Beatriz Talegón / Foto: Agustín Millán.

Nuestra compañera Beatriz Talegón ha vuelto a recibir amenazas de muerte por parte del mismo cobarde y malnacido que hizo lo mismo hace dos días. Beatriz denunció los hechos, pero aún ni se ha detenido ni, por supuesto, se ha puesto a disposición judicial a este ser despreciable. En esta nueva amenaza se va más allá y se es más explícito, lo cual le da una veracidad a la misma. “No dejaré que sigas con tu discurso separatista”, frase acompañada de una fotografía en la que se ve una hoja de papel manuscrito y balas, nota en la que se puede leer lo siguiente: “Señora Beatriz Talegón. Dios perdona, Carlo no”. Seis balas, exactamente las mismas que contiene el tambor de un revólver. Ahí no acaba todo puesto que el mensaje continúa con una amenaza contra el hijo de Beatriz: “El hijo que tanto amas también pagará por tus pecados”.

A Beatriz Talegón se la está amenazando por distintas razones. En primer lugar, por defender sus ideas en las páginas de Diario16 y en otros foros amparándose en el derecho constitucional de la libertad de expresión que la asiste. No aceptar la diversidad de opiniones es ser un fascista y la amenaza a muerte es el modo en que estos fascistas tienen de querer acallar a quienes piensan de un modo diferente porque es el único argumento que tienen.

En segundo lugar, a Beatriz Talegón se la amenaza de muerte por ser mujer. Esta gente que es capaz de cometer atrocidades como vaciar el tambor de su revólver en un papel para intentar amedrentar a una mujer que defiende la libertad son supremacistas masculinos. En su corto vocabulario esta gente no incluye la palabra «igualdad» y justifican el terrorismo machista porque el hombre es superior a la mujer.

En tercer lugar, a Beatriz Talegón se la amenaza de muerte por su ideología, lo cual ya es un delito de odio en sí mismo. Aún hay bastardos en este país que defienden la inexistencia de la diversidad ideológica y que plantean el escenario político como una lucha de bandos en la que no hay oponentes sino enemigos.

En cuarto lugar, a Beatriz Talegón se la amenaza de muerte por su condición de defensora del modelo de Estado más democrático: la República en la que el pueblo tiene el poder de decidir quién será el Jefe de Estado y estar en contra de que esta figura esté ocupada por una institución impuesta por el propio Francisco Franco, el dictador.

En quinto lugar, a Beatriz Talegón se la está amenazando de muerte por, precisamente, expresar su opinión libremente en un medio de comunicación histórico como es Diario16 que, precisamente, luchó contra el fascismo para que este país tuviera democracia. Por tanto, estas amenazas de muerte que está recibiendo nuestra directora de opinión y editora general, son un ataque contra una libertad de prensa que estuvo prohibida durante más de 40 años, una libertad de prensa por la que Diario16 luchó desde el día de su nacimiento.

Es la hipocresía de este país: los que en estos meses de desafío soberanista se llenan la boca con la Constitución, amenazan atacando precisamente derechos fundamentales reconocidos en la misma. Más bien es el reconocimiento de que su defensa de la Carta Magna no es más que una fachada porque no creen en que el pueblo disponga de un marco de derechos y libertades.

En este país la ideología todavía importa a la hora de recibir la protección del Estado, sobre todo cuando quien gobierna no puede sacar rédito político de esa protección. Por mucho menos, en los tiempos en los que ETA asesinaba a políticos y periodistas por defender la paz, la libertad de expresión o por mantener un discurso contrario a lo que los asesinos defendían, se ponían escoltas a todo aquel que hubiese sido amenazado. Esto daba rédito político por la constante utilización electoral de las víctimas del terrorismo. Proteger a Beatriz Talegón y a su familia no lo da, ¿verdad?

Cuando el uso de las redes sociales va en contra de los presuntos valores que defiende la derecha casposa de este país o que dan rédito electoral la Justicia suele ser rauda. En España se ha condenado a un año de cárcel a una joven por publicar tuits sobre Carrero Blanco, una condena que incluso la propia familia del presidente asesinado declaró como exagerada. Sin embargo, cuando un obispo justifica el terrorismo machista o la homofobia es libertad de expresión o, lo que es peor, cuando se amenaza de muerte a una mujer por ejercer la libertad que tiene reconocida en la Constitución, no se hace nada.

