Mariano Rajoy ya tiene lo que quería. Es, de nuevo, presidente del Gobierno con los votos de 170 diputados, los de su grupo, más Ciudadanos y Coalición Canaria, 111 en contra, Podemos, ERC, PDC, PSC, PNV y Bildu, y 68 abstenciones de diputados socialistas. Todos, excepto 15, los ya mencionados del PSC y los que habían anunciado que romperían la disciplina de voto.

El portavoz de la Gestora, Mario Jiménez ha adelantado que el organismo que dirige el partido “estudiará la actitud de estos compañeros en la votación, y tomará las decisiones en consecuencia”. Al final, un PP feliz contrastaba con la tristeza de los parlamentarios socialistas que parecían más desunidos que nunca. ¿O no?

Pues no fue así durante toda la sesión. Más unidos que nunca se mostraron en un momento. Y es que lo que no han logrado algunos, lo consiguió con sus palabras el portavoz de Esquerra Republicana de Catalunya, Gabriel Rufián, quien en su intervención para anunciar el sentido del voto de su grupo, vertió una serie de descalificaciones llegando, incluso, a manifestar que “sentía vergüenza del PSOE”. “¿No es de vergüenza, – llegó a decir-, dar la gobernabilidad a quienes reciben con abrazos a los ricos en jets y con pelotazos a los pobres del mar?”.

El portavoz socialista, Antonio Hernando, pidió la palabra para protestar por las manifestaciones de Rufián. Sus escuetas palabras de protesta fueron muy aplaudidas por todos los integrantes del grupo, incluidos los críticos y los diputados del PSC. Pero también con los del Partido Popular y Ciudadanos. Y ello da la medida del clima de enfrentamiento que va a presidir esta legislatura. La nueva izquierda de Podemos, Izquierda Unida y ERC “versus“ socialdemócratas por ver quién monopoliza el liderazgo de la oposición. De ahí que los populares estuviesen encantados. El enemigo a batir no es Rajoy ni sus políticas, sino el PSOE. En esas estamos.

Y por eso no es de extrañar que el nuevo presidente del Gobierno haya dejado claro que no va a ser rehén del parlamento. Que sí, que negociará “lo que sea negociable” pero que no modificará ni un ápice “lo logrado en la anterior legislatura”. En otras palabras, Rajoy amenaza con que si no puede gobernar con esta cámara la disolverá y convocará nuevas elecciones. Sabe perfectamente que la desunión de la izquierda y la situación interna del PSOE beneficia al Partido Popular.

Demasiado tarde para reaccionar. Los sentidos de las votaciones ya estaban tomados de antemano. Incluso a pesar de la advertencia del catalán Francesc Homs de que, después de lo dicho por Rajoy, lo más conveniente era votar no con mayúsculas no sirvió de nada.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

3 Comentarios

  1. Cuando les cantas las verdades del barquero, los castosos se hacen los ofendidos. pero ya se acostumbrarán, ya.

  2. no estaría yo tan seguro que el psohez estuviera tan hundido, porque la memoria es efimera y débil y la prensa del movimiento y medios basura que sin duda tambien estan en la operacion golpe contra sanchez, se encargarán machaconamente de presentar esta alta tracicion como la decision mas dolorosa de los honrados socialistas que se han visto obligados a investir al pp por culpa de pablo iglesias. Esto ya lo vemos toicos los dias con el lavam del ferreras insistiendo una y otra vez en la misma pregunta para meter en el inconsciente de los ciudadanos la culpabilidad de podemos en el tema. Y esta actitud junto con alguna sesion de venzuela y de identificacion de podemos con manifestaciones que en otros sitios ven muy bien pero aquí muy mal y con ataques a no se quein o no se cuanto…….. tenderán a que la gente vaya olvidando la traicion psoil y encuentre otro enemigo sobre quien descargar sus frustraciones

  3. No entiendo, y empiezo por el no entiendo cómo alguien puede seguir diciendo que, el culpable de no invertir a Pedro Sánchez como presidente fue Pablo Iglesias, no entiendo por qué seguimos con el mismo tralarin de siempre. Pedro Sánchez quiso caer sobre los brazos de C’s antes de pactar con Podemos, y juntos Sánchez Rivera escribieron sus propios guiones y políticas. ¿Qué buscaba Sánchez? ¿Que Podemos cediera ante todo, que se dejara vender sin tener voz ni voto? Lo que pasó ese día de no investidura ya lo dejó claro Sánchez en Salvados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

7 − 1 =