Hay distintas actitudes que se pueden tomar en la vida, y estas condicionan en gran medida lo que nos pasa. No es igual estar cerrado, de mente y de corazón, reclamando que las circunstancias nos traigan amor y comprensión, que aceptar la existencia, abrazarla, y permitir que llegue aquello que reclamamos. Podemos ver que a veces estamos diciendo que entre al que lleva el alimento a nuestra vida, pero con la puerta cerrada con varios cerrojos.

Y esto, muchas veces lo produce el miedo. Deseamos y tememos a lo mismo, y casi simultáneamente, y al no existir una integridad en nuestra actitud, no fluye hacia nosotros lo que creemos que necesitamos o lo rechazamos cuando llega.

Muchas personas ansían el amor, pero tienen un talante frío o severo, agresivo o triste, pesimista o arisco, y esas actitudes, no son permeables al afecto verdadero. Además de que lo similar atrae a lo similar, y si tenemos una vida y unas inclinaciones en un sentido, lo que nos llegue, salvo sucesos accidentales de destino, van a estar en la misma línea.
Si sentimos desprecio por nosotros mismos, no vamos a obtener valoración fácilmente, así como la falta de confianza en nuestra persona y capacidades, y en la misma vida, eso va a traer como consecuencia el que ésta refleje nuestra postura, encarnada en las actitudes de los demás. Va a ser difícil conseguir gustarle a una princesa siendo un sapo.

Es probable que no seamos conscientes de lo que estamos haciendo con nosotros mismos, pero solo tenemos que pararnos, y mirar en nuestro interior que tipo de pensamientos tenemos en nuestro dialogo interno y que mascara ante los demás.

Normalmente no nos podemos esconder mucho ante nuestra consciencia, e incluso, buscando la comprensión que no nos manifestamos interiormente, la buscamos fuera, y normalmente no obtenemos mucha, porque los demás perciben intuitivamente que ya nos hemos juzgado y condenado, y andamos buscando un indulto, pero este no se suele recibir, o por lo menos el que nos satisfaga plenamente.

Vivir con el corazón abierto es aceptar nuestra vulnerabilidad y nuestros defectos (también en los demás) e interpretando que lo que nos trae la vida es para nuestro propio bien, siendo una oportunidad de evolucionar y resolver un problema o acceder a nuevas capacidades. Sin duda es el reto que nos hace vivir con esperanza, y siendo conscientes de que existe una sabiduría mayor que nuestra pequeña mente, que ve de forma más amplia y más a largo plazo que nos intenta ayudar. Es también valorar como un tesoro la autenticidad, el valor y el mérito, pero sin duda el camino más rápido es el más difícil: “per aspera ad astra” (por lo áspero hacia las estrellas) que decían los romanos. Hay que remangarse y hacer el trabajo complicado, empezar primero por él, aquello que más nos cuesta, fijándonos en donde tenemos más resistencias emocionales, y en ésta era de lo fácil y lo cómodo, esto puede tener pocos seguidores, pero también puede ser una pista significativa para aquellos que quieren avanzar sólidamente, antes de que el sufrimiento llegue como medicina por no haber apagado el incendio y habernos quedado viendo la televisión, o chateando con el móvil, o perdiéndonos en las mil distracciones que existen hoy en día.

Obtener el amor pasa por convertirse en amor. Y amar no es solo afectividad, es sobre todo querer lo mejor para uno mismo y los demás, y esto pasa por ser más conscientes, ya que el ego se esconde siempre donde menos se pueda sospechar que está, es una sombra que en numerosas ocasiones nos ven los demás, pero no nosotros mismos.

Vivir con el corazón abierto es también estar en la esperanza, con ilusión, pero sin la ansiedad de la expectativa, disfrutando del presente, y receptivo a lo que trae instante a instante, de un manera lúdica, pero sin apego. Es dejar que el sol interior nos ilumine e irradiar su luz y calor.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorFechas
Artículo siguienteLos disturbios en Barcelona se saldan con 35 heridos de diversa consideración
Presidente de la ONG Paz en Acción, director de Radionuevaera.es, Coproductor del programa Tiempo de Cambio, colaborador de la revista Ser Consciente, coach, empresario, escritor y conferenciante. Tiene un profundo interés por todos los conocimientos humanísticos, dedicándose al estudio de la Psicología, especialmente el análisis de C.G.Jung, mediante una introspección de más de dos años. Su interés por comprender al ser humano y su destino le lleva a estudiar también Filosofía durante ocho años. Se forma en técnicas bioenergéticas durante un año y medio, y meditación, tres años. Es colaborador en periódicos, televisiones y especialmente en numerosas radios. Desarrolla varios productos que comercializa a nivel nacional como: -CURSOS DE AUTOAYUDA (12 TÍTULOS) -REVISTA: EL MUNDO DE LO INCREIBLE –PROGRAMAS: ELIMINE SU ESTRÉS Y VALORES PARA UNA CULTURA DE PAZ -LIBROS: RELACIONES HUMANAS, TECNICAS ÉTICAS DE VENTA y ESTRELLAS DE ESPERANZA. Imparte el taller: SER CONSCIENTE EN EL AHORA.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 − 3 =