Si a la población de los municipios rurales se añade la de los intermedios y urbanos, la cifra total de habitantes que accede a los servicios en tiempos inferiores a ese umbral es de 44,9 millones, el 96% de la población española. La población de los municipios rurales remotos, más alejados de las ciudades, asciende a 1,9 millones, según la MMedio rura

Los habitantes de los municipios rurales se han reducido en España cerca de un 30,3% durante los últimos cien años y sus condiciones de vida han mejorado significativamente en las últimas décadas, por los cambios en el nivel de renta y la mejora de los servicios y las infraestructuras de transporte.

La baja densidad de población no es el único rasgo que caracteriza la ruralidad, pero actualmente no existe una definición universalmente aceptada de la misma o de su contrapartida, lo urbano. Los economistas se centran en definiciones basadas en variables económicas, como la renta, la producción, o el empleo; los ecologistas y medioambientalistas enfatizan las características del paisaje y el medio natural; y los demógrafos y soció- logos, los aspectos demográficos. En marcado contraste con el criterio adoptado en 1994 por la OCDE, las actuales tipologías de municipios rurales y urbanos tienen en cuenta, además de la densidad de población, la huella del hombre sobre el territorio —medida a través de las coberturas artificiales del suelo (áreas residenciales, polígonos industriales, infraestructuras de comunicación, etc.)— y de la accesibilidad de la población a los servicios públicos que las ciudades proporcionan.

El análisis de las áreas y municipios rurales en España ha mejorado de modo sustancial gracias a la información georreferenciada que ofrecen los satélites. Ahora es posible localizar de forma precisa la población en celdas de 1 km2 y conocer en detalle los distintos usos o coberturas del suelo. De este modo diferenciamos entre espacios abiertos —con coberturas del suelo agrícola, forestal, natural, humedales y agua— y espacios cerrados —con coberturas artificiales, de suelo residencial y equipamientos—. Además, la amplia información disponible sobre infraestructuras permite ubicarlas sobre el territorio y calcular el tiempo de viaje para acceder a las ciudades que debe emplear la población residente en cualquier municipio, rural o urbano.

A partir de una malla geográfica con 63 mil celdas habitadas, generada por el Instituto Nacional de Estadística a partir del censo de 2011, es posible identificar las aglomeraciones urbanas y su reverso complementario, las celdas rurales, de forma independiente de los lindes administrativos municipales. Utilizando criterios europeos es posible estimar que la población rural representa actualmente en España el 17,2% del total, 8,1 millones de personas, de las cuales 6,4 millones residen en municipios rurales. El 82,8% restante (38,8 millones) es población urbana en sentido amplio.

Existen, además, 111 aglomeraciones urbanas de alta densidad, que albergan al 51% de la población española. Tres, Madrid, Barcelona y Valencia, superan el millón de habitantes y cuatro más —Bilbao, Sevilla, Zaragoza y Málaga— se sitúan entre el medio millón y el millón de habitantes.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 + 6 =