Desde que en 1968, hace ya casi medio siglo, el premier británico Harold Wilson permaneciera durante cinco días en la colonia británica de Gibraltar para entrevistarse a bordo de un crucero con el líder rebelde de Rodhesia Ian Smith, ningún primer ministro de Gran Bretaña había osado pisar suelo gibraltareño. Este jueves David Cameron lo hará durante escasas dos horas para hacer campaña a favor de la permanencia del Reino Unido, precisamente en una plaza, Gibraltar, con 32.000 residentes y escasísimos euroescépticos gracias al disfrute de un sistema tributario propio ajeno al de su metrópoli.

Mientras tanto, el Gobierno de España, en funciones, ha permanecido de perfil ante la incómoda visita por el conflicto histórico entre ambos integrantes de la Unión Europea y apenas ha esbozado unas tímidas quejas verbales en palabras de Rajoy y el jefe de la diplomacia española.

Cameron iniciará su visita con una reunión con el ministro principal del Peñón, Fabian Picardo, y posteriormente dará un mitin previsto a las cinco y media de la tarde en la plaza Casemates.
El primer ministro aprovechará también su estancia en la colonia británica para conceder una entretrevista en la televisión local.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − dieciseis =