Del mismo modo en que José María Aznar responsabilizó a Felipe González de los muertos de ETA por no aplicar una política dura contra el terrorismo, si a Beatriz Talegón o a su familia les ocurriera algo la presunta responsabilidad sería del Estado porque en cuanto se hizo pública la primera amenaza, tendrían que haber salido a defender a nuestra compañera porque, mientras las Fuerzas de Seguridad del Estado estarán realizando las correspondientes investigaciones tras la interposición de la denuncia, Beatriz Talegón tendría que estar protegida hasta que a este malnacido se le detenga y pase a disposición judicial.

Por otro lado, ¿dónde están la mayoría de los medios de comunicación? Estamos viviendo un caso como el que sufren los compañeros mexicanos a diario. En el país norteamericano todos están a una con los amenazados. El silencio es cómplice, sobre todo si se produce por la mordaza de las dictaduras públicas o privadas.

A Beatriz Talegón no la van a callar, pero si algo le ocurre estaremos ante un caso de presunta responsabilidad del Estado.

En nombre de tod@s l@s que hacemos Diario16, gracias a Carlos Herrera, a El Periódico y a otros medios que han denunciado los hechos. Nunca es tarde para la conciencia.

A título personal declaro que estoy de acuerdo totalmente, y en general, con todo los pensamientos e ideología que defiende, escribe y expresa Beatriz Talegón.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

18 Comentarios

  1. Si la persona amenazada fuera otra y de otro medio, ya estaba esto en todas las tertulias de TV. Este paìs de medios corruptos y comprados es cada dìa màs vomitivo. Afortunadamente queda Diario 16. Mucho ànimo Beatriz. Estoy seguro que poco le importan las amenazas sobre ella despuès de haber leìdo como este ser repugnante menciona a su hijo. La policìa debe de poner el 150% de sus recursos para estos casos con el fin de meter a este tipejo entre rejas ya, y si se resiste y empuña su revolver mejor.

  2. La mafia neofranquista, enquistada en todos los estamentos del estado, solo defiende a los suyos; que para eso son mafia y fascistas.
    Beatriz recibirá del estado el mismo apoyo que ha recibido Dña.Pilar Manjón.
    Un Estado que ha sido degenerado principalmente por el PP y el PSOE.

  3. cuando quieren tardan un plis plas en saber quien es el autor, por desgracia cuando no afecta a los suyos no mueven un dedo … da asco

  4. mejor no investigarlo. No vaya a ser que salga algùn implicado que podrìa enturbiar las cosas. Aunque en este caso se tapa y punto.O te lo afinan.

  5. A estos dementes, hay que buscarlos ya,…para que no puedan hacer daño a nadie,….I a esta señora, ponerle una escolta mientras dura el caso….asi es como. Actua un estado de derecho.de verdad.

  6. Beatriz, te sigo y me pareces una gran profesional, ojala tubieramos mas perodistas como tú.
    Continua tal como lo haces, muchos lo agradecemos, un abrazo

  7. Es una verguenza. Pero despues de lo que llueve estamos habituados. Mangantes, corruptos, promesas rotas, juramentos incumplidos.¿Para cuando una verdadera democracia?
    Todo mi apoyo a Beatriz.

  8. Si fuera familia mía,contrato a unos sicarios y me cargo al Carlo y toda su raza no dejó ni aire para respirar,y si fuese una hermana y la pasase algo me cargaba a toda la cúpula del PP por permitir esto esos son los verdaderos responsables de todo ojo por ojo y diente por diente sin mas

  9. Se conoce que el autor de las amenazas es un hombre? Por qué se dice malnacido? Por qué a esta Sra. se la amenaza por ser mujer? Que tontería es esta de mezclar el feminismo en unas amenazas, que en primer lugar no se sabe si las ha hecho un hombre y en segundo lugar no tienen ninguna referencia machista que pueda hacer pensar que se la amenaza por ser mujer. Se la amenaza por sus ideas, creo que queda claro en el escrito.

  10. Me sumo a la exigencia de investigación, y la policía debe ofrecer protección frente a estas amenazas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho + 6 =