma parte de los 250 soldados, en su mayoría de operaciones especiales, cuyo despliegue en Siria anunció EE UU hace tres días.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Diez + dieciocho =