La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha condenado al cantante de Def con Dos, César Strawberry, a un año de cárcel por unos tuits, que según la sentencia “alimentan el discurso del odio, legitiman el terrorismo como fórmula de solución de los conflictos sociales y, lo que es más importante, obligan a la víctima al recuerdo de la lacerante vivencia de la amenaza, el secuestro o el asesinato de un familiar cercano”.

La sentencia impone la pena mínima prevista en el artículo 578 (1 año de cárcel), aunque descarta calificar los hechos como de menor gravedad teniendo en cuenta que son mensajes difundidos en una cuenta de Twitter con más de 8.000 seguidores, cada uno de ellos potenciales redireccionantes de los mismos. También le condena a 6 años y 6 meses de inhabilitación absoluta.

Por esta causa, Strawberry había sido absuelto por la Audiencia Nacional al considerar que: “Estas explicaciones y contextualizaciones que va dando el acusado se ven corroboradas por el dato de que en sus manifestaciones artísticas no existe una defensa de la violencia, si no es precisamente para, desde el sarcasmo y la ironía, provocar el efecto contrario”.

La fiscalía recurrió la decisión de la Audiencia al considerar que el juez trivializaba los comentarios del acusado. Los tuits, según el ministerio fiscal, realmente estaban poniendo en grave riesgo “nuestra convivencia política y paz social”. El fiscal del Supremo Álvaro Redondo expuso en su acusación que “los bienes jurídicos más preciados por los ciudadanos, la vida y la libertad, afectados ambos de modo directo y brutal por la actuación del terrorismo”.

Para el alto tribunal, es evidente que las afirmaciones evocadoras de “una mal entendida nostalgia por la actividad terrorista de los GRAPO”; el deseo de un nuevo secuestro de Ortega Lara, víctima de la privación de libertad más duradera en la historia de ETA; la justificación del asesinato de Carrero Blanco aplicado a otros personajes históricos, o la mención a un “roscón-bomba” como un regalo idóneo para el día del cumpleaños del entonces Rey Juan Carlos I, colman la tipicidad descrita en el artículo 578 del Código Penal.

Sobre el argumento exoneratorio de la Audiencia Nacional, que consideró no acreditado que el acusado buscase con sus mensajes defender los postulados de una organización terrorista ni tampoco despreciar o humillar a sus víctimas, el Supremo indica que la intención a ese respecto de Strawberry es irrelevante, ya que el artículo 578 del Código Penal no exige acreditar con qué finalidad se ejecutan los actos de enaltecimiento o humillación, y basta con asumir como propia la justificación de una forma violenta de resolver las diferencias políticas y la reiteración consciente de esos mensajes a través de Twitter.

Los magistrados citan su jurisprudencia sobre el delito de humillación realizado a través de mensajes en las redes sociales, y recuerdan que ya han reputado como delito en otros casos afirmaciones en Twitter o Facebook sobre víctimas como Miguel Ángel Blanco o Irene Villa.

 

Voto particular a favor de la absolución

El fallo de la Sala de lo Penal ha contado con voto particular discrepante de Perfecto Andrés Ibáñez para quien los comentarios vertidos por el cantante “no pasan de ser meros exabruptos sin mayor recorrido, que se agotan en sí mismos; desde luego francamente inaceptables, pero esto sólo”.

El magistrado discrepante no encuentra el más mínimo atisbo de humor o gracia en los exabruptos torpes y groseros de Strawberry. Añade que las frases del acusado, de su personal responsabilidad, no constituyen como fenómeno un dato aislado, sino que son expresivas de una subcultura de algunos grupos sociales, integrados preferentemente por jóvenes, duramente tratados en sus expectativas de trabajo y de vida en general por las crueles políticas económicas en curso desde hace ya buen número de años.

César Strawberry ha manifestado que entiende que su caso “es otro más de los que últimamente se están poniendo de relieve de persecución ideológica por no seguir los cánones ni comulgar con el poder”.

Estos son los mensajes que Strawberry publicó en Twitter entre noviembre de 2013 y enero de 2014:

El fascismo sin complejos de Esperanza Aguirre me hace añorar hasta los GRAPO“.

A Ortega Lara habría que secuestrarle ahora“.

Street Fighter, edición post ETA: Ortega Lara versus Eduardo Madina“.

Franco, Serrano Suñer, Arias Navarro, Fraga, Blas Piñar… Si no les das lo que a Carrero Blanco, la longevidad se pone siempre de su lado“.

Cuántos deberían seguir el vuelo de Carrero Blanco“.

Ya casi es el cumpleaños del Rey ¡Qué emoción! (le voy a regalar) un roscón-bomba“.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 − Trece =