El Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu, reconoce el problema que vive el sistema sanitario público en Andalucía y aboga abiertamente por instar al Gobierno de Susana Díaz a no sobrepasar los límites “infranqueables” de una sanidad pública, universal y de calidad, una reclamación que coincide plenamente con las reivindicaciones de miles de sanitarios andaluces, organizados en varias plataformas ciudadanas por varias provincias andaluzas, sobre todo en Huelva, Granada y Málaga.

En el balance de este 2016 que ahora acaba, el problema de la sanidad andaluza ha sido uno de los que más quejas ha cosechado la oficina del Defensor del Pueblo Andaluz. También es la gran ‘obsesión’ de Susana Díaz, que ahora lucha a destajo para evitar que las ‘mareas blancas’ se propaguen por otras provincias que también han implantado el polémico proceso de fusión hospitalaria, un sistema que encubiertamente asume recortes en la sanidad pública en aras de una supuesta funcionalidad y eficiencia con menos recursos.

La Junta de Andalucía insiste que uno de cada tres euros de sus presupuestos va para financiar el sistema sanitario público de la comunidad. Pero algo está fallando para que incluso el Defensor del Pueblo autonómico llame la atención al Ejecutivo de Díaz. “El sistema sanitario público de Andalucía goza de un reconocimiento merecido pero también creemos que el mismo ofrece un amplio margen de mejora”, apunta el Defensor Andaluz.

Recientemente, Maeztu informó que su departamento “no tiene ningún expediente abierto” relacionado con el proceso de fusiones hospitalarias puesto en marcha desde 2012 en Andalucía. El Defensor Andaluz ha alabado “la buena disposición” de la Consejería de Salud después de la marcha atrás parcial dada a sus planes de fusión porque se puede interpretar como un problema “reconducible” del que avisa que estará muy “atento”.

Los problemas de la sanidad copan la mayoría de las quejas de los andaluces al Defensor

Pese a que los problemas relacionados con el funcionamiento de la sanidad pública andaluza siempre han sido de los más recurrentes en la institución que dirige Maeztu, el Defensor constata que ha sido ahora, coincidiendo con la profusión de las ‘mareas blancas’ cuando más quejas se han acumulado en su buzón.

“Esa inquietud ciudadana por el funcionamiento del sistema sanitario andaluz ha experimentado últimamente un crecimiento significativo, como lo atestigua el aumento de las quejas recibidas”, reconoce Maeztu.

Estas quejan o reclamaciones se han transformado en “manifestaciones multitudinarias” por las calles de Andalucía, reconoce en Defensor del Pueblo Andaluz. “Iniciadas en determinadas localizaciones y en relación a problemáticas concretas, parecen extenderse a otros puntos de nuestra geografía y abarcar un campo mas amplio de reivindicaciones, auspiciadas bajo la proclama de la defensa de “una sanidad digna”, admite Maeztu.

El Defensor Andaluz recrimina al Gobierno de Susana Díaz que haya puesto en marcha el proyecto de fusiones hospitalarias como medida de eficiencia contra los recortes sin contar con el consenso de la comunidad sanitaria, algo que ha provocado un descontento creciente. “Es necesario mencionar la incidencia que en algunas de las protestas mas multitudinarias ha tenido la decisión de aplicar nuevos modelos organizativos sin someter los mismos al previo debate con los sectores profesionales y ciudadanos afectados, que hubieran posibilitado un modelo mas consensuado y respetuoso con las necesidades y aspiraciones de todos los colectivos”, explica Maeztu en el balance de 2016.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Trece − cuatro =