Estepona Press.

La Policía ha confirmado a diario16.com que se descarta cualquier indicio de criminalidad en la muerte por ahogamiento de la joven prostituta de nacionalidad rumana ahogada en un club de Estepona (Málaga) el pasado 4 de diciembre. En un primer momento se barajó la posibilidad de que Alicia (nombre supuesto con el que era conocida la joven cuando ejercía la prostitución) hubiese muerto por ahogamiento al no poder salir del local donde pernoctaba por estar cerrado por fuera, pero fuentes de la investigación han descartado por completo esta posibilidad a diario16.com.

La policía, en cambio, sí ha hallado indicios de un presunto delito de los derechos de los trabajadores contra la propietaria y su socio del club California de Estepona, de 58 y 60 años respectivamente, donde falleció ahogada la joven de 26 años durante las riadas que afectaron a toda la provincia malagueña. Ambos fueron detenidos el pasado lunes 19 de diciembre y posteriormente puestos en libertad mientras se encuentran a la espera de pasar a disposición judicial.

El cuerpo ha sido repatriado a Rumanía dos semanas después porque los padres no tenían el dinero necesario

En un primer momento, la policía no halló indicios de delito en la muerte de la joven después de tomar una primera declaración a la propietaria del local y su socio. Ahora sí contemplan esta posibilidad pero siguen descartando que pueda haber existido un posible delito de homicidio por imprudencia. La tromba de agua cogió por sorpresa a Alicia en el interior del local, donde pernoctaba desde hacía varios días ya que no encontraba un lugar donde le alquilaran una habitación al carecer de documentos de residencia en España.

Los datos de la autopsia confirmaron que la mujer falleció por asfixia mecánica por sumersión. Efectivos de la Unidad de Especialidades Subacuáticas del Consorcio Provincial de Bomberos tuvieron que extraer el cuerpo ya sin vida de la joven por una de las ventanas al estar completamente inundado el club California y sus alrededores, cercano a un centro comercial de la localidad.

El primer aviso de emergencia se produjo a las 11.20 horas, momento en el que se recibió la primera alerta del cuerpo de bomberos en el servicio 112. Los efectivos se desplazaron al lugar y el agua ya llegaba al techo, por lo que se necesitó de la intervención de dicha unidad especializada. Fue una amiga de la víctima la que alertó a los bomberos tras haber mantenido una corta conversación con la fallecida poco antes del trágico desenlace.

El cuerpo sin vida de la joven no ha llegado a su país de origen hasta este pasado viernes 16 de diciembre para poder darle sepultura, según han informado fuentes del Consulado de Rumanía en Sevilla.

La familia de la fallecida no disponía de los 3.300 euros necesarios para repatriar el cadáver y ha tenido que ser un establecimiento de productos del país centroeuropeo el que comenzó a recaudar el dinero junto a los padres de la víctima.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Once − 8 =