Dentro de no mucho tiempo, la perspectiva de género, arribará a las fundantes costas de la concepción teológica o de la religiosidad. Se exigirá que en todos los credos, la mujer no sólo sea comprendida y abordada en la misma magnitud que su par, el hombre, sino que asuma, las mismas funciones terrenales, hasta el momento y por sobre todo en los credos abrahámicos, privadas para los dotados de falo. Sin que la gesta, quede en interrumpir en una misa o en cualquier acto litúrgico de cualquiera de las religiones monoteístas, exhibiendo senos al grito de “queremos sacerdotisas” (la estupidez no es privativa de un género), los actos fascistas (concepciones totalitarias, que promueven acciones selectivas, supuestamente en tren de objetivos nobles como la justicia) como escraches o amedrentamientos, debieran dejar lugar a espacios de reflexión y del intercambio de ideas, como por ejemplo, sostener o rebatir, la tesis que se presenta, que la idea de un dios, como de sus hijos o sucedáneos, tengan que ver con lo femenino y no con lo masculino, más allá de la cuestión de género, por cuestiones obvias y privativas de la condición humana.

No podemos pensar, intuir o sentir, que la idea de un dios (o creador) tenga que ver con lo masculino, cuando en verdad y desde el sentido común, sí necesitamos construir una referencia teleológica, que nos brinde las certezas de las que carece lo humano, obligadamente, debe ser pensada, intuida y razonada como algo vinculado a lo femenino. Lo femenino no en su genitalidad, sino en lo iniciático, en lo basal, en lo obviamente primigenio que significa y representa la vagina, desde esa imagen aperturistica (incluso el mito Griego de la Creación, cuando Gea se desprende de Urano, permitiendo el “entre” cielo y tierra con la aparición de cronos es decir la consecución de lo humano es una apertura en este caso también) de lo que surge desde las profundidades del agua, de la pachamama o de los elementos de la naturaleza que fuesen, nos conmina a que pensemos, a que reflexionemos, a que entre todos podamos preguntarnos siempre que hacer y porque no creer en dios como mujer.

Tras tanto tiempo, la necesidad hizo que develaran su poder, el poder al que tendrán que combatir con las armas que consideren.

En el fondo se dirime, una cuestión proverbial, antediluviana, sí es que la humanidad, merece, amerita, precisa, su continuidad (en los términos que se viene presentando) o sí se la aborta, y nos quedamos en lo que hemos sido y en lo que jamás pudimos ser.

Es una decisión que la debe tomar la mujer (entendida como concepción de pensamiento, como unidad conceptual), que quizá ya hubo de ser tomada, y que nos comunicarán cuando así lo consideren. Los machos fuimos una pesadilla que habitó, estructurado en el lenguaje inconsciente de la mujer, la breve como nefasta e intensa, abreviatura de una noche de mal sueño.

En el despertar de la mujer, el macho sólo existió en el sueño, ella tomará la decisión de seguir con la experiencia humana, a riesgos de otros dolores y experiencias que estarán más allá de su control, o abortará tal aventura, esta última es su completa y más radical decisión, sin que importen leyes, normativas, filosofías o moral, todos estos inventos también de su yo para retardar una indecisión, con la consabida angustia que genera la misma, que lleva miles de años.

El salirnos, de la vagina, y saber que vamos a retornar a ella, es toda la trama en la que constituimos nuestra experiencia humana, en donde en el medio, a los efectos de tapar, de llenar la angustia del horror al vacío que nos produce el agujero negro de esa vagina generadora, arrojadora, expulsadora, a la que finalmente, regresaremos, nos hemos servido del falo, del pene, como una suerte de antídoto, de talismán, de un dios de mentira, por haberlo masculinizado, y del que nos ayudó o ayuda, al letargo sempiterno del olvido de la vagina, la que como si fuese poco, además de hacernos los que nos hace, en caso de que queramos también nos puede otorgar un placer circunstancial, propinándonos una suerte de borrachera que mitiga la angustia primordial, pero que no ayuda ni a resolverla, ni al menos a razonarla o pensarla.

Cuando comprendamos que en una concepción de dios, como sujeto no sujeto es decir de todo lo que no somos, necesariamente, debe estar vinculado con lo más ponderable de lo femenino y de tal referencia, nutrirnos, para tener una humanidad con mayor “sororidad”, entonces tal vez, sólo tal vez, nos sintamos, tanto frente a la muerte como frente a otro (que es estar frente a lo ausente o lo que no es nuestro ego) con la necesaria serenidad y paz, como para no necesitar de jardines edénicos que nos prometan, todo aquello que no pudimos lograr, porque estábamos pensando o diagramando un mundo, con una perspectiva más violenta, ruin o apocada.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLa Fiscalía pide 69 años de prisión para un profesor del colegio Valdeluz por abusos sexuales a 14 menores
Artículo siguienteLa renuncia del juez Roberto Caldas a la Corte IDH
Licenciatura en Filosofía (USAL) (1998-2001). Licenciatura en Psicología (UP) (1998-1999)- Licenciatura en Ciencias Política (UCA)(1999-2000) y Licenciatura en Comunicación (UCES) (2000-2001) Desistió de culminar los mismos y continúo formación autodidacta. Publicó su primera Novela “El Macabro Fundamento” en el año 1999. Editorial Dunken. Publica su segundo libro “El hijo del Pecado” Editorial Moglia. Octubre de 2013. Publica su tercer libro, primero de filosofía política, “El voto Compensatorio”, Editorial Ediciones Académicas Españolas, Alemania. Abril de 2015. Publica su cuarto libro, segundo de filosofía política, “La Democracia Incierta”, Editorial SB. Junio de 2015.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 4 =