Albert Rivera aprende con rapidez. Y lo que ya borda, casi rozando la perfección, son las formas de la ‘vieja política’, que justo es la que ha venido criticando de forma recurrente en sus discursos hasta llegar a donde ha llegado; es decir, sacando una nota excelente como alumno aventajado de los políticos marrulleros a los que antes reclamaba una ‘nueva política’ más honrada y transparente, de la que él pretende -o pretendía- ser adalid.

De hecho, hay que destacar su gran habilidad para presentar en público seis condiciones de pacotilla como una ‘exigencia’ para dar el sí a la investidura de Rajoy, cuando hasta hace dos días le había negado su apoyo encastillado en la abstención por la pasividad reformista del PP en los temas que, en su opinión, ahogaban al país, incluido el independentismo catalán (esas reformas eran su principal argumento de campaña). Pero, de repente, esas ambiciosas miras se han limitado a una verdadera peccata minuta comparada con las promesas que esgrimía como el ungüento amarillo necesario para regenerar y modernizar el sistema político.

El portavoz de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados, Juan Carlos Girauta, lo ha visualizado perfectamente, asegurando que en su partido se han “tragado un sapo” (por apoyar la investidura de Rajoy) y admitiendo que se tragarán “cien si hace falta”; claro está que no por contentar al candidato presidencial del PP, sino por el “bien” de los españoles. Pero sin aclarar a qué españoles eso les parece bien o mal (el cuento de ‘la Patria es mía’)…

Ahora, lo único que necesita España, o lo más necesario, según Rivera, son las seis bagatelas reclamadas a Rajoy como si fueran el ‘no va más’ de la política, y que éste ha recibido -y tratado- aparatosamente, como algo venido del otro mundo y de especial trascendencia en el actual contexto de crisis global. Una mentira que, por lo general, los medios informativos no han querido poner en evidencia como comparsas de las malas artes más conocidas y practicadas en la vieja política (y parece que también en la nueva): presentar lo intrascendente como extraordinario y despreciar lo realmente trascendente como una nimiedad sin importancia.

Esta táctica de engrandecer lo fácil de lograr y de empequeñecer o ignorar lo importante, que es más difícil de conseguir, engañando al populacho, es bien conocida en España desde que eclosionó el absolutismo monárquico con Fernando VII. Que todo lo que ahora se le ocurre a Rivera para reconducir las políticas fallidas de Rajoy sean esas seis partidas menores, no deja de ser triste y decepcionante.

Porque, ¿qué significa exactamente ‘limitar los mandatos presidenciales a ocho años o dos legislaturas…’? ¿Es que acaso no basta para eso con la voluntad de los electores reflejada en las urnas…? ¿Y cómo se justifica entonces que el Jefe del Estado lo sea de por vida o que un juez ejerza su función potestativa hasta la jubilación…? ¿Es que Rivera puede garantizar que cuando se cercene la vida política de un buen presidente del Gobierno, que puede haberlo, no será sustituido por otro peor…?

Y, a estas alturas de la historia, ¿para qué se necesita una comisión de investigación parlamentaria sobre el ‘caso Gürtel-Bárcenas’, si ya está instruyéndose en los tribunales de justicia, a punto de la vista oral y bien que mal con las responsabilidades políticas depuradas en las urnas…?

Ítem más: ¿Es que Rivera no se ha dado cuenta de que para no indultar a un condenado por corrupción política solo hace falta eso: no indultarle…?

¿Y qué es lo que se aporta sustancialmente al sistema -si no es injusticia- con la separación inmediata de cualquier cargo público imputado por corrupción, si éste no llega a ser procesado y condenado en sentencia firme…? ¿Acaso Rivera niega la tutela efectiva de los jueces y tribunales y la presunción de inocencia recogidas en nuestro ordenamiento jurídico…?

Finalmente, el joven Rivera parece ignorar -y esto es lo más burdo de sus exigencias políticas- que la eliminación de los aforamientos acordada con Rajoy no sirve para nada sin consensuarla también con otros partidos, porque el tema requiere una reforma constitucional con mayoría reforzada en las Cámaras (art. 167 CE). Un consenso transcendente que también es necesario para modificar la Ley Electoral y que no se alcanza, ni de lejos, sólo con un acuerdo PP-Ciudadanos…

Calificar las exigencias de Rivera para apoyar la investidura de Rajoy como pura ‘pacotilla’, puede parecer duro. Pero lo cierto es que nos dejamos otras expresiones más agresivas en el tintero, porque plantearlas tal cual, con el país soportando lo que soporta, es algo más que una broma de mal gusto.

¿Para cuándo deja el paladín de la ‘nueva política’ concertar con el PP la separación de poderes que garanticen una verdadera democracia y en particular la despolitización del Poder Judicial, conforme a lo prometido en las elecciones de 2011 por el propio Rajoy? Y, si Rivera cree de verdad que ahora tiene la sartén por el mango, ¿por qué no exige una reconducción del desmadre autonómico que elimine las competencias del Estado duplicadas y triplicadas, que son la base de nuestro insoportable déficit público…?

¿Cómo olvidar en un acuerdo tan importante, nada menos que para investir presidente a Rajoy, la rectificación de sus desmanes legislativos de la X Legislatura, como la ‘ley mordaza’ o la imposición partidista de la reforma educativa, rechazadas ambas por todas las demás fuerzas políticas con representación parlamentaria…? ¿Y cómo ignorar la imperiosa necesidad de adelgazar el aparato del sector público cuya reforma con el Plan CORA ha sido una auténtica tomadura de pelo…?

Para muchos electores expectantes -incluidos no pocos del PP- el partido de la ‘nueva política’ se ha olvidado como por ensalmo de lo que es necesario exigir al Gobierno en estos momentos de crisis institucional. Es decir, en cuestiones de Estado y obviando de momento la cuestión ideológica, en un compadreo bochornoso que huele a polilla, a pacto de maquillaje en la trastienda del teatro político y a presión indecente sobre otros partidos.

Nada hay en el acuerdo PP-Ciudadanos, ni por asomo, sobre las grandes reformas de Estado, en lo político, en lo social o en lo institucional. No se tocan los problemas de la enseñanza y la sanidad, ni la fiscalidad, ni la quiebra de la Seguridad Social, ni las garantías de la unidad nacional sobre la que tanto han banalizado ambos partidos. Ni en él se cita para nada el problema del desempleo, que es la preocupación crucial de los españoles (y menos aún la política exterior, la defensa nacional, el terrorismo…).

¿Y cuál es el motivo de soslayar en el exigente acuerdo PP-Ciudadanos la tan traída y llevada reforma de la Constitución, si unos y otros no dejan de evidenciar cada dos por tres sus lagunas y agujeros negros…?

En fin, lo único que parece interesar a Rivera es seguir chupando cámara mediática y tratar de justificar públicamente un acuerdo subterráneo en el más puro juego de la ‘vieja política’. Pacotilla, bagatelas y peccata minuta: abalorios de toma y daca como los que se utilizaban para engatusar a los indígenas en la conquista de América.

El joven Rivera aprende rápido; pero sobre todo lo malo. Y en especial a manejar la bocina, el bombo y la pandereta (instrumentos clásicos de la ‘vieja política’), en vez de procurar la virtuosa perfección del sistema de convivencia democrática. Lo dicho: pobre y bochornoso, se mire como se mire.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 3 =