perfiles medios y directivos exigen conocimiento de inglés a los candidatos para desarrollar su actividad profesional. Este porcentaje desciende hasta el 23,4% en el resto de oportunidades laborales.

Cuando se observa desde el punto de vista del candidato, el 57% de los profesionales declara que tiene conocimientos de inglés. De ellos, el 3% afirma que son bilingües. Un 23% asevera que tiene un nivel alto; un 49%, nivel medio; y un 25%, conocimiento básico. Respecto a otros idiomas, cabe destacar que el 14,5% de los candidatos asegura que sabe francés; el 4,1% tiene competencias para trabajar en alemán; y el 1,5% afirma que puede desarrollar su actividad en árabe.

La exigencia del conocimiento de idiomas para acceder al empleo ha aumentado en las últimas dos décadas. Esto ha venido impulsado, principalmente, por la orientación hacia un mercado laboral global en el que la competencia por el talento ha pasado de ser local o regional a internacional. En este sentido, la enseñanza de idiomas en el proceso formativo de los jóvenes se erige como uno de los pilares sobre los que asentar su futuro laboral.

El análisis de Randstad tiene en cuenta el número de lenguas extranjeras que hablan los profesionales españoles. El 48,9% de los profesionales españoles asegura que no habla ningún idioma, más allá del nativo. El 34% afirma tener conocimiento de una segunda lengua; el 12,6%, de dos idiomas extra; y el 4,5%, de tres. Estos porcentajes varían en función de las edades de los candidatos. Es decir, en términos generales, cuanto más joven es el profesional, más idiomas en capaz de manejar con soltura.

Respecto a otros países, España registra uno de los mayores porcentajes de personas que no hablan una segunda lengua (48,9%). Sólo le superan Irlanda (72,2%), Hungría (63,2%) y Bulgaria (61,1%), mientras que la media europea se sitúa en el 34,3%. Bélgica, Grecia, Portugal e Italia también superan el 40% de profesionales que únicamente hablan su lengua materna.

El informe de Randstad también analiza el nivel que tienen los profesionales españoles que afirman que sí hablan un segundo idioma. El estudio destaca que, dentro de este colectivo, el 18,6% declara que tiene nivel elevado; el 41,7%, un nivel medio; y el 39,7% restante, un nivel bajo.

Durante los próximos años, la capacidad de desarrollar la actividad profesional en otro idioma será aún más determinante a la hora de acceder a un empleo. En esta línea, el inglés se posiciona como un elemento indispensable para candidatos y empresas. Asimismo, desde Randstad Professionals se pone de manifiesto que el conocimiento de una segunda lengua, además del inglés, se posiciona como un elemento diferenciador clave en el mercado laboral, sobre todo en puestos intermedios y de responsabilidad.

Para que el mercado laboral no detecte un déficit de talento, es imprescindible que el aprendizaje de idiomas sea una prioridad en los planes de estudios de los países.

Actualmente, el 94,1% de los estudiantes de educación secundaria en Europa recibe clases de inglés en su centro educativo. En el caso del francés, esta cifra desciende hasta 23%, mientras que español y alemán se encuentran en torno al 19%.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 + Once =