El Partido Socialista lleva demasiado tiempo sin definir su posición y función en la sociedad, adaptándose acomplejado a los acontecimientos para intentar dar la sensación de que los controla. Esta falta de modelo ideológico le lleva a sobrevivir precariamente mediante una reinvención del caciquismo territorial que, sin propósitos superiores, confunde los intereses personales con los del partido. Esta disfunción orgánica y política, produce unas perspectivas muy limitadas y lo convierte en un elemento susceptiblemente reactivo a cualquier intento de recomponer la vertebración, desde el ámbito de las ideas, de modelos alternativos a los planteamientos conservadores por considerarlo una alteración de los equilibrios internos de un poder cada vez más escaso.

La voluntad de ser una auténtica alternativa pasa por dotar de contenido político a su proyecto, es decir, desmarcarse sin complejos de la derecha y tratar de imponer un nuevo lenguaje. Porque la confianza la transmite el que marca el sentido de las palabras no el que va a remolque, intentando simplemente ser una tilde de la narración. Sin embargo, no parece que los barones que hoy controlan el PSOE después del coup de force de 1 de octubre tengan en agenda dichos objetivos, considerando la gestora que cualquier intento de reconstrucción ideológica del PSOE es un intento de “podemizar” al partido. La lucha de taifas que algunas baronías han emprendido, de las periferias con el poder central y entre los poderes territoriales, al margen de la militancia, producen que la suerte de un Partido Socialista con un futuro incierto esté echada.

Todo ello ha propiciado el malestar de la militancia y el estupor y la desafección del electorado. Las bases más activas se movilizan para intentar tener voz ante una gestora alegal que está tomando decisiones que no le corresponden estatutariamente y que amortiza en el tiempo a los órganos soberanos de la organización. El PSOE mediante la gestora se ha convertido en un artefacto de eufemismos y pretextos, carentes de perspectiva de futuro, para disimular los apaños que se están tramando. La cortedad de miras, la simplificación política, la oquedad ideológica y la reducción del partido a una dispersión tribal de intereses personales limitan en exceso la capacidad de que las mayorías sociales puedan verlo como un instrumento que se compadezca con una auténtica alternativa a una derecha cuya fuerza se sustancia en la debilidad y la división de las fuerzas de progreso.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEl día que Jordi Pujol muera
Artículo siguienteMiseria moral
PREMIOS Premio Internacional de Poesía “Desiderio Macías Silva.” México Premio Internacional de Poesía “Videncia.” Cuba. Premio de Poesía “Dunas y sal.” España. Premio de Poesía “Noches del Baratillo.” España. OBRA IMPRESA Penélope y las horas sin retorno. Instituto Cultural de Aguascalientes. México. Todos los días sin tu nombre. Editorial Carrión Moreno. Sevilla. El origen mitológico de Andalucía. Editorial Almuzara. Córdoba. Socialismo en tiempos difíciles. Izana ediciones. Madrid. Breve historia de la gastronomía andaluza. Editorial Castillejo. Sevilla. La cocina sevillana. Editorial Castillejo. Sevilla. La cocina musulmana de occidente. Editorial Castillejo. Sevilla.

1 Comentario

  1. Ante los desmanes del gobierno de Rajoy, con la reforma laboral, la destrucción de la sanidad, de la escuela pública, de la justicia y otras chulería, no fueron beligerantes ni se ataron con cadenas a las tapias del congreso para evitar los sufrimientos de la gente. Así se encuentran sin argumentos, sin razón de ser porque los nuevos partidos les han tomado la delantera en la idea urgente de justicia social. Están sin norte, lanzando reflexiones sin valor y esto es lo que les reprocha la gente, se durmieron en los colchones de la tranquilidad , en su momento, y ahora es tarde para reaccionar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 3 =