Eduardo Zaplana desde prisión mueve ficha y lo hace habilitando e incluyendo en su Defensa a sus dos hijas licenciadas en Derecho para que puedan acceder a verle en prisión cuando quieran y no someterse exclusivamente a los permisos carcelarios.

Zaplana se encuentra en la cárcel de Picassent desde finales del mes de mayo, cuando la titular del Juzgado de Instrucción número 8 de Valencia acordó para él prisión provisional, comunicada y sin fianza en el marco de la ‘Operación Erial’, por la que fue detenido por presuntos delitos de blanqueo de capitales, malversación y prevaricación.

El ex ministro de Aznar, que sufre una leucemia desde hace varios años, ha solicitado ya desde su ingreso en prisión salir de la cárcel por motivos de salud. Sin embargo, la estrategia, hasta el momento, no le ha salido bien.

Ni siquiera el informe del jefe de Sección de Hematología Clínica y de la Unidad de Trasplante Hematopoyético del Hospital La Fe, que realizó el trasplante de médula al expresidente de la Generalitat valenciana, Eduardo Zaplana, le ha servido para salir de prisión.

En ese informe clínico se alerta sobre el deterioro acusado del estado general de la salud del también exministro, en prisión desde hace diez semanas, que puede derivar en una infección grave con riesgo vital en los próximos meses.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorAmarillo violento
Artículo siguienteEspaña mantiene su liderazgo mundial en donación de órganos
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − cuatro =