El Banco Industrial y Comercial de China (ICBC) ha llegado a blanquear hasta mil millones de euros según los investigadores del caso, que iniciaron este miércoles 17 una operación contra la cúpula directiva de esta entidad financiera, saldada con la detención de cinco altos cargos, entre ellos su director. Según estas mismas pesquisas, el ICBC enviaba a China nueve de cada diez euros facturados en España eludiendo todos los controles tributarios españoles.

La trama delictiva de este gigante bursátil asiático se basaba en depositar en sus cuentas las ingentes cantidades de dinero recibidas para a continuación transferir con apariencia de absoluta legalidad estas astronómicas sumas de dinero procedentes presuntamente del contrabando. Esta es la principal hipótesis que manejan los investigadores, la UCO de la Guardia Civil, la Fiscalía Anticorrupción y el Sepblac, el Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales de la Agencia Tributaria.

Nueves meses después de la desarticulación de una red mafiosa china, la Guardia Civil dio este miércoles un nuevo golpe a las tramas de blanqueo de capitales que actúan en España, en este caso con el registro de las cuatro plantas de la sucursal madrileña del ICBC.

El 11 de mayo de 2015 la Guardia Civil culminó una investigación de dos años con la desarticulación de una organización dedicada blanquear grandes sumas de dinero a partir de la importación de los artículos que se venden en los bazares regentados por ciudadanos chinos. Las pesquisas desarrolladas a partir de aquel operativo ha llevado a la Guardia Civil al mayor banco mundial, según la lista elaborada por ‘The Banker’.

El Grupo de Delincuencia Económica de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil ha dado así el primer paso de una nueva investigación cuya magnitud se desconoce, pero que anticipa numerosas consecuencias y ramificaciones internacionales. “No se trata de una operación contra uno o un grupo de empleados desleales, sino contra el propio banco y su funcionamiento”, advierten a Europa Press fuentes de la investigación.

Junto a las decenas de efectivos de la Guardia Civil que cercaron el miércoles el edificio del ICBC chino (situado entre la céntrica Plaza de Colón y la fuente de la Cibeles en Madrid) se encontraban varios miembros de Europol, la oficina de policía continental que coordina las actuaciones conjuntas entre las fuerzas de seguridad de los países de la Unión Europea. Las fuentes consultadas recuerdan que la sede central europea del ICBC está en Luxemburgo.

El Instituto Armado bautizó como ‘Operación Snake’ a su operación de mayo, coincidiendo con que la primera pista tuvo lugar el año de la serpiente, según el horóscopo chino. Se saldó con 32 detenidos, 47 imputados y 65 registros. En la Comunidad de Madrid, las actuaciones más relevantes fueron en la zona de Vallecas y Usera y en el polígono de Cobo Calleja de Fuenlabrada. Importaban grandes cantidades de artículos de los que se venden en los bazares chinos, los comercios que antes se conocían como ‘Todo a Cien’. Lo hacían eludiendo ilícitamente los impuestos asociados a esos productos y en esa competencia desleal incurrían en delitos como blanqueo de capitales, contra la Hacienda Pública, contrabando o incluso organización criminal.

Los beneficios que extraían de estas operaciones la mayoría de las veces se trasladaban a China, donde viven los jefes de la organización. Hasta allí llegan las remesas de dinero en metálico, muchas veces por medio de mensajeros. Es un procedimiento tan habitual que el mismo día de la ‘Operación Snake’ fue arrestado en el Aeropuerto de Barajas a un ciudadano chino cuando trataba de sacar de España sin declarar la suma de 850.000 euros en metálico. Las investigaciones posteriores confirmaron que no tenían relación alguna con la red desarticulada ese día.

La ‘Operación Snake’ dejó una cantidad ingente de documentación entre la que se halló un hilo del que seguir tirando. “El dinero siempre deja rastro”, advierten desde la investigación que terminó dando como resultado las conexiones entre la red mafiosa y el ICBC en sus operaciones en España: la sucursal madrileña registrada este miércoles facilitaba la introducción en el circuito financiero de fondos cuyo origen eran las actividades fraudulentas de la trama. Así se posibilitaba su transferencia a China dotándoles de la apariencia de legalidad.

Las sospechas de la UCO es que está no era la única red mafiosa con la que tenía relaciones el gigante financiero chino y eso ha desencadenado la ‘Operación Shadow’ (‘sombra’ en inglés) con unos registros en busca de nuevas evidencias en coordinación con la Fiscalía Anticorrupción y el Juzgado de Instrucción Número Siete de Parla (Madrid), el mismo que se encargó en su día de la primera fase de las actuaciones.

De momento hay cinco detenidos, entre los que se encuentra el director general de la entidad, todos ellos de nacionalidad china y acusados de un presunto delito de blanqueo. No se descartan nuevas detenciones.

A la hora de cifrar a cuánto podría ascender el fraude, de forma oficial la Guardia Civil se limita a precisar que el monto total del dinero blanqueado por los detenidos en mayo es de 40 millones. De confirmarse las sospechas de los investigadores de que el banco trataba con otras organizaciones, esa cifra se multiplicaría.

Aún ascendería más en caso de que la entidad financiera usase el mismo procedimiento en otros países. Por ello las fuentes consultadas por Europa Press no descartan que en el marco de estas pesquisas se produzcan comisiones rogatorias a otros países para recabar más datos.

El banco Industrial and Commercial Bank of China (ICBC) fue fundado en 1984 y está considerado como el mayor banco mundial, según la lista elaborada por ‘The Banker’, con presencia en 41 países. El 27 de Octubre de 2006, ICBC comenzó a cotizar en las bolsas de Shanghái y Hong Kong.

La entidad china obtuvo en octubre de 2010 la aprobación del Banco de España, que le concedió la licencia para abrir una sucursal en el país, convirtiéndose así en el primer y único banco de China en España. En concreto, ICBC inicio su actividad en España el día 24 de enero de 2011, con la apertura de su oficina en Madrid, a la que siguió en septiembre de 2012 la apertura de una sucursal en Barcelona.

Según la entidad china, ICBC en España ofrece todas las ventajas derivadas de la pertenencia al grupo ICBC como son la posición en el mercado financiero, clientes de calidad, estructura diversificada en los negocios, una fuerte innovación y excelente valor de marca. Así tanto la oficina de Madrid como la de Barcelona pueden proporcionar servicios eficientes en lo que respecta a apertura de cuentas corrientes y depósitos, financiación, transferencias, etc.

Los registros en la sucursal madrileña se mantienen desde el miércoles. La Guardia Civil pretende clonar los ordenadores para analizar con detenimiento todos los movimientos de dinero. En esta actuación están participando también la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF) de la AEAT.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Doce + cuatro =