El grupo parlamentario de Podemos Andalucía ha exigido la dimisión del presidente del Parlamento autonómico, el socialista Juan Pablo Durán, al entender que la Presidencia de la Cámara autonómica ha vulnerado la legislación vigente de la función pública tras destinar una partida de 14.000 euros para contratar a dedo una campaña con una empresa madrileña en la que trabaja su sobrino Alejandro Fernández Durán.

Susana Díaz guarda silencio mientras el presidente de la Cámara andaluza aún no ha hecho público el contrato

Mientras tanto, la presidenta andaluza, Susana Díaz, guarda absoluto silencio ante esta polémica pese a que, sólo horas después de que el presidente de la Cámara y compañero de filas intentara excusarse por lo que considera sólo un “error”, presidió en Sevilla la presentación de un documental, producido por Canal Sur y realizado con motivo del 40 aniversario de las manifestaciones del 4 de diciembre de 1977.

La promoción contratada presuntamente sin el control de la Cámara, bajo el título Orgullo andaluz, va dirigida a las redes sociales para conmemorar el 4 de Diciembre de 1977, fecha en la que cientos de miles de andaluces se manifestaron para reclamar una autonomía de plenos derechos. Sorprendentemente, en ninguno de los vídeos realizados para conmemorar aquella histórica jornada se explica qué ocurrió aquel 4-D de hace 40 años y se limita a recorrer todos y cada uno de los tópicos andaluces para desterrarlos apelando al “orgullo andaluz”.

“No le dimos importancia porque no lo vimos relevante”, se excusó este jueves el presidente de la Cámara andaluza ante los periodistas cuando reconoció que sabía que su sobrino trabaja desde el pasado julio en la empresa madrileña El Cañonazo Transmedia, encargada de llevar a cabo la campaña de promoción encargada por el Parlamento de Andalucía.

El presidente de la Cámara autonómica es hermano de Inmaculada Durán, dirigente socialista que también ha ostentado diversos altos cargos en la Administración autonómica, entre ellos el de directora general de Consumo de la Junta. Auxiliar administrativo de profesión, Inmaculada Durán ha llegado a ser diputada en el Congreso los años 2003 y 2004. Su hermano asegura que este contrato del Parlamento de Andalucía con una empresa de Madrid en la que trabaja su sobrino “se ha hecho en la más estricta legalidad y cumpliendo escrupulosamente las normas de contratación del Parlamento”.

El pasado 27 de septiembre, la Mesa del Parlamento andaluz, con mayoría del PSOE (tres miembros, por dos del PP, uno de Ciudadanos, otro de Podemos y también otro de IU) decidió modificar las normas de contratación para casos de escasa cuantía para supuestamente ahorrar y sortear burocracia innecesaria. Sólo la decisión del letrado mayor de la Cámara serviría a partir de ese instante para reclamar nueva documentación adicional que acreditara los pagos y la transparencia en los contratos.

Pero esa salvedad también fue modificada en otra decisión de la Mesa el pasado 17 de octubre. Los grupos de la oposición aseguran desconocer todos los extremos de esta supuesta última modificación normativa para la contratación de campañas de promoción.

En el caso de la contratación para la campaña Orgullo andaluz, el Parlamento solo informó de forma verbal sobre los detalles del contrato. Estas explicaciones son las que han llevado a Podemos a exigir la dimisión del máximo responsable de la Cámara andaluza, ya que la Ley de Función Pública impide que se pueda contratar con firmas pertenecientes o en las que trabajen familiares de estos dirigentes.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − cuatro =